¡Los que están contra la patria!

A propósito de la multa a GLOBOVISIÓN

Hoy hay muchos buenos padres de familias que dicen que ya no vale la pena el sacrificarse en sus hogares por educar bien a sus hijos, ésto, porque están convencidos que los medios de comunicación acabarán poco a poco en pervertirlos. Vean como las televisoras, y otros medios de comunicación, en manos de unos desalmados hacen apología al delito y animan a delinquir al no tener el menor recato al presentar una información siempre en forma negativa y nunca en forma positiva, sembrando en el usuario una sensación de angustia y de que no hay solución para determinados problemas. Los medios de comunicación escrito y radioeléctricos están autorizado por el Estado para informar, educar y divertir, pero ésto adrede ha sido tergiversado y poco a poco han impuesto el no obedecer ninguna regla y hacen cuanto le da la gana basándose en la ilimitada libertad de expresión y de la impunidad permitida por las autoridades responsables de hacer cumplir las leyes, incluyendo al Jefe del Estado que no exige el respeto que a su máxima investidura debe dársele. Ese maltrato que de él hace muchas personas en los medios de comunicaciones va influyendo perniciosamente en la mente de la niñez y juventud venezolana, pues ellos tienen que hacerse la siguiente pregunta. ¿Cómo es posible que en Venezuela se permita hayan estaciones televisoras y radiales que con su gente enferma de odio y envidia pasen todo el día lanzando al aire programas subversivos e infamantes? ¿Es que acaso el difundir notas escandalosas con las intenciones de desestabilizar al país aprovechándose del dolor humano que en determinado momento una persona pueda estar sufriendo por algún lamentable percance? ¿Es que se va a dejar que a la niñez y a la juventud la corrompan y depraven los medios de comunicación con mensajes que les siembran en sus jóvenes mentes ideas malsanas?

Lo más preciado que puede tener el ser humano es su dignidad y su honor y en la historia hemos sabido de muchas personas que han preferido arriesgar sus vidas en algún lance antes que permitir se les ofenda y se les humille. Hoy, sobre la dignidad y el honor de las personas, en Venezuela existe un pequeño grupo de sujetos propietarios de medios de comunicaciones que se cansan de ofender a quien se les ocurra, individualidades, instituciones o grandes conglomerados de personas porque en determinada ocasión se tomó una decisión profesional, administrativa, legal o de representación, que a aquellos no les gustó, y entonces personalmente y estimulando a sus empleados e invitados los inducen a que inventen cualquier barbaridad y la difunda a través de esos medios; además de que profieren las más grandes ofensas de que sean capaces. Sin embargo son muy pocas las personas o instituciones que reaccionan judicialmente contra aquellos mentirosos, por lo que esos propietarios de medios y sus acólitos se consideran inmunes a cualquier sanción legal, pareciendo que las autoridades competentes del país les han permitido un especial goce de impunidad. Por tal circunstancia es que, después de haberse abierto diferentes procedimientos administrativos contra GLOBOVISIÓN y no aplicarse ninguna sanción, los directivos de esa televisora pensaban eran simple amenazas y que el gobierno nunca se atrevería a aplicar la ley respectiva. De manera que la sanción que CONATEL ahora decide por fin aplicar, una multa a la televisora GLOBOVISIÓN, es muy bien recibida por la mayoría del pueblo venezolano, ya que demuestra que de ahora en adelante el gobierno si hará cumplir las leyes pertinentes, aunque seguramente habrá algunas personas que piensan que CONATEL arrugará, presionada por los medios nacionales e internacionales, y si esto sucediera, sería una tremenda decepción para la mayoría de los venezolanos que estábamos esperando alguna medida punitiva a esa fuente de subversión, desesperanza y perversión.

El pueblo sabe que hay medios de comunicación radioeléctricos que durante las 24 horas del día se burlan descaradamente de las leyes y él se da cuenta que eso daña la voluntad del niño, del adolescente, del adulto joven y del adulto mayor; lo mismo pasa con los medios impresos que tergiversan la verdad. La revolución bolivariana tiene que mantenerse triunfante en el tiempo y para ello hay que preservar la salud mental y moral de los venezolanos, por lo tanto no puede seguir permitiéndose ocurran en el país cosas denigrantes sin tomar las medidas punitivas pertinentes establecidas en las leyes. La revolución bolivariana ha navegado un buen trecho por un mar enfurecido, ella ha venido venciendo sus terribles embates y pareciera tenerse cerca un puerto seguro, pero para llegar a él lo más pronto posible hay que derrotar al vil monstruo que lo ocupa, el libertinaje de expresión, contra el cual se debe actuar firmemente para poder tener un pueblo sano física y mentalmente. No, no, al principio de autoridad debe ceñirse el gobierno venezolano, porque si no, jamás será respetado como institución y el caos terminará por apoderarse del país por culpa de unos señores que se hacen llamar venezolanos para gozar de sus prerrogativas; pero que en realidad están de frente contra la patria venezolana.


joseameliach@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1909 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a131974.htmlCd0NV CAC = Y co = US