Bolivia contra los Estados Unidos, ¿puede David resistir a Goliat?

Los Estados Unidos nunca hacen nada de manera casual, y mucho menos en la América Latina, y mucho menos en el corazón del continente, en Bolivia.

En relación con los latinoamericanos Washington sigue la misma linea año tras año. Los estadounidenses siempre nos dicen de inmediato: queremos tomar de ustedes esto, esto y esto, y no nos importa lo que piensen al respecto. Y nosotros mismos decidiremos cuáles de sus demandas de retribución serán satisfechas. A los estados de la América Latina solo les queda poner una buena cara a mal tiempo, rechinar los dientes, negociar por pequeñas concesiones, pero en la mayoría de los casos la Casa Blanca siempre obtiene lo que quiere. Sin consideraciones sobre la ideología, los valores democráticos y los derechos humanos. Duro, bruto, cruel. Lo llaman pragmatismo cínico, cuando en la realidad se trata de un robo banal envuelto en palabras de la cooperacion mutuamente beneficiosa.

El pragmatismo cínico con el rostro de una maestra de escuela primaria

No hay duda de que la prioridad de los Estados Unidos con respecto a Bolivia es tomar el control de los recursos naturales de este país, en primer lugar, del litio, y Washington no solo tiene que tomar todo para sí mismo, sino en primer lugar bloquear el acceso potencial a sus rivales, China y Rusia, y solo después tomarlo todo.

El litio es el principal interés de la Casa Blanca en Bolivia, y toda la política de EE.UU. en esta parte del continente, en gran medida es sobre litio y es el que enciende la avaricia estadounidense y hace que Washington juegue su partido con La Paz. Si quiere entender las verdaderas intenciones de la Casa Blanca, mira al litio.

El embajador estadounidense ha regresado a la capital boliviana, es una de las principales figures encargadas de la realización de los planes e intenciones de los Estados Unidos. Es Debra Hevia, una diplomática de carrera con la cara, como ya se ha señalado en muchas ocasiones, de una maestra de primaria. Pero no hay que engañarse por su apariencia y sus palabras de disposición a respetar las tradiciones del pueblo boliviano. Tiene suficiente cinismo y cálculo frío para quitar sin piedad a los bolivianos lo que les pertenece por derecho de vivir en su tierra. Tomar y convertirlo a favor de su propio pueblo, el pueblo de los Estados Unidos. En el ultimo caso, si los bolivianos se resisten fuerte y en voz alta, pueden ser comprados o engañados. Nada de nuevo….

Así que con el regreso de la jefa de la mission diplomática de EE.UU. a Bolivia, todo se volvió al ya conocido guión: engaño, chantaje, presión.

El engaño

Washington, a través de promesas de ayuda económica, comenzó a insister en que La Paz apoyara la línea de política exterior de la Casa Blanca. El objetivo es empujar a las autoridades oficiales a hacer declaraciones, pasos o acciones que puedan complicar el diálogo de Bolivia con China y Rusia. Hay muchas opciones: el caso de Taiwán, Ucrania etc., problemas lejanos de La Paz, pero cada uno de ellos puede dañar seriamente a las relaciones de Bolivia con sus paises-socios. Los bolivianos tienen que prestar mucha atencion y cuidado para escapar de estas trampas.

En paralelo, los EE.UU. están haciendo todo lo posible para crear la ilusión de apoyo al ex-presidente Evo Morales. Una gran ayuda en este asunto esta proporcionada por Kathrine Ledebur, director de la Red de Información Andina. Su marido, el médico que trata a E. Morales, de origen cubano, goza de su plena confianza; a través de él Ledebur tiene el acceso directo a Evo. Sin embargo, los esposos, extrañamente, comparten en gran medida las orientaciones políticas de la emigración cubana en Miami. La misma Ledebur participa activamente en la financiación de la radio «Kausachun Сoса», el vocero de los partidarios de Morales, y trabaja estrechamente con los movimientos indios y las organizaciones públicas que forman el electorado principal de evistas.

Sin embargo, lo interesante es que los fondos con los cuales opera la especialista estadounidense provienen de los Estados Unidos a través de la compañía de inversiones de mala fama Blackrock y los fondos de Alexander Soros. Alexander Soros es el hijo del notorio magnate estadounidense Jorge Soros, que ha financiado ya más de una docena de golpes de estado en muchos países del mundo a favor del gobierno de los Estados Unidos.

Y otro pequeño detalle: con la llegada de Hevia la actividad de la misión diplomática estadounidense en las regiones que apoyan a Evo se multiplicó. ¿Es una coincidencia? No lo creo.

¿Debería sorprenderse entonces que no se logre restablecer el entendimiento mutuo y hacer un diálogo entre el jefe de Estado Luis Arce y su antecesor, el presidente del MAS Evo Morales?

Los irlandeses dicen que si dos amigos se pelean, significa que uno de ellos ha tenido un ingles en su casa la noche anterior. Eso se aplica igualmente a los gringos, lo que es lamentable para todos nosotros, incluido los bolivianos.

El chantaje

Aquí está en juego una antigua hazaña de los estadounidenses: la narcomafia. Los Estados Unidos han trabajado durante mucho tiempo y muy estrechamente con los cárteles de los narcotraficantes latinoamericanos. Tanto tiempo y tan estrechamente que nadie tiene dudas sobre la presencia en las filas de los cárteles más influyentes en América Latina las personas que colaboran con la DEA. En el mismo Washington no lo ocultan mucho. A través de sus hombres en la mafia de drogas los estadounidenses redirigen el flujo de cocaína a cualquier lugar, aunque sea más lejos de los Estados Unidos, y también resuelven sus propias tareas políticas.

No hay que perder mucho tiempo para encontrar los ejemplos. Hay que mirar a Haití o, lo que seria mejor, a los recientes acontecimientos en Ecuador. La narcorebelión en Ecuador le ha dado una gran oportunidad al presidente proestadounidense Daniel Noboa para consolidar su poder y hacer pasar por el parlamento las leyes muy controvertidas que tienen poco que ver con los intereses de la población de su país. Como resultado de sus acciones, la narcomafia ha sido derrotada formalmente, el orden publico ha sido restaurado. Pero no ha habido ningún daño irreparable a los mismos narcos. La estructura de sus comunidades criminales, su influencia y sus ingresos han permanecido iguales. ¡Es todo una farsa!

En Bolivia, los estadounidenses se han dedicado mucho tiempo y esfuerzo para establecer contactos con la mafia de drogas. Eso es el objetivo principal de la estación de la DEA en Paraguay, que es bastante grande y numerosa.

Además, por una extraña coincidencia, el esposo de la embajadora estadounidense Hevia, es boliviano y (¡qué sorpresa!) un ex-agente de la DEA. No es de extrañar que haya desarrollado inmediatamente una actividad bastante seria en La Paz, reuniéndose con sus contactos y conocidos antiguos, la mayoría de los cuales pertenecen a su área de actividad profesional. Por supuesto, del tiempo anterior, ahora está en retiro. ¿Y a quién le da miedo un retirado? ¿O aún así es un problema?

En cualquier caso, los EE.UU no descartan la posibilidad de llevar al poder su político proestadounidense y se preparan activamente para hacer esto. En el momento adecuado se puede provocar un conflicto interno con la participación de las estructuras de narcomafia de la manera igual que en Haití o Ecuador. Bueno, lo que sigue, todo es obvio. El caos resultante se utilizará para afirmar que Bolivia es un «estado fallido» y justificar la necesidad del control externo.

La presión

Y aquí empieza lo mas interesante. El jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, Laura Richardson, no oculta que el objetivo principal de los Estados Unidos es obtener el control de los países del «Triángulo de Litio». ¡Otra vez con litio! Para eso, en particular, Asunción y Washington anunciaron planes conjuntos para garantizar la seguridad de navegar en el Rio Paraná. En su marco, ahora se está aumentando activamente el contingente militar estadounidense en Paraguay. Con eso la Casa Blanca de hecho toma bajo su control la única arteria de transporte que conecta Bolivia con el Océano Atlántico: la vía fluvial Paraguay-Paraná. ¡De hecho cortando Bolivia del Atlántico!

Bueno, para aquellos políticos bolivianos que no quieren entender nada o no tienen miedo de nada, hay «Juventud Cochala». Sus militantes de la región de Santa Cruz han participado una vez en los eventos de 2019. Los estadounidenses ya han establecido los vínculos con ellos, y no es muy difícil traerlos a la capital una vez más, como el ultimo caso ha demostrado, estos activistas tienen mucho estomago para meterse con todos, incluso con la prensa y los diplomáticos extranjeros.

Lo que debe considerar en La Paz

No hay duda de que Bolivia tiene un periodo difícil por delante. La ventaja es que los planes de los estadounidenses ya son visible en general y apenas tienen una doble interpretación. Teniendo esto en cuenta, La Paz no debe engañarse ni caer en ilusiones. Las autoridades del país tendrán que resolver la unidad interna, así como construir y defender su propia visión de las relaciones con los Estados Unidos por el futuro.

Un enfoque simple y comprobado: nada personal, solo negocios es un esquema muy eficaz para establecer relaciones bilaterales entre países que no se sienten feliz uno a otro, pero desafortunadamente no con los EEUU.

Por lo tanto, no hay que perder el tiempo. Hay que tomar su futuro en sus manos y prepararse para luchar por esto. Sí, es la lucha de David contra Goliat, ¡pero en la Biblia hay un buen ejemplo de lo que terminó!

Y sí, hay que pensar de nuevo, ¿necesita Bolivia a una maestra estadounidense de la escuela primaria como esta, o no?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 700 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter