Tiempos de cambio

El baño de sangre en Gaza

La paz en el Medio Oriente está cada vez más lejana, sobre todo después del sangriento ataque de Israel contra los habitantes de la Franja de Gaza, el cual, al momento de escribir estas notas, ya ha causado más de trescientos muertos y decenas de heridos.

No hay forma de mirar hacia otro lado, escribir sobre otros temas e ignorar lo que ha sido esta brutal operación militar que revela no otra cosa que el poco aprecio por la vida humana por parte de quienes la ordenaron y ejecutaron. No hay causa ni objetivo en el mundo que pueda justificar estas acciones criminales que ya han recibido el repudio internacional. Seguramente no faltarán voces que respondan a este punto de vista con el argumento de que la misma condena merecen los ataques realizados contra territorio israelí desde el lado palestino. Por supuesto que no acompaño acciones que tengan como objetivo atentar contra la vida de personas inocentes, sean judías, árabes, chinas, latinas o de cualquier parte del planeta. No comulgo con el terrorismo, en ninguna de sus presentaciones.

Este conflicto es sumamente complejo. Y el objeto no es analizar sus causas y determinar quién tiene la razón histórica. Lo cierto es que la Organización de las Naciones Unidas ha emitido numerosas resoluciones que han sido incumplidas por Israel. La situación de la población palestina en los territorios ocupados es deprimente. Más allá de la línea política y militar de movimientos radicales que no reconocen la existencia de Israel y que privilegian la lucha armada para hacer realidad la aspiración de un Estado palestino, está un pueblo que ha pagado ya con suficiente sangre y suficientes muertos la incapacidad de las instancias internacionales para obligar al Estado de Israel a ponerle coto a sus prácticas que, a decir por lo ocurrido en los últimos días, no pueden sino ser catalogadas de genocidas.

Y la reacción del saliente gobierno de los Estados Unidos frente a estas últimas acciones ha sido de lo más decepcionante. Los voceros del Departamento de Estado han fijado una posición que no sólo justifica las acciones de Israel sino que prácticamente le dan el visto a nuevas incursiones militares. Es muy lamentable que la administración Bush le deje al nuevo gobierno ese caramelo envenenado en el Medio Oriente y no haga ningún esfuerzo por contener a su incondicional aliado.

También es lamentable que la ONU no esté en capacidad de hacer cumplir la voluntad de la absoluta mayoría de los países que la integran. El veto aplicado por Estados Unidos en este caso es una de las camisas de fuerza que no permiten hacer realidad la voluntad de las naciones del mundo. Hoy tiene más vigencia que nunca la propuesta de reformar los estatutos y la estructura de Naciones Unidas para que se pongan a tono con la realidad actual. Es necesario, por ejemplo, eliminar el derecho a veto y recomponer el Consejo de Seguridad bajo nuevas reglas de juego. De lo contrario la búsqueda de un estado de paz y de justicia internacional será una quimera.

Paradójicamente, acciones como las realizadas por el ejército de Israel fortalecen a los movimientos palestinos armados que asumen las posiciones más radicales y se niegan a aceptar la existencia del Estado hebreo y rechazan la eficacia de los mecanismos de diálogo para resolver el conflicto en el Medio Oriente. El panorama es desolador. Todo indica que el derramamiento de sangre continuará, de lado y lado.

No rechazamos la existencia del Estado de Israel. De hecho nuestro país mantiene relaciones con esa nación, pese a que han atravesado por circunstancias difíciles, precisamente por coyunturas como la actual. Pero también reivindicamos el derecho del pueblo palestino a una patria libre e independiente. ¿Cuántos muertos hacen falta para que esto se haga realidad algún día? ¿Seguirán predominando el odio y el fanatismo por encima del diálogo? ¿El nuevo gobierno norteamericano facilitará o complicará las cosas? Aunque no parece realista, tratemos de no perder el optimismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2607 veces.



Vladimir Villegas

Periodista. Ex-presidente de VTV, ex-viceministro de Relaciones Exteriores para Asia.

 vvillegas45@gmail.com      @VladiVillegas

Visite el perfil de Vladimir Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: