Fidel y la errática lógica de los lacayos

Al difunto Jorge Mas Canosa se le empequeñeció el dedo índice de tanto golpearlo contra la mesa al momento de predecir, año tras año, la muerte de Fidel. “Este año si cae Fidel”, le decía a los crédulos afiliados de la Fundación Cubano Americana que él presidía y que ha sido la autora de muchas agresiones contra la isla, algunas evidentemente terroristas.

Una cosa realmente extraña en torno a los detractores de Fidel, es que a éste lo acusan de barbaridades que aquéllos si han protagonizado. Por ejemplo, a Fidel lo acusaron por varias décadas de fomentar el terrorismo en América Latina, y quienes ejercieron en verdad, de manera cruel y despiadada esa práctica deleznable, fueron sus eternos enemigos Luís Posada Carriles y Orlando Bosh, agentes del Gobierno de los Estados Unidos, que en 1976 hicieron explotar el avión de Cubana de Aviación que llevaba a jóvenes deportistas del equipo de esgrima.

¿No fueron, acaso, los más furiosos anticomunistas quienes impusieron el terrorismo de Estado a los pueblos del Cono Sur, con sangrientos Golpes de Estado y consiguientes dictaduras, hasta llegar a instaurar una transnacional del terror como fue la llamada Operación Cóndor que persiguió, torturó y asesinó a gente de izquierda en todo el continente?

Es la lógica fascista de la mentira repetida la que han querido imponer.

¿Qué no predijeron que sucedería tras la caída de la Unión Soviética? Se equivocaron porque no entienden ni entenderán la determinación histórica de un pueblo decidido a construir su destino sin tutelas imperialistas. Y es allí donde radica la mágica fortaleza y claridad de un liderazgo como el de Fidel, en que se apoya en la claridad y fortaleza de todo un pueblo unido y heroico.

Por eso hemos escuchado otra vez tantas babosadas de los ignorantes habladores de paja que colman la radio y televisión de este país. Vergüenza ajena me dio oír a un locutor entrevistando a uno de esos “internacionalistas” que han proliferado como el cadillo bobo, donde ambos se festejaban en la especulación de que Fidel estaba muerto. Cuidado y les pase lo que a Mas Canosa, que lleva diez años enterrado y Fidel allí, campante y triunfante.

No se han dado cuenta que en Cuba existe una vanguardia organizada que gobierna en equipo bajo directrices que son el resultado del debate de todo el pueblo. No se han dado cuenta que hay todo un pueblo gobernando y construyendo en forma conciente las bases de una sociedad futura, más justa, igualitaria, ecológica y humanista. El socialismo, que es lo que nos mueve a ser mejores cada día.

Estos anticomunistas de pacotilla se imaginaron una hecatombe en Cuba al anunciarse la salida de Fidel del Gobierno. Creyeron siempre que eso sólo ocurriría por el deceso del líder. Se imaginaron la isla disolviéndose en el mar como una pastilla efervescente. Se volvieron a equivocar. Ni Cuba se deshace ni se acaba la Revolución. Hoy menos que nunca.

Fidel, desde su lecho de merecido reposo, con la paz espiritual que da el deber cumplido, y, la satisfacción personal de saberse amado y admirado por todos los pueblos del mundo, especialmente por los nuestroamericanos, asume su nueva situación de adulto mayor con limitaciones de salud para ejercer las difíciles funciones públicas de un Jefe de Estado. Así de sencillo. Es la actitud lógica de un revolucionario que sabe perfectamente que más allá del ser individual está la historia. Y la historia por venir está llena de las enseñanzas de Fidel. Es lo que no entienden ni aceptan los escasos de humanidad, los pobres de espíritu que han soñado, ilusamente, con la muerte de un inmortal.

caciquenigale@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1813 veces.



Ildefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: