"Privar de agua a Crimea"

(VIDEO) Rusia denuncia que Ucrania saboteó ducto de amoníaco en Jarkov

La tubería Togliatti-Odesa, saboteada este miércoles, está diseñada para bombear amoníaco desde Rusia a través de Ucrania para su exportación.

La tubería Togliatti-Odesa, saboteada este miércoles, está diseñada para bombear amoníaco desde Rusia a través de Ucrania para su exportación.

El Ministerio de Defensa de Rusia denunció este miércoles que efectivos ucranianos sabotearon un conducto de amoníaco que suministra esa sustancia al puerto de Odesa, cuyo funcionamiento permite prolongar el acuerdo de exportación de granos desde puertos del mar Negro.

De acuerdo con el comunicado de la cartera, un grupo de sabotaje y reconocimiento voló el conducto Togliatti-Odesa cerca de la localidad de Masiutovka, en la provincia de Jarkov, a las 21H00 hora local.

"Como consecuencia de este acto terrorista, hubo víctimas civiles. Se les proporcionó la ayuda médica necesaria", añadió el comunicado, que señala que en estos momentos a través de las secciones dañadas del ducto escapan a la atmósfera residuos de amoníaco que eran transportados por territorio ucraniano.

Otros detalles del sabotaje

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, informó este miércoles durante una conferencia de prensa que reparar el conducto saboteado tomará entre uno y tres meses si se pudiera acceder al lugar del daño.

Añadió que "una de las estaciones de bombeo estaba fuera de servicio. Las válvulas de bloqueo funcionaron, pero aun así hubo una fuga de materias primas" a la atmósfera.

Llamó la atención de que "casi inmediatamente después del incidente, (el presidente ucraniano) Volodymyr Zelensky dijo que podía solucionar el problema, pero esto, sin embargo, no significa que esté listo para reanudar el transporte de amoníaco".

Calificó el ataque como un golpe a la lucha contra el hambre y aseveró que la única parte no interesada en el funcionamiento de este conducto es Kiev, que lo habría saboteado para tratar de impedir la reanudación de este servicio, aspecto estipulado en los acuerdos mediados por Türkiye y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la exportación de granos a través de puertos del mar Negro.

La tubería Togliatti-Odesa está diseñada para bombear amoníaco desde Rusia a través de Ucrania para su exportación. Fue fabricada durante tiempos soviéticos e incorporó novedades técnicas para garantizar sus operaciones con máxima seguridad.

Tiene capacidad para bombear dos millones de toneladas anuales de dicha sustancia, con la cual podrían fabricarse los fertilizantes suficientes para producir alimentos para 45 millones de personas.

El bombeo de amoníaco fue detenido tras el despliegue de la operación militar especial rusa. La reanudación de las operaciones fue una condición por Moscú para la prolongación del acuerdo sobre el transporte de cereales desde puertos del mar Negro.

El amoníaco es un gas irritante y corrosivo. La intoxicación puede provocar lesiones a nivel cutáneo, ocular, respiratorio y puede poner en riesgo la vida, según la concentración de la sustancia y el tiempo de exposición.

Llama la atención que el sabotaje se perpetró cerca de un área poblada y de noche, cuando es más difícil a personas que duermen detectar concentraciones de amoniaco en el aire que respiran y ello las coloca en una situación más vulnerable respecto a la intoxicación.

Uno de los objetivos de lo ocurrido es "privar de agua a Crimea"

Se trata sin duda de un acto de sabotaje deliberado de la parte ucraniana, que fue planificado y ejecutado por orden de Kiev", declaró a la prensa el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

El portavoz rechazó "firmemente" las acusaciones de las autoridades ucranianas, que culparon a Moscú.

"Toda la responsabilidad es del régimen de Kiev", insistió Peskov, y afirmó que uno de los objetivos de lo ocurrido es "privar de agua a Crimea", península del sur de Ucrania anexionada por Rusia en 2014.

Construida en los años 1950 durante la época soviética, la represa hidroeléctrica de Kajovka permite enviar agua al canal de Crimea del Norte, que arranca en el sur de Ucrania y atraviesa toda la península de Crimea.

Según Peskov, "este acto de sabotaje podría tener consecuencias muy graves para decenas de miles de habitantes de la región" de Jersón, así como "consecuencias medioambientales".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4110 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter