Geopolítica de Sudán

Recientemente, el Centro di Cultura e Documentazione Popolare, publicó una
entrevista realizada por Gregory Lalieu y Michel Collon a Mohamed Hassan,
relacionada con Sudán y la crisis en Darfur (Mohamed Hassan – Crisi in
Darfur: il sangue, la fame e il petrolio
(http://www.resistenze.org/sito/te/po/sn/posn9d13-004849.htm)), a través
de la cual se analiza la situación geopolítica en  esa región del
continente africano y que sirve de principal base para el presente
artículo.

Sudán es un país ubicado al noreste de África, en el espacio de bisagra
entre el mundo arabe-musulmán y el africano.  Limita  con Egipto al norte,
Libia al noroeste, Chad y la República Centroafricana al oeste, la
República Democrática del Congo, Uganda y Kenya al sur y Etiopía, Eritrea
y el Mar Rojo al este. Su territorio es de  2.505.805 Km2, siendo así el
país africano más extenso,  y cuenta con una población aproximada de 32
millones de habitantes (http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/afrique/soudan.htm).
Es un país rico en petróleo, hierro, cobre y tungsteno.

Sudán forma una suerte de federación aparentemente descentralizada y
compuesta de 26 Estados o wilaya, cada uno con su gobierno particular y su
propio cuerpo legislativo. Tradicionalmente se le ha dividido entre el
norte (dos tercios de la superficie) arabófono y musulmán sunita y el sur
mayoritariamente cristiano protestante y animista. Entre la veintena de
etnias destacan los árabes (40%), los dinkas (12%), los bejas (7%) y los
hamars (3%). El mapa lingüístico se conforma hasta de 126 lenguas,
destacando el árabe sudanés.

Este país africano se convirtió en colonia anglo-egipcia en el año 1898 y
alcanzó la independencia en el año 1956. En un poco más de 50 años se ha
visto afectado por dos guerras civiles entre el norte y el sur, como
resultado de la pugna por la redistribución de la riqueza. La primera
guerra se prolongó hasta el año 1972 y la segunda se inició en 1980 y
concluyó en el 2005.

Sudán es en la actualidad un espacio disputado por las principales
potencias occidentales y por China. El recurso petrolero del que se
beneficiaron durante años Estados Unidos y Gran Bretaña, está ahora siendo
adquirido principalmente por China. Esa situación cambió a raíz de la
llegada al poder de Omar al-Bashir, quien estableció un régimen islámico
contrario a los intereses de Estados Unidos. A este gobernante la Corte
Penal Internacional le ha librado  una orden de captura,  acusado de
genocidio en la región de Darfur, orden ésta que ha sido rechazada por la
mayoría de los países arabe-musulmanes.  Sudán es así una pieza importante
en el ajedrez geopolítico en el continente africano.

* alportillo@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5086 veces.



Alfredo Portillo *


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: