Votar en México es escoger entre dos poderosas mafias políticas, ¿Quién quieres que te monte y te robe por seis años más?

1. En los años sesenta y setenta los jóvenes marxistas gritábamos: "No votes, lucha". El PRI, desde 1929 se adjudicaba el 90 por ciento de los votos, regalándole al PAN el 6% y el 4% a los otros partidos que, como pago recibían mucho dinero y subsidios de los gobiernos para seguir viviendo. El PRI era la gran mafia y los demás partiditos (cada uno con 10 dirigentes aprendices de mafia) recibían sus puntuales limosnas. Hoy se emparejaron las mafias: La joven mafiota es la del presidente AMLO y sus corcholatas (o sea sus más cercanos: la Sheinbaum, el Ebrard, Monreal, Delgado, Noroña, el exministro de la corte y unos 20 más que están desesperados por chuparles los huesos al presidente que reparte mucho dinero a sus apoyadores.

2. Los que votan no saben qué hacer, porque aún no les llegan los regalos de las dos mafias para saber por quién votarán. Seguro que están esperando los grandes regalos de la mafia oficial –la de López Obrador y su candidata, que controla el presupuesto público, a los empresarios y millones de "moches" a trabajadores. La vieja mafia -la del PAN, PRI, PRD- parece cansada y con pocos ánimos. El llamado pueblo nunca en la historia ha participado; eso ni a los gobernantes y sus partidos les ha interesado. Saben, desde hace un siglo, que todo se arregla con negociaciones y acuerdos, más la compra de votos con millones de pesos y regalos. Por ello nunca he entendido por qué la gente inteligente –que sabe que todo está arreglado entre altos políticos y empresarios- vota.

3. A los que votan, sabiendo que todos los políticos, por lo menos desde los gobiernos de Carlos Salinas hasta López Obrador sólo saben manipular, engañar, robar, incluso asesinar, yo les digo "narcisos" de narcisismo, que significa que gozan ver que se los jodan como al pueblo mexicano. Pero más de la mitad del pueblo de México no entiende ni J de la política; acude a los mítines porque los acarrean en autobuses y aviones; hoy no les dan una simple torta y refresco; les dan, además, unas horas de paseo, un día de hotel y comida. Como profesor universitario de tiempo completo puede ganar de 20 a 25 mil pesos al mes, mientras el presidente y sus cercanos, además de cada diputado o senador, cobran alrededor de 175 mil pesos al mes. (siete veces).

4. El salario mínimo de los trabajadores, que se pensó llegaría a 500 pesos al día, es de apenas de 248 al día, 7 mil 490 pesos al mes. La miseria continúa, aunada el enorme desempleo y a millones de trabajadores informales en las calles. Mientras tanto los grandes empresarios están felices porque el gobierno de López Obrador apoyó la multiplicación de sus ganancias. Al finalizar el gobierno del presidente Obrador, como todos sus antecesores, será aplaudido por sus seguidores y repudiado por sus críticos. Será igual que todos Que nunca declararon en funciones los miles de millones que habían acumulado, pero al poco tiempo fueron saliendo sus gigantescos negocios junto a los de sus hijos y familiares. Los políticos son sabios para esconder sus fechorías. Entonces Narciso, ¿vas a votar? (22/II/24)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 682 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: