El capitalismo, narcotráfico y terrorismo. La hipocresía de la mafia capitalista mundial

Con el narcotráfico y el terrorismo el capitalismo se ha apoderado de los argumentos más eficaces para derrocar a las democracias populares y justificar las más crueles masacres. El narcotráfico es para el capitalismo y su establecimiento económico y político el más publicitado y mercadeado enemigo en público y el más adorado amante en lo privado. El terrorismo es una expresión indeseable pero inevitable del malestar social derivado de la desigualdad, la explotación, la represión y la segregación cultural que sirve eficazmente a los intereses mercantiles de las mafias capitalistas que lo usan como excusa para la restricción de los derechos fundamentales en los países democráticos y la masacre invisible de los pueblos subyugados. Narcotráfico y terrorismo son dos elementos fundamentales del funcionamiento del régimen capitalista global desde un punto de vista ideológico (como argumento para la represión e inversión en armas) y desde un punto de vista económico (como fuente de recursos no contables y justificación para la inversión en armas). Los personajes más ricos del mundo están realmente lejos de ser provechosos industriales productores de bienes y servicios para el consumo de la sociedad en un mercado libre. Más bien están más familiarizados con negocios de especulación financiera, tráfico de armas y drogas entre otros “valiosos servicios” al establecimiento político-militar capitalista... Estos personajes cuentan con buenos y fieles amigos dentro del establecimiento político-capitalista y entre ambas esferas de poder (económica y política) se ha establecido una interacción dialéctica que tiene a la humanidad en un jaque permanente.

El imperio capitalista global actual dista mucho de lo que pudieron imaginar Marx y Engels durante sus reflexiones históricas. El imperio que rige a la humanidad en la actualidad es una expresión aberrada del capitalismo tal y como formalmente se podría definir en cualquier texto universitario. La supuesta libre competencia, la competencia salvaje, la reducción de costos, la flexibilidad laboral, la desregulación y la no-intervención pública en los “asuntos privados” han creado las condiciones óptimas para la liberación de la bestia interior del capitalismo que, controlando al poder político, ha mutado a un nivel de bestialidad, inmoralidad y antihumanismo que pone en riesgo la supervivencia de la especie humana. El capitalismo que rige hoy en el mundo fornica con el narcotráfico, hace orgías de sangre y fuego con el terrorismo y defeca sobre los pensamientos de todos los pueblos del mundo a través de sus mass media. Es el más aberrado emperador que jamás haya tenido la humanidad, pues a diferencia de todos los anteriores este no tiene rostro, no tiene forma, no persigue ninguna idea y, sobre todas las cosas, es abiertamente antihumanista y desprecia todo propósito altruista con orgullo y aplausos.

¿Qué importan AL CAPITAL el bienestar social y la democracia cuando están en juegos las ganancias? ¿Qué sentido tienen para EL CAPITAL la salud pública y la sostenibilidad ambiental cuando hay de por medio jugosos negocios mil millonarios en dólares?. Entonces, ¿Qué impide a los mafiosos capitalistas ingresar en el más jugoso de los todos los negocios, en el negocio de las drogas?. En este negocio no hay que respetar contratos laborales ni leyes del trabajo, no se está bajo vigilancia pública, el cliente no tiene capacidad de queja, por lo tanto, es él mejor cliente (es un adicto!), los empleados no tienen derecho a queja ante ninguna fastidiosa inspectoría del trabajo (son “delincuentes”!) y la comercialización no paga impuestos, no está sujeta a control de calidad ni a registro sanitario: ESTE ES EL NEGOCIO CAPITALISTA PERFECTO!! ¿Para que buscar más? Ésta es la máxima expresión del libre mercado que todos los benefactores capitalistas de nuestro planeta andaban buscando para llenar a la humanidad de paz y prosperidad (jaja!). Pero, ¿Cómo hacer para quitar de en medio a los estorbosos gobiernos que no entienden las nobles intenciones DEL CAPITAL? hacen falta unas policías y ejércitos liberales, ¿donde conseguimos algo así? EN EL “TERRORISMO”.

El terrorismo global es en la actualidad un aliado al servicio de los poderes fácticos y en contra de la democracia (esto suena muy CNN, pero ya veremos a que nos referimos). El régimen capitalista global es actualmente cualquier cosa menos democrático, en el mundo las decisiones importantes y realmente relevantes son tomadas a espaldas de las masas populares. La gente solo puede decidir el color del partido de gobierno, el color de piel del presidente, si los gays deben casarse o no, si el aborto es o no un pecado y cosas por el estilo, pero la estructura del estado capitalista, el régimen económico y la sacrosanta explotación capitalista NO ESTÁN EN DISCUSIÓN, SON “DOGMAS SAGRADOS”. La supuesta democracia a la que atacan “los terroristas” es una farsa de democracia que se victimiza a través de los ataques de estos, que además le sirven de excusa para seguir existiendo. Una “democracia” tan peorra como la que existe actualmente en el mundo ¿como podría sobrevivir sin un enemigo maligno que la convierta en el mal “menos peor”?. Sin terrorismo y sin “ataques a la democracia” esta vieja bruja farsante (a la que el capitalismo llama democracia) estaría jubilada hace muchísimos años y habría dado paso a una democracia vigorosa y popular que no existe ni existirá mientras las mafias capitalistas sigan dominando el poder económico en el mundo.

La lucha real por y en defensa de la democracia pasa por la confrontación al terrorismo y al narcotráfico entendidos como expresiones propias e inseparables del capitalismo mundial y como excusas de él para la represión y masacre de los pueblos. Los financistas y promotores de estos males no están en las barriadas de Palestina o el Líbano ni en los campos colombianos, ni en los políticos iraníes o sirios… los verdaderos criminales narcotraficantes y terroristas tienen oficinas de lujo en las más importantes capitales del mundo, comparten cenas y brindis con los mas connotados personajes de la esfera política mundial y tienen mujeres que vemos a diario en las campañas publicitarias, la fuerza de los órganos públicos al servicio de la seguridad de los ciudadanos debe ser en contra de éstas mafias capitalistas. La mafia capitalista mundial no es parte de un complot secreto, es más bien parte del día a día, es dueña de los medios de comunicación comerciales mas importantes, debate en los “parlamentos democráticos” tanto europeos como americanos y asiáticos; aunque sus rostros no son los más conocidos, sus negocios tienen influencia hasta en los más cotidianos elementos de nuestras vidas. Los logros y derechos adquiridos por los pueblos del mundo en luchas históricas ponen freno a los criminales capitalistas que utilizan al terrorismo como excusa para quebrar al poder popular en todo el mundo. El miedo que pretenden promover con el terrorismo (por acción y por omisión) y el letargo en el que consiguen sumir a la juventud con las drogas son instrumentos, ambos, de la explotación capitalista y no manifestaciones naturales de un supuesto atraso cultural e innato de los pueblos del mundo. Luchar contra el narcotráfico y el terrorismo como expresiones de la explotación y establecimiento capitalista son tareas revolucionarias, la revolución socialista golpea al capitalismo financiero global cuando combate al narcotráfico y al terrorismo en sus bases reales.

En Venezuela se ha incrementado la lucha contra el narcotráfico de forma notable, nuestro país está a la vanguardia de la lucha contra esta expresión del capitalismo en América Latina y eso duele a las mafias dominantes. Venezuela no comparte criterios con ninguna corriente terrorista y eso perturba los pensamientos de los difamadores de nuestro proceso revolucionario. En Venezuela hemos estado construyendo un proceso revolucionario que entiende al narcotráfico como lo que es y no como excusa para la represión del pueblo. Pero los órganos de propaganda al servicio del poder económico mundial (empresas de comunicación privadas) comprenden que en éstos asuntos aplica una lógica de acusación permanente y es la que están aplicando ahora con las supuestas rutas de narcotráfico entre Venezuela y Honduras. En Afganistán apenas derrocados los talibanes se han incrementado los cultivos de drogas y hoy ese país es el primer productor de opio a nivel mundial, ésa es la democracia que ha instaurado ahí la mafia capitalista mundial. En Panamá sucedía algo similar con el dictador Noriega. En Venezuela les estamos venciendo y confío en que venceremos. “No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer”.


aleslogo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5135 veces.



Alejandro López González

Ingeniero Electricista en la Universidad del Zulia. Trabajó como investigador y como Analista de Mercados. Fue miembro de la mesa técnica de construcción del Plan Nacional de Formación (PNF) en Electricidad del Ministerio del PP Para la Educación Universitaria y representante de la Universidad Bolivariana de Trabajadores "Jesús Rivero". Actualmente se dedica a la investigación de temas socioeconómicos y geopolíticos del petróleo y las energías alternativas.

 ae.lopez.gonzalez@gmail.com      @aleslogo

Visite el perfil de Alejandro López González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a82554.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO