Tarde o temprano correara más sangre en Sudamérica

Por la tierra europea corrió copiosamente sangre en dos guerras mundiales, pero la sangre a la que me refiero es, la que será provocada desde las bases militares norteamericanas en Colombia. Como región no tenemos porque ser la excepción de la costumbre imperial, invasiones, guerras, matanzas…

En Quito y Bariloche, los Estados Unidos y Colombia nos ganan 2 a 0. UNASUR no saco las conclusiones históricas, ineludibles de la integración, necesidad que dicta la historia. La responsabilidad futura está en manos de tres países: Venezuela, Ecuador y Bolivia, por el futuro de paz del continente, el cual debe subsistir y desarrollarse en paz, y esto solo será posible sin la presencia militar de EEUU, porque no tenemos razón para creerles a los estadounidenses, por lo que viene ocurriendo desde Vietnam, pasando por Granada, Panamá, Irak, Afganistán, con invasiones directas, y, otras naciones como Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Yemen, Siria, Irán, Bolivia, Ecuador, Honduras, Nicaragua, Pakistán, sometidos a violaciones perennes a los derechos de sus pueblos.

“La presencia de fuerzas militares extranjeras no puede, con sus medios y recursos vinculados a objetivos propios, amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación suramericana y en consecuencia la paz y seguridad de la región”. Esta mediocre declaración, elaborada al apuro por el malestar de Brasil, ante la “demora” de Correa, y, Las críticas al presidente colombiano, por su intermedio a Obama, no son logro político de UNASUR, al contrario, la falta de conclusiones concretas favorecieron a las bases militares norteamericanas en Colombia, Uribe, al acercarse a Ecuador, es el gran favorecido de la cumbre de Bariloche. De haber asistido Uribe a Quito, nada hubiera pasado respecto a las bases, pues, Colombia asistió con un compromiso firmado y eso peso, para el resto, 9 países que se lavaron las manos por sus intereses con los EEUU.

Comprobar la fortaleza de UNASUR, por la unión de Venezuela, Ecuador, Bolivia, para el futuro, en nada nos beneficia para nuestros objetivos socialistas por la presencia militar de EEUU en nuestro continente. Difícil será, que alguien pueda negar que el combate al narcotráfico y al terrorismo sean solo excusas para controlar el mundo de la cocaína y heroína desde Afganistán y Colombia, lo expuesto por la ONU en materia de drogas y resaltado por el presidente Correa en Argentina, es la gran verdad que no todos quieren aceptar, por las retaliaciones tecnológicas a nivel bélico que los estadounidenses pueden imponer, ese el caso de Brasil y Argentina.

Colombia y EEUU, se limpian con las resoluciones de la OEA, UNASUR o la ONU, nos queda, a las naciones revolucionarias un arduo camino por recorrer desde hoy con la presencia militar y tecnológica de EEUU, difícil de controlar. Naciones con mucha más tecnología y capacidad económica y militar como Rusia y China, no pudieron ¿Como lo vamos a hacer nosotros? La meta, con las instalaciones de las bases es derrocar al presidente Chávez, ese es el fin de las potentes corrientes imperialistas en Latinoamérica, nos guste o no, dictaminara el rumbo de la política Latinoamericana por el incremento de nuevas fuerzas militares aliadas a los estadounidenses.

Las finales declaraciones firmadas después de cada cumbre muy poco nos benefician para el futuro de paz e integración que perseguimos, por la historia que esgrime los EEUU, abarcan un extenso abanico de intromisión y conflictos promovidos por la guerra sucia, característica de la política exterior de Washington, afectando en mayor proporción la cooperación social que utiliza al petróleo venezolano para la socialización entre los pueblos latinos y caribeños. La integración latina debe ser solida, debe ser solida en principios sociales que, deberán ser las normas de conducta entre las naciones de UNASUR, principios de la integración pacifica, por la que tanto convencimiento y firmeza luchan nuestros pueblos.

Estas cumbres no fijan, realmente en la praxis, las direcciones soberanas como bloque en los problemas relacionados a la soberanía popular, su cultura, autodeterminación, educación, instituciones y entre gobiernos; de los acuerdos bilaterales no pasamos…en donde, en caso de agresión, las posibilidades de colaboración estarán en manos de otro TIAR. Otra especie de guerra fría estaría por llegar por la polarización en el hemisferio por las bases militares de EEUU, quedo ayer en evidencia en la cumbre de UNASUR.

Venezuela es partidario convencido de la paz en Colombia y de que los diálogos deben seguir desarrollándose, ese nuestro anhelo, anhelo que los norteamericanos trataran de interrumpir a toda costa por la singular trascendencia de su política exterior. Maquina capitalista que para funcionar requiere de nuevos bienes, de nuevos métodos de explotación para nuevos mercados, esa la transformación capitalista en la administración Obama, o con cualquier otro presidente, el reimpulso económico del capitalismo no puede ser estacionario por eso requieren de nuevos países petroleros a su servicio.

Así, en este contexto hablar de que EEUU salió derrotado es falso, al contrario, ni siquiera se esperaban que se fortaleciera la lucha y la cooperación contra el terrorismo. Avalamos la sanción al terrorismo en nuestro continente, algo que nos habíamos cuidado en sostener porque argumentábamos que terrorismo en nuestra región no existía, más que el terrorismo practicado por los EEUU. Maureen Schuman, portavoz de la secretaría de defensa explico: que el libro blanco expuesto en la cumbre por el presidente Chávez es un trabajo académico como tantos otros a disposición del ministerio de defensa, explicación que la hizo vía telefónica al hotel en Bariloche.

Por lo demás, los cueros al sol sacados en las cumbres de UNASUR, SOLO NOS DESGASTAN CADA VEZ MÁS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3765 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: