G8. Cuestiones políticas disfrazadas de ecológicas

Al parecer el G8 tiene una bola de cristal…que funciona según los intereses de los Estados Unidos. Una de las razones por la que los presidentes del G7 se muestran tan seguros sobre el futuro económico radica en que: Los problemas tienen solución antes de que sepan cómo han de resolverse.

Característica brillante del capitalismo, descansa sobre la fe militar. Indudablemente el poder del imperio tecnológico y militar es tan evidente y tan abrumador que llega a intimidar a sus propios aliados. Efectos de la fuerza bélica y de las patentes sobre los valores humanos es un requisito imprescindible para la monopolización de la tecnología electrónica.

El sistema capitalista militar ha llegado a ser tan autónomo de la casa blanca que ha modelado un mundo “carnívoro” que obedece a sus propias leyes y que ha renunciado a toda tradición humana…la técnica ha dominado progresivamente todos los elementos de la civilización, y el propio hombre o mujer se ve subyugado por la tecnología belicista y se convierte en objeto de esta.

Pronto será el G9, Brasil es uno de los más asiduos invitados a las reuniones del G8; vemos, pues, que tanto los partidarios de la tecnología militarista EEUU-OTAN, como los que están a favor de la contracultura, parecen considerar la “técnica” capitalista como una especie de instrumento para todos, me refiero al G20.

Ahora debemos hacer planes para compartir el mundo con ellos. Seremos socios…minoritarios claro está. El G8 requiere para su funcionamiento óptimo, ciertos moldes sociales de los pueblos oprimidos. También nosotros preferimos últimamente los procesos revolucionarios, pero, todavía aceptamos lo que nos ofrecen esos países y, por ello, debemos concientizar cambiar las normas de la sociedad desarrollada, de modo que nosotros y ellos podamos ser compatibles.

Aquí el error cultural nuestro, todavía presumimos que el G8 tiene cierto funcionamiento optimo, mientras que el resto del mundo solo pueden alardear de cambios de sistemas sin concretarlo, dado este desequilibrio, la transacción resultante se hace inevitable. Si quieren resolver la crisis tendrán que renunciar, por fin, al lujo de tolerar la pobreza, pues en la discriminación y las guerras han agotado las opciones.

Se extiende a las aun controvertidas zonas de la economía y de la ampliada economía política con el G20, virtual aliado del G8, entonces, estos países se especializaran solo en economía y del científico político capitalista, tendrían que abrirse paso, a como dé lugar, al difícil campo de las ciencias del medio ambiente.

En los EEUU, el impacto político por los cambios climáticos es tan fuerte que ha llegado a provocar falta de credibilidad en la “casa negra”. Y, se sospecha que los ecólogos se dividieron por el capital de los intereses políticos. La cuestión de la supervivencia puede plantearse en forma de una pregunta: ¿Están fuerte el calentamiento global que puede degradar el sistema hasta el punto de hacer de la tierra inhabitable? Cabe decir que los ecologistas al servicio del G8, aunque se trate de una pregunta concreta, toda respuesta está basada en criterios y no de hechos que están allí.

Vivimos en una época dominada por un poder tecnológico enorme y por una extrema necesidad humana. El poder de pone de manifiesto cuando de recuperar la economía del G8 se trata en megavatios de las centrales y en megatones de las bombas nucleares, pretexto para una alianza con Rusia. Históricos acuerdos que nunca se cumplen pero que sirven para conciliar 8 años de una administración estadounidense que, siempre olvida por completo la necesidad humana y la destrucción de su hábitat, la tierra, y en la trágica epidemia mundial de hambre y de penuria.

El abismo entre el brutal poder capitalista y la pobreza sigue ensanchándose a medida que el G8 engorda con la misma tecnología defectuosa que aumenta la necesidad. En todos los lugares del mundo existen pruebas del tremendo fracaso en el empeño de emplear la competencia, la riqueza y el poder político-militar para bien máximo de las naciones industrializadas.

Las constantes crisis económicas producidas por ustedes del G8, pasamos a la crisis ambiental porque los medios que utilizamos para hacer productiva la ecosfera son destructores de la propia ecosfera. El sistema productor que siguen proponiéndonos, es auto destructor, el curso de la civilización humana es suicida. Lo que usted hace Sr. Obama, invertir entre 6 y 7 millardos de dólares para investigación de energía alternativa es una triple prueba de un fraude insidioso, oculto en la tan cacareada productividad y riqueza de su nación.

Esta riqueza conseguida por la rápida explotación del sistema de las naciones pobres, pero a costa de contraer ciegamente una deuda social con esas poblaciones y con sus ecosistemas. Una deuda tan grande que, si es pagada por la próxima generación acabara con la mayor parte de aquella riqueza. No significa que tengan que renunciar a su opulento nivel de vida; como se ha demostrado anteriormente esta opulencia, medida por patrones convencionales, como el PIB, el poder de consumo o la producción de materia prima refleja, alarmantemente, grados de producción ecológicamente defectuosos y socialmente ruinosos.

Esos lujos utilizados, tendrán que renunciar, obligados por la crisis del calentamiento global y por la inminente quiebra que aquella lleva aparejada. Son los lujos disfrutados por tanto tiempo por lo que se beneficiaban de ellos. El lujo de dejar que la riqueza de las naciones sirva a los intereses de unos pocos, de no informar a la nación de lo que necesita saber para ejercer su derecho de gobernar políticamente.

Lo que es cierto que cada vez, ustedes los del G8 son una minoría cada vez más pequeña, pues, su sistema de una boca una comida, será para el G8 en poco, un mundo absolutamente miserable, si el resto de las naciones defiende la asignación de derechos fundados si se quiere evitar la ruina total. En ese contexto, ustedes son una minoría.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3128 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: