"La agresión externa" del Ministro de Defensa colombiano...

Continúa el plan imperialista usando a Colombia como punta de lanza contra los pueblos Latinoamericanos, como ya sabemos, en todo esto, el epicentro de los ataques es Venezuela, sin dejar a un lado a Bolivia, Ecuador, Nicaragua y por supuesto Cuba. El ministro colombiano no es más que una de las fichas en este juego imperialista y como tal se convierte en “caja de ersonancia” de la estrategia imperial. Hace unos días el Jefe del Comando sur de EEUU lanzó desde Paraguay dardos envenenados contra Venezuela, la aseveración de “peligro” por la adquisición de fusiles por parte de la república bolivariana, ahora, el ministro colombiano habla de la forma más descarada de “peligro de agresión, externa”, repitiendo la misma tesis, y también, hábilmente montan un show con un “informe confidencial” al congreso, pero que ya la prensa tiene en sus manos sobre “las vulnerabilidades” de Colombia ante la hipotética agresión externa. A todas luces Colombia pretende sensibilizar a sus conciudadanos y también al mundo, para pasar de agresor a agredido en todo esto, concientemente que han sido ellos los principales agresores contra sus vecinos en la región (recordemos siempre la agresión al territorio ecuatoriano). La “seña” colombiana está descubierta, para usar un término beisbolero, siguen lineamientos imperialistas: Por un lado intentan presentarse como los pobrecitos de América que necesitan, que les urge la protección gringa y por otra parte se preparan para aparecer ante la comunidad internacional como agredidos, que, en “legítima defensa” recurren al país más bélico del mundo para que los defiendan en su papel de “súpermán” del universo.

A pesar que el ministro habla de “eventuales agresiones externas”, no es difícil determinar el verdadero trasfondo: la agresión a Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua...Es paradójico pensar que un país cuya política de seguridad incluye la instalación en su territorio de 7 bases militares por parte de una potencia extranjera, dicho país, sin embargo, se sienta vulnerable a una agresión. Colombia huye hacia adelante y de allí el famoso “informe secreto” que sotto voce es conocido por la prensa Colombiana, suponemos que de primera mano, El Tiempo, quien le hace la entrevista, valuarte de la derecha de ese país en la campaña mediática en contra de Venezuela y Ecuador y la ALBA, será uno de los medios que mayor acceso tiene a ese informe show, para catalogarlo de alguna forma. Decimos que es un informe show porque es mentira que Colombia en materia de defensa es vulnerable, todos los datos señalan al país neogranadino como el que porcentualmente mayor parte de su presupuesto gasta en defensa militar, muy por encima de otros países de la región, incluyendo a Venezuela, aunado a la “ayuda” de los gringos, que nunca es gratis, imagínense ustedes el desequilibrio en favor de Colombia. La articulación de las declaraciones de los voceros gringos, civiles y militares y la caja de resonancia en que se convierten los funcionarios colombianos, total, el famoso informe al cual hace referencia el ministro colombiano, será enviado al congreso de ese país, el mismo que hizo mutis a la hora de la firma ilegal por parte del gobierno de Uribe con el gobierno de EEUU, salvo las excepciones de las valientes posiciones de los parlamentarios del Polo Democrático y de la senadora Piedad Córdoba, adalid en esa lucha, aunque, para referirnos a ese acuerdo, quizás es mejor decir, después de la entrega de Colombia a los gringos por parte de Uribe.

Al discurso colombiano se le ve la costura y más aún cuando hablan de la supuesta tergiversación de lo que fue, según ellos, un acuerdo más con EEUU, tan idéntico a los celebrados por otras administraciones donde incluyen a la de Ernesto Samper, profundamente crítico a ese acuerdo y quien lo ha catalogado como similar a la pérdida por parte de Colombia de Panamá. No obstante, el ministro Silva lo incluye dentro de “la normalidad” de la firma de acuerdos con EEUU. Ante la pregunta ¿Usted considera de carácter ofensivo el armamentismo Venezolano? El ministro colombiano responde “Gastar miles de millones de dólares en equipamiento militar, que no tiene que ver con orden público interno sino para proyectar fuerzas más allá de las fronteras, es la definición técnica de "ofensivo". No se requiere de mucho análisis para detectar cual es la estrategia Colombiana, o mejor dicho, de la oligarquía colombiana, en contubernio con el imperio, en sus deseos de presentarse como los hijos pobres de América que necesitan ser auxiliados por la mayor potencia militar del universo.

En reiteradas oportunidades se han presentado denuncias de personas muy serias en torno a las amenazas de agresión por parte de Colombia en contra de Venezuela, también existen datos en cuanto al uso de grupos paramilitares en esta estrategia contra Venezuela. El lenguaje de la oligarquía colombiana deja pocas dudas sobre su papel en esta intentona imperialista de agredir a Venezuela, eso es algo que debemos tenerlo muy claro.

El ministro Silva señala igualmente, lo que es muy cierto, lo siguiente: “lo que pasa es que en temas de defensa uno no puede esperar a que las cosas ocurran” ¡Bravo, sr ministro! Descubrió usted “el agua tibia”, pero si esto lo dijera Chávez, inmeditamente la gran prensa internacional lo acusaría de “instigación a la guerra”; no es la primera vez que lo hacen y seguramente lo continuarán haciendo, es la perversa maquinaria mediática al servicio del imperialismo y sus laboratorios de guerra.

Luego que el ministro colombiano se quiere hacer pasar como el hijo pobre y abandonado de la comarca, ante una interrogante en torno a la “vulnerabilidad” de Colombia el sr muestra las uñas y afirma lo siguiente: “¿Cómo estamos reparando nuestra vulnerabilidad? Pregunta el periodista, a lo que el ministro responde: “Con inversiones necesarias para tener capacidad de disuasión y de reacción. Y es bueno decir que los colombianos no estamos con las manos amarradas: tenemos el mejor Ejército de América Latina, tenemos hombres y mujeres que han combatido; en la mayoría de los países de la región nunca se ha combatido, ninguno de sus soldados ha estado en una guerra; los nuestros sí; nosotros tenemos combates todos los días, tenemos una fuerza profesional técnicamente construida con unas doctrinas y unas experiencias que no tiene nadie más. Es un Ejército de calibre mundial. No estamos inermes”. Sin duda quien lea la entrevista, tomada en este caso de se tornará confundido y con toda la razón, el muchacho humilde, esmirriado y pobre, en cuestión de segundos, suponemos, se viste de la coraza del guerrero y admite poseer el ejército mejor preparado y “de calibre mundial”, contradictorio el asunto, resulta que de ser el ejército “más pobrecito” del continente, ahora Silva, no sabemos si por una traición del subconsciente, da a conocer que tiene un ejército “de calibre mundial”, y eso que no hace referencia a las bases gringas en su territorio. Estamos consientes que los generales colombianos no son quienes definen, autónomamente, el rumbo de ese país, en el aspecto militar y de seguridad, ese es un país ocupado por los gringos, los generales allí no hacen otra cosa que obedecer los lineamientos imperiales, sin embargo, “el orgullo” castrense de Silva quizás lo hace pronunciar estas cosas, a lo mejor inconscientemente se le escapó lo que seguramente no será sino sólo un deseo, nos referimos a la autoridad que toda fuerza armada debe tener sobre su territorio, porque la realidad, con las bases militares en el territorio colombiano difícilmente es, sin duda, dicha realidad es muy distinta para los mandos militares de la hermana Colombia.

El ministro de defensa colombiano de lo que si sabe y bastante es mentir, no asevera la supuesta protección de guerrilleros en Venezuela pero lo deja deslizar como un hecho, habla de que Venezuela no responde a supuestos pedidos colombianos de extradición, para nada habla de la cantidad de narcoparamilitares extraditados desde Venezuela a Colombia y de todo aquel que esté solicitado por la justicia de ese país o de cualquier otro. El doble rasero que con tanta facilidad usan estos títeres se pone de manifiesto, para nada el ministro colombiano hace mención o referencia a la causa de la situación interna de Colombia y las complicaciones que le producen a países vecinos motivado por la inestabilidad interna de ese país. Este señor solo hace referencia a lo que le conviene, ni siquiera a Colombia, sino a los gringos. Los grandes interesados en la desestabilización son los gringos; su estrategia de “recuperación de su patio trasero” se basa en ocupar a colombia para desde allí desestabilizar a la región y muy probablemente con ello al hemisferio, se trata del libreto gringo, generar la guerra para financiar su poderoso complejo industrial militar y a la para dominar a los pueblos del continente; por eso es que reciben el premio nobel de la paz y envían a soldados a la guerra, total: “los pobres son los que se matan”.

El ministro colombiano no hace sino “hacer el mandado” definido en el comando sur y quien sabe en que oficina del pentágono, no es un ministro que con autonomía y soberanía habla de la seguridad de su país, es un ministro títere que obedeciendo el mandato de sus amos lanza argumentos prefabricados en laboratorios que todos conocemos, los laboratorios de guerra, los laboratorios para desestabilizar los procesos de liberación que viven los pueblos de América Latina. Seguramente los opositores venezolanos harán fiesta con las declaraciones de este señor, triste y lamentable posición que los arrastra al foso, después se quejan por no sacar votos, aunque, poco les importe esto, en realidad ellos lo saben muy bien, intentarán derrotar la revolución a sangre y fuego, con golpe de estado, aunque intenten disfrazarlo de “institucionalidad”, ellos solo son instrumentos del imperio asesino, pero los señores de la guerra, los gringos, si saben que a punta de fusiles intentarán imponer “su democracia y libertad”.

Declaraciones de este tipo nos corrobora la existencia de un plan internacional coordinado por el imperio y donde utilizan distintos mecanismos y personeros para generar sus matrices y abonar el terreno para que prospere la contrarrevolución; de eso debe tener plena conciencia el pueblo venezolano, la fuerza armada, el partido y los movimientos sociales...la revolución venezolana es garantía de paz en el hemisferio, un hipotético triunfo de la tesis guerrerista significará décadas de violencia en la región...

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2242 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor