El Sexto Poder

Cuentan que cuando le llegaron a Carlos Soublette con la alarmante noticia de que en una obra de teatro se burlaban de él, el heroico Presidente de la República contestó que no era problema que el pueblo se burlara de los gobernantes, grave sería que los gobernantes se burlaran del pueblo.

A pesar de que llevaba ya varios años circulando, recientemente, gracias a una colorida portada aparecida el pasado domingo 21 de agosto, nos enteramos de que existía un semanario llamado “Sexto Poder”. Y podemos asegurar que por la misma razón, a estas alturas del juego ya toda Venezuela lo sabe también.

¿La razón del estruendoso escándalo? Que bajo el titular de “Las poderosas de la revolución bonita” publicaron un montaje con las caras de seis de las principales mujeres que hacen parte del equipo de gobierno bolivariano sobre los esbeltos cuerpos de mujeres ataviadas a la vieja usanza de las bailarinas del Can Can.

Rauda y veloz como en muy pocas oportunidades, la justicia había procedido a suspender el periódico y encarcelar a su Directora. Las mujeres prominentes en todas las instancias de la revolución bolivariana, elevaron su más enérgica protesta a través de los medios de comunicación y demás instancias, protestando porque con aquellas gráficas habían llamado putas a tan destacadas compatriotas.

Partamos del hecho de que la putería, sea por gusto o con fines de lucro, no exige de ningún vestuario o atuendo específico y que el hecho de haber sido bailarinas de la época del viejo oeste no les daba, así de facto, esa condición. O sea el ser bailarina no es necesariamente sinónimo de puta, así lo sea del más deplorable de los bares de los llamados “de mala muerte”. Creo que tal alharaca atenta en gran medida, contra el feminismo tan en boga en estos tiempos de revolución. Por lo demás, pudiera decirse que esos cuerpos se presentan bastante más cubiertos de telas que lo que es usual en los tiempos que corren

Realmente el problema está en que con esta arremetida, desproporcionada desde mi punto de vista contra una expresión de humor oposicionista, lo que se ha logrado es victimizar y darle una proyección inusitada al medio donde se publicó, es decir al tal Sexto Poder.

Muchas otras y verdaderamente graves ofensas e insultos se han producido a lo largo de la revolución bolivariana de parte y parte, sin que ninguna instancia haya procedido de manera tan desorbitada. Y en ello ha residido, estoy seguro, parte de la fortaleza de la revolución. Clara muestra de ello la sabia actitud asumida por el Gobierno Bolivariano ante los militares de la plaza Altamira por ejemplo.

La proyección que difícilmente habían logrado con ese semanario, en su tiempo de existencia, se ha sobre potenciado, sobre proyectado nacional e internacionalmente en base a este reciente escándalo. Un ligero arqueo hemerográfico nos daría una idea de cómo ha sido de atrevido el humor político a través de nuestra historia y de cómo lo reprimieron los más tiránicos gobiernos.

Este hecho me recuerda entre otros muchos, cuando fuimos a parar con nuestros jóvenes huesos a la DISIP por haber pegado con la Juventud Comunista por las calles de El Silencio unos afiches, todo verde, donde Luis Herrara Campíns tenía cara de rata y metía sus garras en la hermana República de El Salvador.

“El Coronel Juan Domingo Perón fomenta el bienestar social y evita la prostitución” rezaba un jodedor cartelito de prensa en pleno auge del peronismo en Argentina. Y que se sepa nunca cerraron ese diario. Ni cuando en la polémica de cómo rebautizar el Mar del Plata para homenajear a la lideresa, alguien propuso públicamente que le pusieran Mar del Pluta. Hago estas referencias finales para recordar que fue de un cabaret donde sacó el Coronel Perón a la que luego fuera líder de las masas populares argentinas.

Creo que un hecho como este y por una razón aparentemente tan inocua es primera vez que ocurre en la historia de la Revolución Bolivariana y sería realmente preocupante que se convirtiera en norma. La dignidad de la mujer revolucionaria se defiende por si sola con la acción cotidiana del día a día.

mundoiribarren@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3867 veces.



Mundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor