Estados Unidos e Israel están destruyendo el medio oriente para ocultar su desastrosa derrota en Gaza

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

*/Mientras más se prolongue el horror, peor será para Washington y para su estado clientelar israelí./*

A Estados Unidos e Israel les queda una sola opción razonable y esa es terminar el genocidio en Gaza, imponiendo un cese inmediato al fuego, según el Profesor iraní,

Mohammad Marandi.

Mientras más se prolongue este horror, peor será para Washington y su estado clientelar israelí.

Pero he aquí su dilema auto derrotista. Estados Unidos e Israel parecen incapaces de tomar una decisión racional debido a que están desesperados por ocultar la completa derrota que Estados Unidos y el régimen israelí apoyado por Occidente en la cual ya se encuentran inmersos en Gaza.

Las crecientes pérdidas militares de las tropas israelíes en Gaza están correlacionadas con los crecientes ataques misilísticos contra Yemen por parte de Estados Unidos (y Gran Bretaña).

Esta degradada dinámica está conduciendo hacia una guerra total más amplia en la región del Medio Oriente, una en que Estados Unidos e Irán se convertirán en antagonistas directos.

Si Estados Unidos e Israel se desplazan en esa dirección, cosa que se ve crecientemente como inevitable, entonces enfrentarán una derrota definitiva como lo señala el Profesor Marandi.

Irán y sus formidables aliados en Irak, Siria, El Líbano, Yemen y en otras partes, cuentan con la capacidad militar para asestar un golpe demoledor.

El eje de la resistencia no puede ser derrotado militarmente, Marandi señala que Israel ha fallado al tratar de eliminar a los militantes palestinos de Hamas en Gaza después de tres meses de incesante bombardeo con ilimitado apoyo militar y político de parte de Estados Unidos.

La horrorosa masacre de civiles –mujeres y niños destrozados día a día—solo está demostrando la abismante criminalidad del estado de Israel y de sus patrones occidentales. Se trata de una irremediable pérdida de credibilidad política y moral ante los ojos del mundo, incluyendo a la mayoría de los ciudadanos occidentales.

La exhibición de abierta –nauseabunda—hipocresía, duplicidad y salvaje criminalidad, resulta fatal para las potencias occidentales y para su clientela israelí.

Si Estados Unidos e Israel escalan hacia la ampliación de la guerra en las próximas semanas, se encontrarán con opositores más fuertes que sin duda los destrozarán. Como lo implica Marandi, el poder de fuego visto hasta ahora de las diferentes agrupaciones de resistencia, es solo una fracción de lo que viene de parte de los enemigos de Estados Unidos e Israel.

Además del poder de fuego militar, están las catastróficas consecuencias de la ruina económica global para Estados Unidos y sus aliados occidentales que ya se encuentran desgarradas por crisis políticas y económicas.

Marandi señala una importante diferencia, es que Estados Unidos no está irremediablemente siendo manipulado por Israel y su maquiavélico líder, Benjamín Netanyahu.

Él sostiene que por último Estados Unidos tiene el látigo sobre su perro de presa israelí. El bombardeo de Yemen y los asesinatos cometidos por Estados Unidos en toda la región, todo indica una deliberada política de escalada bélica de parte de Washington.

Por supuesto que hay contradicciones tales como se informa que el gobierno de Biden expresa preocupación debido al riesgo de una guerra más amplia con Irán si las tropas de Estados Unidos son eliminadas en Irak o Siria.

Pero Estados Unidos como potencia imperial es irracional. Está tratando de acentuar su poder imperial estimulando la guerra a pesar que la guerra conduce hacia su histórico colapso.

No obstante el Profesor Marandi con confianza asegura que los iraníes no le tienen miedo a Estados Unidos o Israel con su poderío nuclear. "Durante mi vida he visto como el apartheid de África del Sur colapsó y el armamento nuclear no lo salvó", acota.

Y luego agrega, el mismo destino está aguardando a Israel.

El Profesor Marandi pronostica que el estado de Israel se enfrenta a un colapso terminal a partir de su propia corrupción interna e incorregible ilegalidad perpetradas durante ocho décadas, contando con la plena complicidad occidental. Israel no es un estado independiente y viable, señala. Se desintegraría sin el apoyo permanente norteamericano y europeo.

Estados Unidos y las potencias occidentales se han involucrado en la criminalidad del régimen sionista y están también condenados por la reciente fase genocida en Gaza.

El mundo ha visto este genocidio en vivo por televisión. Israel, Estados Unidos y sus socios europeos son parias ante los ojos del mundo.

Esa es la base para su última e irreparable derrota.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

board@strategic-culture.su








 


 




 















 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 903 veces.



Finian Cunningham

Analista internacional


Visite el perfil de Finian Cunningham para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: