Pildoritas 134 (año 03)

JACINTO CONVIT MODELO A SEGUIR POR LA NUEVAS GENERACIONES DE MEDICOS.

Nombrar a JACINTO CONVIT trae a la mente de los verdaderos venezolanos, la imagen de un ser de los que en el mundo hay pocos, de esos que nacen cada cien años, para dejar huella e instituirse por sus obras y ejecutorias, en ejemplo de la humanidad; gracias a Dios, éste, vivo y con una fuerza y lucidez inusitada, a pesar de sus casi diez décadas de vida, de las cuales ha dedicado más de sus dos terceras partes al servicio de los pobres, de los que padecen el dolor en su cuerpo, de los que sufren males como el que gracias a Dios y a él, fue desterrado de esta Patria y muchas, la lepra.

Investigador insigne, que quisiera pasar desapercibido, pues su humildad trasciende lo normal en un ser humano, modelo viviente de lo que debería ser un médico, de esos que jamás se olvida del juramento Hipocrático, al que tiene en su mente como el Padrenuestro en la de los cristianos de verdad.

Jacinto Convit, es quien, si se quisiera buscar lo más parecido a un profesional de la medicina con principios realmente socialistas, habría que presentarlo a él como claro ejemplo y modelo.

Un hombre que tiene la medicina como misión y pasión, limpia del ingrediente mercantilista, que es el punto de referencia para comparar con los que colocan por delante de su juramento el dinero, que en el caso de los que así actúan, y lástima que son bastantes, es como el combustible para los vehículos, no andan sin él.

JACINTO CONVIT, un ser extraordinario, que ahora en otra de sus casi milagrosos descubrimientos, presenta la posibilidad de que, miles o hasta millones de seres que padezcan o puedan padecer la terrible enfermedad contra la que viene luchando la ciencia, ahora cuando la esperanza le cambia el rostro y le proporciona una luz a las almas de tantos.

Pero no podía faltar la acción rastrera de la canalla, bastó que Ultimas Noticias publicara un reportaje con el insigne profesional de la medicina, en el cual se dibuja casi a la perfección el perfil del médico ideal en tiempos de revolución para que, con como el caso de esa vergüenza del periodismo de nombre Marianela Salazar, barragana de un tiempo, apresura a poner en duda lo anunciado por el insigne investigador y científico, quien como, con toda seguridad, han sido tratados los que como él han descubierto el remedio para otras enfermedades, representado en una vacuna y por ello afecta intereses económicos de las transnacionales de los medicamentos, pasa a formar parte de los elementos peligrosos, porque atentan contra las poderosísimas industrias del ramo medicamentos que se enriquecen a expensas de sufrimiento de millones de seres sobre la tierra.

A esos es a los que Marianela y el resto de la canalla defienden, en una demostración de su palangrismo desmedido y una ausencia total de nacionalismo.-

JACINTO CONVIT, orgullo de la Patria de Bolívar en el mundo, conjuga y concentra en su ser lo más puro de lo que desearíamos para nuestros médicos, lo que ya es mucho pedir pues lo que vivimos a diario es presenciar cómo se pisotea el juramento y cómo más temprano que tarde la mayoría de nuestros galenos, se echan al cesto de la basura su parte humana y la entierran para siempre, porque para ellos un paciente no lo es tal, es un cliente más, que le va a engrosar sus cuentas bancarias y a mantenerle un status de vida tal, que les garantice los lujos que un burgués que se precie de debe tener y ostentar.

Gracias a Dios y a esta Revolución que ha venido formando profesionales, que tendrán que parecerse en lo más posible a JACINTO CONVIT, ya van más de 8.000, quienes por ser revolucionarios, han comenzado a ser humillados y obstruida su labor, por los que se aferran a la vieja práctica capitalista de la medicina. Son las primeras pruebas a las que se están enfrentando, y en esa lucha deben tener como su modelo a imitar a este gran hombre que Dios nos mandó a esta Patria para beneficio de miles de pobres.

Ojala y la vida y obra de este ilustre Medico, sea conocida a plenitud por estos nuevos médicos formados en Revolución, y que mientras Dios nos dé la gracia de contar con él, su mensaje pueda ser aprovechado por estos muchachos y muchachas que salen con una misión, cambiarle la cara a la hermosa profesión de médico.

Si en mi estuviera el decidirlo, reuniría a estos jóvenes y los que vienen detrás y le pediría al Doctor Convit, les hablara para reforzar en ellos los sentimientos de amor al prójimo, la solidaridad, la caridad y la entrega al servicio de los que sufren y carecen de las riquezas que le permitan acudir a los otros, a aquellos a quienes en lugar de palpitarles el corazón, les salta el bolsillo cuando ven entrar a su consultorio un ser humano en busca de salud.-

yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2352 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: