Árabes pasan a ser ciudadanos segunda

Israel aprueba proyecto de ley que lo define como Estado Nacional Judío

Tel Aviv, julio 19 - De la noche a la mañana de este jueves, con 62 votos a favor y 55 en contra, luego de horas de feroces debates, la Knéset israelí (el Parlamento nacional) aprobó el proyecto de ley del Estado nacional del pueblo judío que promueve los asentamientos exclusivamente judíos, quita al idioma árabe el estatus oficial y otorga el derecho de autodeterminación solo al pueblo judío, informa Haaretz.

Se trata de una ley básica (casi lo mismo que una ley constitucional) que entrará en vigor tan pronto como se publique en el Boletín Oficial del Parlamento.
¿Por qué es tan controvertida?

La nueva ley define oficialmente a Israel como la patria nacional del pueblo judío y afirma que "el ejercicio del derecho de autodeterminación nacional en Israel es únicamente para el pueblo judío"

También incluye cláusulas que establecen que una "Jerusalén unida" es la capital de Israel y que solo el hebreo es el idioma oficial del país

Otra cláusula prevé que "el Estado ve el desarrollo del asentamiento judío como un valor nacional y actuará para alentar y promover su establecimiento y consolidación"

La ley, que comenzó a ser elaborada desde el 2011 y cuenta con el apoyo incondicional del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, ha desatado una ola de protestas tanto en el país como en la influyente diáspora judía en EEUU.

En el centro de la controversia está la parte de la ley destinada a promover el "establecimiento y consolidación" de los asentamientos judíos, que está siendo criticada por la oposición como una abreviatura de la segregación que raya con el 'apartheid'.

Además, los críticos de la norma argumentan que la ley convierte a unos 1,8 millones de árabes israelíes, una cuarta parte de la población, en ciudadanos de segunda clase.

Reacción de la comunidad

Inmediatamente después de la aprobación de la ley, los legisladores árabes rompieron los borradores impresos del proyecto de ley en señal de protesta, tachando la ley de "apartheid" y "racista", tras lo cual abandonaron el pleno.

El legislador Ayman Odeh, presidente de la Lista Conjunta, alianza política de cuatro partidos árabes en el Parlamento, emitió un comunicado diciendo que Israel "declaró que no nos quiere aquí" y que había "aprobado una ley de supremacía judía y nos dijo que siempre seremos ciudadanos de segunda clase".

Además, la naturaleza divisiva del proyecto de ley había provocado que miles de personas, incluidos árabes y judíos seculares, salieran a las calles en señal de protesta. No obstante, esto no ha impedido que Netanyahu aclamara su aprobación como un gran éxito.

"Con esta ley determinamos el principio fundacional de nuestra existencia. Israel es el Estado nacional del pueblo judío y respeta los derechos de todos sus ciudadanos", declaró, al añadir que el Estado judío es "la única democracia en Oriente Medio".

El delicado equilibrio

La comunidad judía se ha dividido respecto a dicha ley. Antes de su adopción, 14 organizaciones judías estadounidenses transmitieron sus preocupaciones al presidente de la Agencia Judía para la Tierra de Israel, Isaac Herzog, quien ha sido un crítico enérgico del proyecto.

"La cuestión es si la ley dañará o beneficiará a Israel. Realmente espero que no dañemos el delicado equilibrio entre un Estado judío y un Estado democrático", declaró Herzog durante los debates en la sesión plenaria.

Por otra parte, el director ejecutivo de New Israel Fund, Daniel Sokatch, dijo que el proyecto de ley es "completamente incompatible" con el "fundamento democrático" del Estado israelí.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1241 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /internacionales/n328366.htmlCd0NV CAC = Y co = US