La desinformación mediática en el Táchira y los resultados electorales

Comunicación en tiempos de cólera

Con mucho interés he leído en las noticias de Aporrea, las declaraciones del ministro Farruco Sesto en torno al inicio de una "Ofensiva revolucionaria Cultural e Ideológica"

En el entendido de que no puede haber difusión de la cultura y la ideología bolivariana sin medios de comunicación, aprovecho esta oportunidad para hacerle un llamado al ministro de Cultura en torno a lo sucedido en nuestro estado Táchira. 

Ocho (8) emisoras comunitarias cerradas y nuestro canal "Buena TV" a punto de hacerlo por falta del apoyo necesario; todo ello como producto de la corta visión y poca atención que los dirigentes locales han prestado a los lineamientos de nuestro comandante Hugo Chávez. ¡Por supuesto que se relaciona con la humillante derrota que se ha vivido en buena parte de este estado! Curiosamente mientras estos medios estuvieron activos, en el Táchira no se perdieron elecciones. ¿Será casualidad?

Este llamado, por supuesto es extensivo a cualquier ministro, órgano o institución que desee divulgar sus proyectos, avances u obra de gobierno. No es fácil, lo sabemos. El cerco mediático contra BUENA TV está trayendo consecuencias nefastas. Para muestra, déjenme contarles cómo en una oportunidad el jefe de una importante empresa del estado nos respondía con la formalidad de un gran burócrata: “este despacho no tiene recursos para campañas mediáticas”, sin embargo, a los pocos días, veíamos la renovación de sus campañas de publicidad divulgadas por canales comerciales opositores. Luego me explicaron: “La directora de la oficina de comunicaciones y relaciones públicas y asistente del jefe que ustedes visitaron, desempeñó el cargo de directora de campaña de un connotado político de la oposición en las elecciones anteriores. ¡No tienen idea de cuán grande fueron nuestros sentimientos de indignación y frustración! Otra: Ayer me visitaba un estudiante de la universidad y cuando le narraba la angustia que vivimos en casa durante las horas del golpe de estado en Ecuador y el secuestro de su valeroso presidente Rafael Correa, él me respondía que no sabía nada, que había escuchado en una televisora regional que se había tratado simplemente de una provocación del presidente Correa a los policías rebajándoles el sueldo. ¡Por favor, urge revivir para el Táchira la señal Buena TV, para que de inmediato desarrolle un plan dirigido a detener tan monstruosa desinformación mediática y con ello se contribuya a atajar el lavado de cerebro al que está siendo sometido todo este sano pueblo.  

Hijos de Bolívar como somos, estamos preparados para continuar batallando. En tal sentido, reiteramos desde nuestra cooperativa "BUENA TV", la mejor disposición de establecer alianzas estratégicas con el Ministerio del Poder Popular para la Cultura o cualquier otro órgano o ministerio, orientadas, por un lado, a salvar el único medio tachirense con perfil humanístico-cultural-revolucionario, comprometido con los más elevados ideales del proceso que lidera nuestro comandante Hugo Chávez, y por el otro, ser útiles en llevar conciencia revolucionaria a una población que supera los 600.000 mil habitantes, cubiertos hoy exclusivamente por el mensaje alienador de la canalla mediática.  

Ahora, ¿Qué nos viene en el futuro inmediato? Demos por seguro que en el 2012 se dará la gran batalla. No existe duda que ésta se desarrollará en el campo de la “guerra de IV generación”. No hay que olvidar que en ella son extraordinariamente hábiles los opositores. ¿Será que nos encontrarán nuevamente desarmados? ¿Este desarme se deberá a la ingenuidad de nuestros políticos o será la obra de la “quinta columna” que lo apuesta todo por el fracaso de nuestro proceso?

¡Alerta! Las grandes victorias las han ganado valientes e inteligentes estrategas capaces de ver con mira de largo alcance la posición y maniobras de los enemigos. No debemos olvidar que los golpes de estado se sustentan primero que nada en la desinformación y miserables campañas de los medios de comunicación. Las viví en Santiago de Chile durante los dramáticos meses que precedieron el golpe de estado del año 73. Fue realmente monstruosa la cantidad de basura mediática contra el Presidente Allende y su obra. Es sabido cómo la indefensión de su pueblo frente a tamaño complot, terminó siendo factor determinante en su dramático y doloroso derrocamiento.

¡Mirar en corto es perdernos! ¡Callar o hacerle el juego a los impostores y tontos útiles que han penetrado nuestra revolución. Es tanto como abrirle las puertas y darle la bienvenida a un nuevo revés electoral.

¡No cedamos en nuestro empeño!

¡HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE!
alcidesrivas@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2704 veces.



Rubén Rivas

Merideño, Profesor de Música, con estudios en la Escuela de Música de la ULA. Egresado de la U. de Chile. Magister de la U. de Cincinnati. Autor de los proyectos de Carrera de Licenciatura en Música de la Universidad del Zulia y Universidad del Táchira.

 alcidesrivas@gmail.com      @alcidesrivas0

Visite el perfil de Rubén Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Rivas

Rubén Rivas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a109380.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO