Las FARC y el ELN tienen una casa en el aire

El titulo del vallenato de Rafael Escalona, “La Casa en el Aire”, puede muy bien servir para titular esta nota y para significar lo que pretende decir el presidente Uribe y los personeros de su gobierno cuando niegan la existencia de la guerra en Colombia. En consecuencia niegan la existencia de zonas ocupas por la guerrilla. En consecuencia la inexistencia de las FARC y el ELN: En consecuencia el ejercito colombiano dirigido por militares gringos pelea con fantasmas. En consecuencia el 80% del presupuesto nacional y los dólares gringos para financiar la guerra, alguien se los está robando, por cuanto no hay guerra. En consecuencia la “seguridad democrática”, tampoco existe, ¡para qué! si en Colombia no hay guerra. En consecuencia el gobierno venezolano no tiene tropas ni bases militares ni aeropuertos ni vigilancia en la frontera para cuidarle la guerra a la oligarquía colombiana; sino, que los tiene por gusto, porque allá hay muchas divisas del petróleo y en algo hay que gastarlas. En consecuencia, el Ecuador tampoco es víctima de las agresiones del ejercito y la aviación colombiana, las fumigaciones con glifosfato, “son vainas de los ecuatorianos”, que hasta se les ha ocurrido decir que el Ecuador por el Norte limita con las FARC ¿cuáles FARC? ¡si no existen! Repito, “son vainas de los ecuatorianos”. En idéntica situación están Panamá y Brasil, cuidándole a la oligarquía colombiana una guerra que no existe. Esa guerra debe ser realismo mágico que se escapó de algún capitulo de “Cien Años de Soledad”. Parece que Uribe “no tiene quien le escriba” y le diga que en Colombia si hay una guerra y va a cumplir 60 años. Uribe vive en una nube sobre la cual está montada la “casa en el aire” de las FARC

Entonces ¿los guerrilleros que entregaron a Clara y Consuelo en un pastizal del Guaviare y que Telesur le mostró al mundo, eran fantasmas? Y los relatos de Clara y Consuelo sobre la vida en la guerrilla ¿es realismo mágico?. Y ¿quién mentía? con los bombardeos y combates que impedían su salida de la selva, cuando Uribe en Villavicencio con voz vociferante y rostro demudado, dice; “¡Mienten las FARC!” El que miente es él por cuanto las FARC no existen. Y las pruebas de sobrevivencia de los retenidos. Y los años vividos en la selva por Clara y Consuelo recorriendo los territorios que domina la guerrilla. Y los 20.000 soldados colombianos en campaña, y las bases militares gringas.!Tampoco existen!.

Los 16.000 combatientes que según dicen, tiene las FARC, ¿En dónde viven, acaso en “una casa en el aire”? La opinión internacional sabe que las FARC desde hace muchos años tienen bajo su dominio extensas zonas de territorio: unas, de manera transitoria y otras de manera permanente. En esos territorios la autoridad es la guerrilla que constituye un Estado dentro del Estado colombiano; que cobra impuestos de guerra; que tiene el respaldo de las mayorías nacionales, y en pueblos, ciudades y zonas campesinas forman correas de suministro de alimentos, armas, proyectiles, uniformes, medicinas. Base social de la guerrilla que permanentemente es masacrada por los militares, la policía, los paramilitares. En eso ha consistido la guerra por parte del gobierno, en masacrar la base social de la guerrilla, elemento fundamental de su sobrevivencia y eso lo saben muy bien tanto los militares colombianos como los gringos. Varios generales y oficiales están sometidos a juicio por estas masacres ¿Y qué decir de los congresistas y familiares de Uribe presos por narcoparamilitarismo?

En las declaraciones de Clara y Consuelo se capta la existencia de los territorios; la organización de la guerrilla y el dominio que tienen sobre los territorios donde se movilizan. Según el “realismo mágico” esos territorios que ocupan las FARC y el ELN, son una “Casa en el Aire, solamente para que viva Uribe”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2284 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor