Sr. Zelaya la OEA no puede sustituir a la población

Semejante ingenuidad y contradicción hace gala el presidente hondureño mientras recorre Centro América quejándose y alabando a la OEA, que la Organización de Estados Americanos esto y lo otro. Se le olvido Sr. Zelaya que la OEA obedece a Washington.

Presidente Zelaya, la OEA y sus promesas no pueden sustituir a una población insurgente. A esa masa le hace falta usted para recuperar el poder. Tipo de situación que se la realiza con estrategia, pero más que nada con pantalones bien puestos, por otra parte, la lucha de masas, cualesquiera sea el grado de heroísmo de sus participantes, no puede alcanzar el éxito con Insulza, sabemos ya que cuenta con el apoyo de toda Latinoamérica, no de Estados Unidos, no se engañe.

Vaya a Honduras y luche junto a su pueblo por recuperar el gobierno. Viva o muera luchando de pie ¡ya basta de lamentos! Esa una estrategia correcta, digna y revolucionaria, al lado del pueblo, es a través de esa interacción de fuerzas que se forja los resultados revolucionarios.

Creemos en el valor de Honduras para sumar, es la prosperidad de todos cuantos vivimos en el continente, la alegría de uno es el triunfo de todos, la pérdida de un proceso es la tristeza de todos, porque la revolución es materia viva por cuanto influye sobre los demás, esa la diferencia de presión desde un gobierno progresista y uno que no lo es. Ser compañero de viaje de los EEUU significa ser dependiente y socio minoritario en su proyección universal.

Algunos de los problemas del golpe se agravan para el pueblo mientras más atrase su regreso, las marchas de la oligarquía y de los golpistas a favor de Micheleti se transformara en una decisión definitiva de Washington como juez, no permita eso. Regrese a su país y muera luchando de ser ese el caso. Venceremos o muerte, le toco decidir a usted, hágalo.

Las aspiraciones del proletariado son profundamente democráticas, y eso significa. Patria, socialismo o muerte, o que es lo que esperaba, no puede haber más solidaridad que la recibida, el resto depende de Ud. Sr. Zelaya.

Así es, el pueblo que lo respalda necesita de su presencia, deje el turismo solidario para otra ocasión, ahora recupere lo más pronto su cargo, de la cara a la vida o a la muerte, esa, una de las responsabilidades de ser revolucionario como lo demuestra la historia, su pueblo lo apoyara. La libertad se la gana no se la pide.

Para los pueblos revolucionarios, su actitud abre la posibilidad de ganar nuevas propuestas, y para consolidar los procesos en América Latina sin el visto bueno de Obama necesita triunfar recuperando su mandato, pues, no puede olvidarse de las bases militares estadounidenses en su territorio. Su triunfo le permitirá darles un tiempo prudencial para que los norteamericanos abandonen la patria. Ese otro importantísimo requisito revolucionario.

No continúe hablando del apoyo que los EEUU le ofreció, de haberlo querido, hace tiempo ya se hubieran pronunciado como si lo hizo el camarada Chávez, con ultimátum incluido. Es, en esos tristes y amargos momentos donde se demuestra la solidaridad y amistad de quienes lo apoyan incondicionalmente. En sus expresiones debe ser grato con los venezolanos y demás pueblos bolivarianos que hacen fuerza por usted y su pueblo. Sus diálogos con la prensa…que la casa blanca lo apoya, que regresara en un portaviones, que Obama, que la OEA, La ONU, están con usted, eso no es verdad del todo; le repito, de haberlo querido ya estaría allá con el peso que representa los EEUU para los golpistas y la oligarquía. De que hace gala usted presidente Zelaya, de ingenuidad o cobardía.

Hay una frustración social en su país, si la crisis del golpe se sigue prolongando, el único que a la larga perderá una gran ocasión de cambio será su pueblo. Usted puede quedarse como exiliado en algún país y pronto será olvidado, pero, si realmente se considera revolucionario y confiado del apoyo de su pueblo, es el momento de demostrarlo.

De postergar mas su regreso, solo favorecerá las fuerzas derechistas y su responsabilidad criminal que recae sobre ellos, esa su responsabilidad también, no solo con Honduras, todos los procesos lo miran esperando el desenlace para “legitimar” el próximo accionar.

Inmediatamente después, sea cual sea el resultado, obviamente esperamos que resulte a su favor, se pondrá en marcha una poderosa dinámica internacionalista. La revolución apoyara vigorosamente las luchas de liberación por el socialismo, o de lo contrario se establecerá el éxito… del golpismo hondureño. Sera sin duda un mal sabor para las revoluciones, pero, igual seguiremos en pie de lucha.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3047 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: