Pulitzer a la ética periodística

Uno de los aspectos poco analizados de la libertad de expresión, por conveniencia política, incluso cuando esta es ejercida de manera desbordada o censurada es, que es una garantía para solucionar conflictos, porque, la gente con ese 50% que se reserva para su criterio coloca el equilibrio donde los gobiernos ponen el silenciador al pensamiento de la gente y los medios mienten o exageran sobre esos pensamientos de acuerdo a sus intereses políticos-económicos.

Ante tanto problema y cuando la euforia se disipa, la percepción que se tiene sobre el ejercicio periodístico comienza a cambiar, los medios de comunicación y muchos periodistas, se vuelven incómodos porque todos saben de la poca credibilidad histórica demostrad en el ejercicio de su labor inclinada hacia el poder.

Y, es que tanto los gobiernos como los medios de comunicación están confundidos respecto a la libertad de expresión que es una extensión del pensamiento, por lo tanto le pertenece a la gente, a cualquiera, no es monopolio del gobierno ni de los medios de comunicación, que los periodistas la expresan con ética o sin ética es el meollo del asunto para un ejercicio abierto de la expresión plural.

Libertad de expresión monopolizada por los medios de comunicación esta en peligro por su inclinación a lo económico, influencia que corrompe, viene de los banqueros, empresarios, políticos, de la Iglesia, militares oficiales y de la misma embajada norteamericana, que defienden el status quo, por eso dinero calumnian, difaman, alteran la información y se insulta, es el momento que los periodistas se olvidan de la ética. La información no sale a la luz se queda en la oscuridad de la tergiversación, ejercicio practicado por los dueños de los medios de comunicación y periodistas materialmente posicionados para colocar ese poder al servicio político-económico del sistema de extrema derecha.

Con el tiempo este ejercicio de no decir la verdad o decirla a medias ha perjudicado a los medios de comunicación. El slogan popular que dice, “créeles el 50% el otro 50% déjalo a tu criterio” es una gran verdad trasmitida de generación en generación hasta llegar al Internet, tecnología tan fuerte y colosal que esta destronando a los medios tradicionales, las redes sociales Facebook, Twitter, empresas de información como Wikileaks, ProPublica o blogs como Aporrea, Desacato, trabajan por el derecho a la información, otra verdad que equilibra a las sociedades que emiten su pensamiento, la gente sube fotos y videos sin censura para promover la justicia exponiendo a gobiernos y medios acostumbrados a mentir.

No decir la verdad afecto a los medios. Si no dice la verdad es un mal periodista y si la dice es porque el medio para el cual trabaja esta de acuerdo para favorecer o perjudicar al gobierno esa la costumbre del poder mediático emparentado con la oligarquía y con gobiernos progresistas también, clase social que utiliza con mayor frecuencia sus propios medios de comunicación para la desestabilización de gobiernos de izquierda, porque, la libertad de expresión es un derecho humano no es un derecho de los medios consagrado en leyes internacionales que, a los políticos y a las oligarquías no les interesa que se practique la libertad de pensamiento y de acción.

La ultima reunió de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en San Diego California, por primera vez participo la Sociedad estadounidense de Editores (ASNE) días después cerro sus sesiones con la incertidumbre si Ollanta Humala ganaba la primera vuelta, porque, a decir de ellos “ninguno de los finalistas ofrece garantías para el ejercicio libre de la libertad de prensa”. Ellos, los de la SIP son jueces y verdugos, con mucha anticipación ya saben que en Perú, el nuevo gobierno no permitirá la libertad de expresión.

Constantemente la SIP viene criticando a los gobiernos de Venezuela, Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba, según esta sociedad son los gobiernos que mas dificultan el ejercicio de la libre expresión. Son enormes cantidades de dinero que inciden en las políticas destinadas hacia programas de desestabilización socio-político llevadas a cabo por los medios de comunicación contra gobiernos que no son del agrado de la extrema derecha, por lo general, los dueños de los medios pertenecen a la misma pudiente clase social que se opone tenazmente a los cambios socio- económicos y culturales de la población que las revoluciones buscan.

Así, la libertad de prensa debe estar regulada por el poder político y la justicia para que la información llegue a la sociedad, no exclusivamente como un elementó lucrativo por la venta de publicidad sino, para que la gente tenga una comunicación comprobada, veraz, oportuna y reflexiva y, siempre y cuando el gobierno acepte la critica.

La critica como dice el mexicano Octavio Paz, “es creativa siempre y cuando haya quien la escuche y no censure el verbo”. Cuando el gobierno censura la información es porque decide atacar las visiones contrarias y lo hace porque ostenta el poder político. En cambio, los periodistas que trabajan para medios oficiales y de oposición mienten y difaman, lo único que logran es posponer la solución a aspectos democráticos que requieren debate, pero no, gobiernos y medios se disputan el pueblo manipulándolos cada uno por su lado.

Esta manipulación por parte de los gobiernos y de los medios produce un impacto desfavorable en la sociedad porque no participa de la discusión para mejorar los problemas, solo es un actor silencioso entre estos dos poderes que pretenden obligarlos a escuchar, ver y callar o la versión de la división para estos dos actores que promueven una larga cadena de odio y desinterés por la política.

Medios y gobiernos se toman el nombre del pueblo sin autorización de este gracias a la ignorancia que promueven. Y, el pueblo que se cree mandante pero que no manda porque no participa activamente e integralmente en el cambio, divididos como están unos con el gobierno otros con la oposición, la mal llamada democracia por los medios y los periodistas, de ninguna manera eso es libertad de comunicación por estar ejercida desde la imposición de la información.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2982 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: