Pulsión de muerte: fin de la humanidad

La forma en que el capitalismo se ha desplegado por todo el orbe desde hace ya un par de siglos globalizando (igualando) modas y costumbres por doquier, en general impuestas a la fuerza, ha ido creando una cultura de consumo y despilfarro que parece ya muy hondamente instalada en la población, sin miras de retirarse en lo inmediato. Por el contrario, tiende a profundizarse: "salir de la pobreza" es sinónimo de comenzar a consumir. Eso toca a toda la humanidad, con distintos grados de acceso al consumo; un ciudadano estadounidense consume al menos 100 veces más que uno del África; por ejemplo: 150 litros diarios de agua contra 1 o 2 de un africano. Pero también en este golpeado continente se han instalado esas pautas, y "salir de la pobreza crónica" de allí, dadas las formas en que el capitalismo se expandió, pasa por consumir los productos que el hoy propagado globalmente capitalismo ofrece. Un africano "exitoso", entonces, se mira en el espejo de cualquier occidental "exitoso" -Hollywood mediante- y buscará comprarse el Ferrari de lujo, usar ropa de marca y viajar en avión en primera clase. Esa cultura, hoy por hoy, llegó para quedarse. La cuestión es cómo lograr un desarrollo alternativo que pueda generar otra cultura. El socialismo la propone.

Los 500 millones de campesinos pobres que la República Popular China sacó de la indigencia rural en estos últimos años gracias a su socialismo de mercado, instalándolos en urbes -en general megaurbes de muchos millones de habitantes-, convirtiéndolos en obreros industriales y/o profesionales, ahora son personas de clase media que consumirán igual -o quizá más- que un occidental (estadounidense o europeo). ¿Es eso sostenible? Sin dudas el hiperconsumo al que nos llevó el modo de producción capitalista es inviable. La huella ecológica que va dejando el paso del ser humano por la Tierra en esta perspectiva de capitaloceno es suicida. El planeta Tierra ya no resiste tanta presión. De ahí que voces autorizadas en el tema ven que este modelo de desarrollo está creando nuevas zoonosis (enfermedades producidas por el descalabro medioambiental), tal como la reciente pandemia de COVID-19, preámbulo de otras por venir:

"El cambio en el uso del suelo, la destrucción de los bosques tropicales, la expansión de las tierras agrícolas, la intensificación de la ganadería, la caza, el comercio de animales silvestres, y la urbanización rápida y no planificada son algunos de los factores que influyen en la propagación de virus con potencial pandémico",

informa la Universidad de Harvard (Estados Unidos), en un circunstanciado estudio. La idea de consumo voraz, casi hedonista, que parece ya haberse instalado en forma permanente, obra en contra de la sobrevivencia misma del colectivo. Así como está concebido, ese modelo lleva a la autodestrucción, por lo que es imprescindible generar nuevas formas de relacionamiento que sirvan a la totalidad de la población mundial, y no solo a grupos determinados.

Todo lo cual obliga considerar que podrán existir élites super privilegiadas que ya están pensando en abandonar este mundo para instalarse fuera, en algún lugar menos "contaminado", más vivible. Y que el pobrerío resista aquí como pueda.

De la mano de esto, y como otra catástrofe a la que todo el mundo se enfrenta, aparece el problema de la posible guerra nuclear. Si es cierto que las hipótesis de conflicto de las grandes potencias en este caso hablan de uso de armas atómicas tácticas -no las más tremendamente letales: los actuales misiles (estratégicos) tienen cargas hasta 30 veces más potentes que las bombas lanzadas en Japón en 1945-, la posibilidad real es el uso de todo el potencial acumulado: tácticas y estratégicas. Dado que nadie quiere perder en una guerra, el desarrollo de un conflicto bélico puede llevar a consecuencias impensables, a salidas virtualmente "locas". De las guerras se sabe cómo comienzan, pero nunca cómo terminan. Nadie quiere disparar los misiles intercontinentales, pero si alguien los usa, la respuesta del otro lado es inevitable. Incluso, así se destruyera completamente una de las potencias enfrentadas, las respuestas van más allá de la intervención humana, porque son robots especialmente preparados los que devolverían el golpe, ya no los humanos vencidos. Y no hay antídoto contra eso. Si no es por la muerte instantánea en el momento de recibir los impactos, la lluvia ácida provocada por las posteriores nubes radiactivas, y el prolongado invierno nuclear que seguiría (noche permanente por al menos una década con temperaturas gélidas extremas, similar a lo que sucedió hace 65 millones de años con el aerolito que cayó en la península de Yucatán terminando con prácticamente toda forma viviente en aquel entonces), todo eso acabaría con toda la actual vida sobre el planeta por la falta de luz solar. Por tanto, utilizar ese tipo de armamentos entre las superpotencias es algo que, como lo dice en inglés la abreviatura de la fórmula de la correspondiente estrategia militar: "Mutual Assured Destruction" -MAD- es algo "loco" (mad, en inglés).

Un gran conflicto internacional, con misiles estratégicos, podría tornar el planeta invivible, con esas élites escapando a paraísos extraterrestres. Aunque suene a ciencia ficción, eso es pensable. De dispararse todo el potencial, es decir: de darse una tercera guerra mundial con armas atómicas, como dijo Einstein, "la cuarta sería a garrotazos". Fue benévolo en su consideración, porque si se dispara toda esa energía, no quedaría nada en el planeta (la onda expansiva que se produciría alcanzaría la órbita de Plutón). Ya no llegaríamos ni a los garrotes: no quedaría ser humano alguno para contarlo.

Considerando todo lo anterior, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis -que no era socialista propiamente, pero tenía un muy agudo pensamiento crítico progresista-, en una serena y madura reflexión de su senectud, dijo que una tendencia autodestructiva del ser humano (la pulsión de muerte, tal como él la concibió) terminaría imponiéndose, llevando a la desaparición de esta especie. Es una intuición, una hipótesis, indemostrable en principio; lo cierto es que, viendo el mundo actual marcado tan profundamente por los valores capitalistas, la misma tiene total sentido. El afán de ganancia (se permite destruir nuestra casa común, el planeta Tierra, si eso da dinero, business are business) y la búsqueda de poder y de imponerse sobre el otro (¿quién acepta perder en un conflicto?) nos pueden llevar a la catástrofe final. Es por eso que, en defensa de la humanidad, de toda forma de vida y del planeta que habitamos, el socialismo aparece como la única salida posible. Una vez más, cobra absoluta vigencia la reflexión de Rosa Luxemburgo, retomando a Engels: "Socialismo o barbarie".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 846 veces.



Marcelo Colussi

Psicólogo. https://www.facebook.com/marcelo.colussi.33 https://www.facebook.com/Marcelo-Colussi-720520518155774/ https://mcolussi.blogspot.com/

 mmcolussi@gmail.com

Visite el perfil de Marcelo Colussi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcelo Colussi

Marcelo Colussi

Más artículos de este autor