Vaticano corrupto y politizado

La religión católica es una de las religiones más corruptas y politizadas del mundo. Vincula la idea desde el Vaticano con la negación al cambio, de este antagonismo mítico entre capitalismo-moral y cambio, trata de explicar y justificar al poder dominante, en especial usando la moral con la modernidad de cada época.

Durante 2000 años el Vaticano y su jerarquía eclesiástica se oponen a que los conceptos riqueza-igualdad sean una realidad en todas las culturas. La imagen de la Iglesia se vincula con la continuidad, la perpetuación, de la desigualdad social, con la crisis y el caos, representación de su moral. Así, la Iglesia, cada vez se confiere una nueva validez, una nueva justificación en un ciclo que dibuja líneas concéntricas para siempre volver al punto de partida: El imperio romano, la inquisición, las cruzadas, las conquistas, unificando pasado, presente y futuro, gestión eterna de la anti ética compensada en una acción que se inscribe en la dialéctica de una realidad de lucha y de dominación del mundo, en donde los imperios ponen su fuerza militar y el Vaticano la falsa moral.

El desarrollo y la tecnología trajeron lo moderno del imperio norteamericano, la teología se acoplo para crear un simulacro de democracia utilizando a Dios y jurando bajo la Biblia. Iglesia que practica de lejos el mandato de Jesús revolucionario, el cambio fue frenado usando la biblia como manipulación, con ella proyectaron desde los EEUU el surgimiento de nuevas sectas, pero se les fue de la mano, y ante la pérdida de credibilidad en la religión católica por la teoría de la evolución de Darwin y por el avance de las comunicaciones, la Iglesia no pudo ocultar tras los muros su corrupción. La teología de la liberación dividió aun mas a la Iglesia, esta jamás se recupero, la perdida de fieles es la respuesta.

Iglesia que toda su vida se ha visto salpicada de abusos sexuales, politiquería, son los creadores de la moral de doble vía, poder económico, invasiones, de la cual son su brazo espiritual. Cuando perdieron el poder político mundial se arrimaron al imperio de turno, así transcurrió toda su historia hasta el día de hoy.

Casos de pedofilia lo han vivido todos los países del mundo, pero el muro del silencio que abarca a los medios de comunicación, a la familia y a toda la sociedad, han impedido que se den a conocer con mayor amplitud. La moral de la Iglesia se aprovecha de la fe del pueblo ignorante y es trasmitida por la educación, de generación en generación se perpetuo esa tradición de silencio, perdón y olvido.

Ofrecer la otra mejilla se convirtió en otro trasero de niños inocentes y enfermos abusados por curas protegidos por el poder del Vaticano. En el 2002 Juan Pablo II, se vio envuelto en un acto de complicidad, encubrió a un cura estadounidense en Boston sospechoso de abusar de unos 200 niños sordos. Una investigación en el 2004, revelo que más de 4000 sacerdotes norteamericanos en 50 años se han visto envueltos en acusaciones de violación a más de 10000 niños.

Dos años antes, el Papa Juan Pablo II, tratando de ocultar el escándalo que se venía, emite una condena diciendo:”No hay lugar en la Iglesia católica para sacerdotes que abusen sexualmente de menores”. Hoy el Papa Benedicto XVI, ante los escándalos en Alemania por el mismo motivo, que incrimina a un familiar suyo, condena esos actos abominables e intenta romper lo que ha denominado el muro del silencio. El Papa actual, durante 23 años fue un crítico con mano de hierro en el periodo de Juan Pablo II, de los teólogos latinoamericanos que promovieron la teología de la liberación.

Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, hasta bien entrado la década de los 90, compartía la visión extendida de la jerarquía eclesiástica de que, los abusos sexuales de los curas, incluso la pedofilia. “podían ser curados por la dosis apropiadas de perdón cristiano y terapia moderna”.

The New York Times revelo que el Cardenal Joseph Ratzinger, no respondió a más de 200 denuncias de abuso sexual contra Lawrence Murphy, a niños sordos en Wisconsin, entre 1950 y 1974. Ya siendo Papa, Benedicto ofrece disculpas a las víctimas de décadas de abuso sexual por parte de sacerdotes en Irlanda. Estas disculpas no se hacen extensivas a Brasil, Argentina, Holanda, EEUU, a todos los países de la tierra en donde hay casos de pedofilia.

En Holanda, los obispos ordenan una investigación de otras 200 denuncias de abusos sexuales, en Alemania, 300 casos de abusos sexuales cometidos por el hermano del Papa, Georg Ratzinger, quien dirigía el coro de niños del colegio.

Este señor, cuando asumió como Papa en abril 19 del 2005, adoptando el nombre de Benedicto XVI, ya sabía de los actos sexuales y pedofilia cometidos por sacerdotes alrededor del mundo y los oculto. Siendo cardenal no respondió a los pedidos de los familiares de niños sordos abusados por el cura de Boston.

¿Con que moral? freno a los teólogos de la liberación excomulgándolos. ¿Con que moral? asume como jefe supremo de la Iglesia católica y habla de moral y bendice, siendo cómplice de los actos de abuso sexual cometidos por sacerdotes alrededor del mundo.

El celibato de los curas es puro cuento, son tan personas con defectos y virtudes como usted y como yo, incluso mucho mejor personas somos, porque, jamás hemos cometido esos actos de abusar sexualmente a ningún niño sano o enfermo. Son una lacra de la sociedad.

¿Cómo se atreven a frenar una revolución o a impedir cambios en la educación, siquiera hablar de moral?

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4414 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: