Uruguay

Se inició una estrategia para bajar a José Mujica

El candidato oficial del Frente Amplio a la Presidencia de Uruguay, José Mujica es el único que puede ganar las elecciones nacionales de octubre en la primera vuelta.

En ciencia política, cuando estudiamos los procesos electorales en diversos países aprendemos que en las elecciones ganan aquellos candidatos o candidatas que además de tener una alta popularidad o simpatía en la gente, tienen una baja antipatía o rechazo.

A la hora de analizar un futuro proceso electoral, los niveles de simpatía y antipatía pueden ser, para un “politólogo”, más importantes que la propia intención de voto.

De acuerdo a los datos de un estudio reciente, José Mujica es el único candidato que reúne las dos condiciones. Tiene una altísima simpatía en la gente (la mayor de todos los candidatos) y una bajísima antipatía (la menor lejos de todos los candidatos).

Hay otros candidatos que tienen una buena simpatía, aunque no como la de Mujica, pero acumulan además una alta antipatía. Ese es el caso del ex Ministro de Economía y Finanzas, contador Danilo Astori. Por lo tanto, de acuerdo a esos datos, de triunfar en la interna del Frente Amplio, sería muy difícil que pueda triunfar en la primera vuelta de la elección presidencial de octubre.

Los niveles de simpatía tan altos y de antipatía tan bajos hacen también que José Mujica sea el candidato con mayor posibilidad de atraer electores de otros partidos hacia el Frente Amplio. Los que ya se evidenció en las elecciones anteriores.

Sin embargo, hay una diferencia importante entre las elecciones pasadas y éstas: en el año 2004 Mujica todavía tenía cierta resistencia o rechazo en algunos sectores importantes de la población, lo que ya no ocurre desde hace más de dos años.

Esa realidad la conocen muy bien sus contrincantes de los partidos tradicionales, por eso saben que es mejor para ellos no tenerlo como contrincante en las elecciones de octubre. Entonces, faltando un tiempo prudencial, más de dos meses y medio de las elecciones internas, iniciaron el operativo para bajar la candidatura de José Mujica.

En ese sentido, la mejor estrategia es atacarlo, buscando desprestigiarlo e intentando que reaccione. El ataque ha llegado de diversas formas y por diversos lados y es de esperar que aumente bruscamente en las próximas semanas con el intento de revivir viejos cucos y corriendo rumores falsos. Entramos en el instante del “todo vale”. Los candidatos de los partidos tradicionales están convencidos que el momento para bajar a José Mujica está en las elecciones internas porque luego, con Mujica pierden.

Lamentablemente, dentro de esa estrategia de los partidos tradicionales, están jugando un papel bastante triste ciertos asesores y personas cercanas a Danilo Astori, quienes promueven un ataque a Mujica desde adentro del Frente, en una actitud bastante desleal y contraria a los principios de fraternidad que exige la democracia interna.

En la campaña electoral hacia las elecciones de 2004, el ex presidente y líder del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti, inició una campaña de ataque a José Mujica, que luego fue reforzada por otros candidatos.

De esa forma, Sanguinetti buscaba posicionar su sector dentro del Partido Colorado; reposicionar en parte a su partido en el panorama general para mejorar la correlación de fuerzas ante cualquier eventualidad de negociación electoral en una posible segunda vuelta; provocar temor en la denominada “votación blanda” del Frente Amplio para que cambie su voto; y finalmente, de yapa, provocar un corrimiento del electorado blando del Movimiento de Participación Popular hacia otros sectores del Frente, y más específicamente hacia Asamblea Uruguay, para cambiar en algo la correlación de fuerzas interna dentro de la izquierda.

Ahora el esquema es similar, solo que se inició antes de las elecciones internas. Con distintos intereses, las salidas de personajes tan inefables como Ignacio de Posadas y, Pedro Bordaberry, así como los “deslices” de alguna gente que apoya a Danilo Astori, se encuadran dentro de la misma estrategia: bajar a José Mujica de la candidatura presidencial.

Si José Mujica no cae en las provocaciones -aunque en determinados momentos responda con firmeza porque la tolerancia tiene ciertos límites-, sigue mostrando sus propuestas y llegando a la gente con su autenticidad, en octubre será el nuevo Presidente de los orientales, sin lugar a dudas.
_______________________________



(*)Escritor uruguayo-ecuatoriano.
BLOG: www.kintto.obolog.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2041 veces.



Kintto Lucas (*)


Visite el perfil de Kintto Lucas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a75869.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO