George W. Bush "in solitude" y el caballo Fidel "Laudare Solidarias"

Washington habló; Bogotá se “arrechó”, y “Me$ico City” se solidarizó…y la verdad se impuso. Insólito pero cierto…no era Punta del Este ni la tristeza del recuerdo del asesinato de un demócrata: Salvador Allende; era la dignidad latinoamericana, centroamericana y El Caribe: oriental, central y occidental que a “fuerza de solidaridad” se impuso en la sede ¿temporal? de la Organización de Estados Americanos. Todo comenzó con una decisión que nos permitimos calificar de “torpe” por parte del Gobierno de don Álvaro Uribe Vélez al aprobar acciones militares de guerra de posición y, pública y oficialmente, aceptadas a nivel de Presidentes y Jefes de Estado en la Reunión del Grupo de Río celebrado en la República Dominicana, por el susodicho “no rolo”.

La OEA, antes de Santo Domingo, había decidido llamar a los Cancilleres de los países miembros a una reunión, con carácter de urgencia, a discutir el futuro informe levantado “in situ” por el Secretario de la OEA plus una delegación de Embajadores aceptados. Pero el informe iba a contravenir la decisión alcanzada por los Presidentes y Jefes de Estado en la reunión del Grupo de Río por dos evidentes razones: la presencia de la delegación del Gobierno de George W. Bush en la reunión de Cancilleres en Washington a la cual no asistió la Dra. Condoleezza Rice (un agravio a la majestad de la OEA demostrando su irrespeto a la Organización, sus estados-miembros y sus decisiones oficiales); y, el evidente irrespeto a las “Majestad” de la Presidencia y Jefatura de Estado de los países miembros por parte de los “vencidos” por aquello de que “Presidente mata ministro”.

El primer resultado de la decisión aprobada con la reserva al punto 4to del texto por la delegación del Gobierno de Bush, mas allá del evidente triunfo de la condena a la violación de la soberanía de un estado miembro –Colombia- a otro estado miembro –Ecuador-; de la ratificación de la voluntad política de los estados-miembros que están por la paz en el continente y a favor de la mayor y mejor distribución del desarrollo económico, social, educacional, salud y “bien vivir” de las sociedades multiétnicas y culturales de sus respectivos pueblos, es la evidente e irrefutable derrota de las políticas violadoras de los destinos decididos por los países del continente americano por parte del Gobierno de los Estados Unidos de América y, en particular, por las políticas impuestas e impulsadas por el Presidente George W. Bush desde la Casa Blanca. Debemos, por honestidad profesional, comentar que la derrota norteamericana se veía venir cuando la Dra. Condoleezza Rice tomó el avión y se fue, directamente, a Moscú a discutir con Putin la instalación de los misiles anti-Irán que desea colocar el Gobierno de Bush en Polonia y la República Checa.

El segundo resultado sería la “realidad-OEA” en función de los reales intereses de los países miembros de dicha Organización con su actual composición. La realidad es que “no están todos los que son; ni son todos los que están”. La Comunidad Americana debería, descarnadamente, repensar la propuesta de Daniel Ortega sobre la necesidad de conformar una organización que vele por los verdaderos y reales intereses de las naciones de la Comunidad Americana sin los Estados Unidos de América. Con ello no queremos ni deseamos decir que deberíamos “darle la espalda” al “gigante del Norte”. Queremos resaltar que la comunidad de intereses de la Región Americana entran en franca contradicción con los intereses de Estado de los Estados Unidos de América. Esa asimetría nos lleva, permanentemente, a enfrentamientos que y tomando en cuenta la recién terminada reunión de Cancilleres en Washington, los niveles de decibeles están en franco y agudo crecimiento.

En y con la reunión de Cancilleres, se han, descarnadamente, evidenciado quienes somos; que queremos; como deseamos alcanzar nuestros autóctonos objetivos; y las diferencias de percepción de las realidades políticas propias y ajenas y como manejar nuestras propias realidades a lo interno en cada uno de los países de la Comunidad Latinoamericana, Centroamericana y El Caribe pero siempre en constante y permanente solidaridad cuando los países miembros así lo decidan y requieran, respetando los principios básicos de las Relaciones Internacionales y del Derecho Internacional tanto Público como Privado.

Una tercera conclusión sería que hay Presidentes que están en franca “soledad” (solitude); que no todos los ex-Presidentes son “jarrones chinos”; y que no todas las democracias son “suizas”. Nos explicamos. Ha quedado en franca evidencia que el señor Presidente de los Estados Unidos de América, George W. Bush, está, a nivel continental, evidentemente, en “decadencia”. No es que la Majestad de la Presidencia de la potencia mundial, EEUU, se haya deteriorado con las decisiones políticas de Bush sino que las políticas, tanto a lo interno como a lo externo, del Gobierno de Bush, ha entrado en profunda contradicción con las realidades socio-económicas y financieras en lo nacional norteamericano y en sus relaciones exteriores con la Comunidad Internacional. En este punto, Hugo Rafael Chávez Frías tiene razón. Esas realidades políticas están “arrinconando” a un Presidente que, en estos momentos, a nuestro criterio y por sus propias declaraciones y las opiniones ajenas a sus políticas, no está en control de su propio Gobierno. ¿Quién es la persona con quien dialogar? A nuestro modesto criterio: la Dra. Condoleezza Rice. ¿Por qué?

El periplo realizado por la Dra. Rice a Brasil y Chile para nada fue inocente. Incluso consideró en sus declaraciones que Chávez no era un peligro para la Región y que el Gobierno de los Estados Unidos de América tiene relaciones con gobiernos de izquierda. La Dra. Rice acaba de tender una mano al Gobierno Bolivariano para establecer, muy probablemente, ciertas reglas de juego que permitan alcanzar ciertos acuerdos URGENTES para la Administración Bush. ¿Cuáles serían esos acuerdos?

En primer lugar, es nuestro parecer, la Administración Bush, muy probablemente, la Secretaría de Estado, ha llegado a la conclusión de su propio aislamiento consecuencia de políticas diseñadas por el Secretario de Defensa anterior a Robert Gates y el Comando Sur sobre la “tradicional estrategia anti-comunista”.

En segundo lugar, y es perfectamente comprobable, las políticas de solidaridad desarrolladas por el Gobierno Bolivariano del Comandante Chávez Frías, han “calado” tanto a nivel de mandatarios como de pueblos del continente americano. Estás políticas bolivarianas están en perfecta asimetría con las políticas de “patio trasero” que mantiene el Poder (Müller dixit) de los EEUU de América hacia la Región.

En tercer lugar, el Continente Americano está bendito por Dios con materias primas: petróleo; hierro; bauxita; oro; uranio; cobre; sal; fosfato. Tierras prósperas para el cultivo de alimentos para la población de toda América incluido los EEUU de América. El continente tiene agua, bosques (maderas), fauna, flora y peces que ni Europa ni Asia tienen en demasía y que las “nuevas políticas” hacia África aunque es un continente rico en todas estos “comodities”, está en perfecta competencias entre las Potencias.

Estas realidades deben estar en la mesa de discusiones de todos los think tank y del Gobierno de los Estados Unidos de América. La Revolución Bolivariana es clara en sus objetivos y sus propuestas como también en el permanente respeto hacia los demás países tanto del área como extra-continentales pero bajo la égida de la paz, la solidaridad y el humanismo.

 

delpozo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1702 veces.



Miguel Angel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a53381.htmlCd0NV CAC = Y co = US