Camaradas, Rosa Luxemburgo sigue diciendo: ¡La paz significa la revolución del proletariado a nivel mundial!

Para aquellos en América a quienes ahora le toca la campana, es el momento de tener muy claro táctica y diplomáticamente el concepto contradictorio y lógico-formal de la violencia y la paz. Desde el golpe militar en Honduras y sus secuelas diplomáticas “pacíficas”, debemos ser pre-advertidos de lo que vendrá bajo la administración “democrática” de Barak Obama .

Más allá de toda duda, e independientemente de que nos damos cuenta o no, pero actualmente nos enfrentamos a nada más ni nada menos que a los momentos fugaces de la verdad emancipatoria, de venideras luchas de clase feroces, es decir, estamos viviendo y muriendo en una de las más virulentas y violentas épocas de la producción mundial, de la explotación de la fuerza de trabajo y de la historia humana.

Nos vemos confrontados con los precursores de la mueca sangrienta de una venidera era de destrucción masiva de infraestructuras, medios de producción, fuerza de trabajo y capital; en otras palabras, de la naturaleza, la sociedad y la humanidad, de un cruel modo de destrucción y una auto-destrucción despiadada. El último Vía Crucis de la humanidad fueron las masacres de las Torres Gemelas, Irak, Afganistán, Haití, Bolivia, Faluya, Gaza y Honduras. Obama destruyó más capital, cuando lo lanzó a los perros banqueros, que bajo el capitalismo mundial la cada vez más empobrecida Humania del Sur jamás podría soñar de acumular en un millón de años. Los cinco picos nevados de Mérida se están convirtiendo en gris, y pronto el Pico Bolívar perderá su antiguo glaciar para siempre. En los EE.UU. millones de abejas ya no pueden regresar a sus colmenas, en el Mar Pacífico radio-activa, los bebés de las tortugas han perdido su sentido de orientación y se convierten en presa fácil de las gaviotas del mar. Epidemias elaboradas en laboratorios militares, en el contexto de la acumulación de arsenales de armas de destrucción masiva, el ébola, el SIDA, la enfermedad de las vacas locas, la gripe aviar y porcina. La detonación de bombas atómicas en el cinturón de Van Allen, en Hiroshima y Nagasaki, los "accidentes" como el de Chernóbil ... todo esto marca un belicoso camino hacia tiempos apocalípticos para miles de millones de trabajadores pobres que han quedado obsoletos, incluyendo de las clases medias metropolitanas que ahora se pudren bajo los puentes o vegetan en ciudades de carpas.

En el transcurso de los seis mil millones de años de existencia del planeta Tierra, de la Madre Naturaleza, según estimaciones científicas, durante millones de años, por lo menos tres veces los desastres naturales, ... las colisiones con otros cuerpos celestes o repentinos cambios climáticos drásticos, ... han aniquilado más del 90% de la entonces existente vida, y han destruido una gran cantidad de inestimables experimentos cósmicos de seres vivos. El llamado homo sapiens sapiens probablemente sufrió un parto prematuro, en comparación con las cucarachas y los cocodrilos, para utilizar un pronombre neutral, apenas podía sobrevivir. Sólo gracias a los genes naturales que comparte con los chimpancés y los cerdos, especialmente con su cerebro creativo, la humanidad fue capaz de sobrevivir. El cerebro, en cooperación con su pulgar, o sea la praxis y la teoría, salvaron su vida, a través de los milenios, y estos fueron sus únicas armas formidables para la auto-defensa en un hábitat natural y social violento.

Con muy pocas excepciones que demuestran la regla de oro, y también para no caer en las garras de la ideología eufemística y sus correspondientes prácticas indebidas, podemos decir con seguridad que no importa lo que podrían haber sido los verdaderos motivos históricos, la humanidad moderna no era precisamente humana o humanista consigo misma y con la naturaleza. Actualmente se vuelve cada vez más agresiva, auto-destructiva, alienada. Se deriva más y más de su propio quo vadis, su propio Eros; por el momento, nos encontramos en el camino de Sócrates, en la autopista hacia Thanatos, hacia el Gólgota.

Para nosotros en América del Sur y en otros lugares, es importante señalar que el próximo desastre, la segunda conquista, no será natural, sino social, hecho por el hombre. Por esta misma razón es el mismo hombre explotado, dominado y discriminado, que en esta hora cero todavía podría detener la catástrofe global, podría eliminar su causa principal: el capitalismo mundial.

Sin embargo, en Venezuela, Honduras, Guatemala, El Salvador, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, tenemos que ser muy claros, interna y externamente se está organizando a gran velocidad una contra-revolución, una contra emancipación, se preparan “revoluciones del arco-iris”, se entrenan escuadrones de la muerte, se infiltran espías, listos para la acción abierta y encubierta, convirtiendo a la policía en tropas de asalto fascistas, perfeccionando la "guerra de las ideas” y llevando a cabo el "dominio de espectro completo" a nivel continental.

Precisamente en el campo de la "guerra de las ideas", mediante el uso de nuestra poderosa arma de auto-defensa, que es nuestro cerebro, necesitamos claridad sobre muchos conceptos estratégicos, entre ellos, la revolución, la praxis, la teoría, la práctica, la ideología, la violencia, la paz y la emancipación. En cuanto a los tres últimos, existen amplios debates entre nuestros camaradas organizados, en los foros y consejos del pueblo y en las clases universitarias.

A continuación se presentarán los enlaces de Internet a nuestros últimos vídeos en inglés. 1)

Versiones en español se han publicado en nuestro sitio web. 2)

Durante épocas se han engañado y confundido los pueblos oprimidos, a través de la ideología adoctrinadora. Sin duda, nadie quiere la violencia o afirma los actos violentos, ni el amo, por razones obvias, ni el esclavo, que en todo caso sufre la violencia durante toda su vida. El capital necesita la libertad pacífica para poder expandirse. Todos los capitalistas, los banqueros y los especuladores quieren realizar capital, para obtener ganancias en un favorable clima de paz. Todos los capitalistas quieren elecciones pacíficas, un Estado pacífico, la propiedad privada pacífica de los medios de comunicación, producción y destrucción, el monopolio de la violencia por orden estatal, es decir, una mancomunidad violenta, para que los capitalistas pueden partir fraternalmente entre sí los millones de millones de dinero de los contribuyentes en tiempos democráticos de crisis económica y depresión global.

Rosa Luxemburgo, que como tantas otras mujeres valientes marxistas, y que fue asesinada violentamente, fue muy clara con respecto a los conceptos de violencia y paz en el imperialismo corporativo moderno globalizado. Estaba de acuerdo con Jesucristo: "No vine a este mundo para traer la paz sino la espada”.

Camaradas, contra la violencia imperialista, Rosa Luxemburgo, en "Sobre el Programa de Espartaco (diciembre 1918)" sigue diciendo: " La paz significa la revolución del proletariado a nivel mundial." 3)
______________________________________
1) http://www.franzlee.org.ve/pandemonium01371.html
2) http://www.franzlee.org.ve/video000.html
3) http://www.marxists.org/archive/luxemburg/1918/12/30.htm
franzjutta@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2136 veces.



Franz J. T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franz J. T. Lee

Franz J. T. Lee

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a82591.htmlCd0NV CAC = Y co = US