OEA, Golpe en Honduras, Oscar Arias, Estados Unidos de Norteamerica: "A eso lo llamamos manguareo"

Desgraciadamente no esperábamos que íbamos a llegar a este “cul de sac” (“callejón sin salida”); lo pensábamos porque creíamos “a pies juntillas” que los organismos internacionales (OEA, ONU, y los otros) así como avalaron la “Invasión a Iraq”, iban a asumir sus responsabilidades, supuestamente, adherentes a lo que, conceptualmente (para no profundizar), entendemos por “Democracia”. Pero, objetivamente, señoras y señores, la “Política de Monroe” está presente en este pleno siglo XXI. Pareciera que el Gobierno de Zapatero se ha alargado los pantalones y su representante en la OEA lo ha expresado con claridad cristalina. Ello implicaría, repetimos, que el Poder (Mûller Rojas dixit) y el Gobierno de la Casa Blanca están “haciendo sentir” esa nefasta política de “América para los americanos”. ¿Es el Golpe Militar-Civil en Honduras, según nuestro criterio, un regreso a la Historia que ha signado la Historia de Centroamérica? Pero ¿Son los tiempos socio-históricos los mismos que los que se expresaban durante todo el siglo XX para no retrotraernos hasta el siglo XIX? Marisol de Gonzalo siempre comentaba en sus brillantes clases que los EEUU de América se repetía en sus accionar geopolítico y geoestratégico.

En ese marco, en el programa “La Hojilla”, Mario Silva expresó su inquietud a la forma y las consecuencias de las negociaciones que se estaban realizando en San José de Costa Rica. Pareciera que don Mario Silva va a tener razón. El Presidente Zelaya, en paciencia y respeto hacia su pueblo hondureño, busca por todas las vías diplomáticas posibles alcanzar un acuerdo que termine en solución global para los hondureños y Honduras, por tanto, para toda Centroamérica; es decir, evitar a toda costa, la violencia popular. Hugo Rafael Chávez Frías ha expresado realidades que el Secretario de la OEA no ha calificado sino para descalificar el accionar del ALBA, independientemente, de sus excusas políticas y, quizás, hasta diplomáticas. Mientras que Colombia, Costa Rica, Méjico y, por supuesto, los EEUU de América, apoyan en “manguareo”. ¿La Democracia? José Vicente Rangel lo dijo y lo escribió: “...bien, gracias…” (No son las palabras de JVRangel pero si su significado). Daniel Ortega se ha preguntado: ¿para qué tantas bases norteamericanas en Colombia? Coño! Ni que estuviéramos en Iraq, Afganistán, Paquistán y cualquier otro escenario de guerra, en curso y/o en preparación, de los ejércitos libertadores norteamericanos para imponer su “Democracia protestante”. Por cierto, según declaraciones de las más altas autoridades eclesiales, no debe haber diferencias “morales” entre la “Democracia protestante” y la “Democracia de San Agustín y de Santo Tomas de Aquino”.

Pero el ser creado es impredecible; eso de seguir las “normas morales y éticas naturales” no pertenecen a este mundo sino al Otro; es decir, las diferencias teológicas entre los contenidos doctrinales que están impresos en el inconsciente de los países musulmanes cuando tratamos esa relación: “muerte-sacrificio-Paraíso” y las continuas declaraciones de los jerarcas eclesiásticos de negar, teológicamente, los Derechos Naturales y, por ende, los Derechos Humanos del ser creado, parecieran que están justificando lo injustificable. ¿Quieren un ejemplo aparte de las declaraciones del Prelado hondureño? Vayan al “El Universal” (sábado, 18 de julio, 2009, Opinión, Pg. 1-7) del autor Mons. Baltazar Porras, en su columna de opinión, bajo el titulo: “En honduras” (con minúscula) donde, prácticamente, considera al señor Micheletti, como el “nuevo mesías”, “caballero templario”, “caballero teutón”, “caballero hospitalario”, empresario y “guardaespaldas” con rosario en la mano, capaz de salvar al mundo americano de las “hordas salvajes” de las sociedades empobrecidas de todas las sociedades al sur del rio Bravo. Esperamos que Fernando Castro vaya poniendo la “casa en orden”. Mons. Porras tiene todo sus derechos naturales (sin mezclar sus obligaciones pastorales) a opinar sobre lo “humano y lo divino” pero decir que “…los cristianos tenemos el deber de meternos en honduras (con minúsculas)…” ¿Dónde está la sensatez de Monseñor Porras? ¿Está llamando a una “guerra santa”? ¿Está buscando su Francisco Franco para la misión salvadora? ¿Es su opinión una “ética pret a porte”?

En ese orden de ideas, decir que “el juego está tracao” es la estupidez típica del “infantilismo”. El Secretario General de la OEA habla de “dictadura”; señor Insulza, el señor Diablo (el Ángel caído), endulzó con sus mieles a un tropel de ángeles para que se le unieran a la causa de la “soberbia”. Es tiempo de definiciones; solo hay dos caminos que Usted como “beneficiado” (sic) del régimen de Augusto Pinochet conoce y sabe por dónde “viene la mano”. El uno es alcanzar un acuerdo donde se recupere la “Institucionalidad” y todo el mundo de ideas que ello implica; el otro camino es la “subversión popular”. Pero hay otro camino y Usted, señor Insulza, lo sabe y es que las derechas hondureñas, por razones incomprensibles, desarrolle, primeramente, una “guerra de baja intensidad” con Nicaragua para ir, in crescendo, hacia una “guerra de posicionamiento e invasión” hacia territorio nicaragüense. Es evidente, señor Insulza, que si se militariza, en desarrollo violento, la situación en Centroamérica ni siquiera Costa Rica va a poder evitar verse involucrado en un conflicto regional. Es por eso, lo repetimos, las palabras del representante de Zapatero en la OEA (20 julio, 2009).

Expresábamos más arriba que las realidades socio-económicas e históricas de las “sociedades empobrecidas” de la Región Centroamérica son diferentes a las realidades que se expresaban cuando las políticas de Ronald Reagan, Richard Nixon en Centroamérica cuando esas políticas del “buen vecino” se le imponían a los pueblos empobrecidos; eran pueblos que se les negaba el derecho a aprender a “leer y escribir”; que se les negaba el derecho a la “atención medica” que se les negaba a tener trabajo dignificado y con aspiraciones de desarrollo y crecimiento; que se les negaba el acceso a la información nacional y continental. Esos pueblos, hoy en día, opinan y dicen no solo lo que piensan sino también lo que siente que es más importante. Son pueblos donde los líderes de base se están desarrollando en la lucha comunitaria, pueblos que rechazan la burocracia corrompidas y aburguesadas.

¿Qué está pasando en la América cuando se está desarrollando un “cambio de época”? ¿Están conscientes los cuadros bolivarianos de la gravedad que las contradicciones están desarrollando tanto en la Región como a lo interno de cada país? ¿No es verdad que las ultimas noticias propagadas por las derechas continentales y nacionales van dirigidas a preparar el “escenario pre-bélico” contra la Revolución Bolivariana? ¿Cuál es la razón de fondo, teórica y práctica, del odio contra la Revolución Bolivariana? ¿Por qué el objetivo fundamental es Hugo Rafael Chávez Frías? Se ha dicho que el “Golpe militar-civil” hondureño y el desarrollo del golpe hacia lo civil es un escenario parecido al que se desarrolló en Venezuela el 11 de Abril. ¡A buen entendedor…!

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1968 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a82687.htmlCd0NV CAC = Y co = US