¿Qué espera el ALBA para reunirse y romper relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y Colombia?

Señores Presidentes de los Gobiernos dignos de la Unión de Latinoamérica, un Presidente Constitucional y Legítimo elegido por el soberano en las urnas, ha sido expulsado de su País a través de un golpe militar dirigido por una cúpula de empresarios dictatoriales.

Todos los países del planeta, condenan unánimemente el golpe de estado en Honduras.

Es de conocimiento notorio la contradicción del discurso del gobierno estadounidense de apoyar y defender la democracia, y el mantener el embajador en ese País tomado a través de la fuerza militar por un grupo de facto.

La representante del Departamento de Estado está jugando al desgaste del pueblo para poder legitimar unas elecciones con candidatos escogidos por los propios golpistas, las cuales no tienen validez ninguna, ya que el piso sobre la cual se están organizando dichas elecciones, carece de legalidad alguna.

Alí Primera decía: “No, no basta rezar; hacen falta muchas cosas para conseguir la paz”, entre ellas, la lucha.

Hay todo un plan del Pentágono para desestabilizar la unidad de Latinoamérica. Guatemala está a punto de recibir otro golpe de Estado. Y ya Colombia entregó cuatro (4) bases militares adicionales para ser ocupadas por las fuerzas militares estadounidenses.

Estados Unidos sigue en el pasado apoyando golpes de Estado, no ha pasado la página como dice de la boca hacia fuera, el Presidente Barack Obama. Dicho Presidente se ha convertido en un señuelo del Pentágono para tomar desprevenido a los gobiernos de tinte socialista.

Barack Obama no se ha pronunciado más con respecto al golpe de Estado en Honduras, y sigue manteniendo su embajador, lo que es una prueba fehaciente de que apoya a los golpistas como si fuera un gobierno interino cuando en realidad es de facto.

Eso si es realmente una falta de respeto a todos los pueblos de Latinoamérica, lo cual requiere de una respuesta contundente como lo es que: la Alba retire a sus embajadores de Estados Unidos, envíen de vuelta a los de los Estados Unidos y cierren las Embajadas; hasta que Estados Unidos no retire a su embajador de Honduras y solicite a la OTAN la intervención militar para que Manuel Zelaya, ocupe su puesto como Presidente legítimo y constitucional electo por el pueblo en mayoría en las urnas electorales.

Es absurdo, increíble, contradictoria e inmoral, la propuesta del gobierno estadounidense de pretender negociar con golpistas, que también son asesinos y terroristas. Estados Unidos se ha jactado de declarar que no negocia con golpistas ni asesinos; entonces, ¿por qué ahora sí?

¿Cómo se le ocurre tanto a Insulza de la OEA, como a Hilary Climpton del Departamento de Estado Norteamericano; decir que el regreso del Presidente legítimo Manuel Zelaya, es una imprudencia de parte de él; ¿por qué no dicen que es una irresponsabilidad del grupo de facto impedir que el Presidente vuelva a su País? ¿Es que acaso tiene más legalidad, es más democrático el grupo de facto que el Presidente elegido por el pueblo hondureño que es donde quien recae la soberanía según la Constitución vigente de Honduras?

Se observó mucho alboroto en la Alba cuando derrocaron a Manuel Zelaya, pero qué se está haciendo ahora, ¿puro bla blá y apoyo moral y diplomático? Hermanos presidentes, eso ya no sirve, hay que tomar otras medidas más duras porque el Imperio Norteamericano está financiando ese golpe bajo cuerda. Una de ellas, la que ya mencioné anteriormente.

Otra es conformar urgentemente el Consejo de Seguridad de la Alba conformado por la Comisión Militar. Para ello sugiero que cada país done una pequeña porción de los equipos de fuerzas armadas. Por ejemplo, dos aviones, dos barcos, antiaéreos, entre otros de acuerdo a la posibilidad de cada País, y la Alba cuente con su propio ejército.

El mundo observa que el Presidente Zelaya está casi solo y sin protección, echado a su suerte, lo que lo desgasta como líder fuerte frente a los golpistas. Un solo canciller amigo le acompaña. Por lo menos todos los presidentes y/o cancilleres de la Alba, deben hacerse presente acompañando al Gobierno legítimo.

La OEA y el Departamento de Estado piden que los gobiernos de la Alba se callen para que todo pase por debajo de la mesa y el Presidente legítimo termine en el exilio sin remedio. Ya está bueno: ¿Qué negociación es la que quieren? ¿la del Zelaya que se arrodille a los golpistas y gobierne amordazado? ¿la del Presidente que permite que el voto del pueblo sea traicionado al no hacerse lo que se ofreció en elecciones? ¿qué inmoralidad es esta de sentarse a dialogar y acceder a peticiones de golpistas? ¿Cuál es la doble moral del gobierno estadounidense?

Hermanos Presidentes de la Alba, es urgente tomar medidas efectivas para que el Presidente Zelaya regrese a gobernar. O actuamos ahora o lo lamentaremos en corto plazo, porque si ese guión de golpe de Estado en Honduras logra tener éxito pese a que ya hay cuatro (4) muertos confirmados, cientos de heridos y casi mil detenidos y allanados, se va a repetir con toda seguridad en los demás pueblos progresistas de Latinoamérica. Ya Guatemala está casi casi a las puertas de un golpe de Estado. ¿Quién sería el próximo con apoyo simulado del Pentágono disfrazado de bonitas declaraciones diplomáticas estadounidenses de condena?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1479 veces.



Alberto Prada Miranda


Visite el perfil de Alberto Prada Miranda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: