Lo inútil de la ONU

Una vez que los humanos abandonan los instintos germina la razón y con esta las ideas, es decir, la representación mental que surge a partir del razonamiento o de la imaginación de una persona. Son las ideas las que derivarán en un proceso mental más complejo que dará origen a los conocidos inventos. Estos no son más que el objeto, técnica o proceso que posee características novedosas y transformadoras. Los inventos, no necesariamente son buenos, algunos son muy útiles, otros nocivos y otros inútiles. Los primeros, son inventos que han hecho posible crear nuevos instrumentos o conocimientos que ayudan a mejorar la eficiencia, optimizar las condiciones de vida y, finalmente, vivir mejor y alargar la esperanza de vida. Contrariamente a estos se conocen los inventos nocivos que atentan, no solo contra la vida y salud de las personas, sino también conllevan a la destrucción del planeta. Entre estos se destacan las guerras, las drogas, las religiones, la comida chatarra, los nacionalismos, las doctrinas perniciosas, la contaminación, entre tantas novedades que han causado y causan desgracias a millones de personas. A los anteriores debo destacar otros inventos, que a pesar de ejercer influencia en miles de millones de personas, son tan inútiles que nunca han servido para nada. Entre estos debo destacar los dioses, los ángeles, los arcángeles, el diablo, el alma, el espíritu y finalmente, entre tantos, la ONU.

Desde hace miles de años, desde que los humanos han buscado la explicación de diversos fenómenos naturales aparecieron los sacerdotes quienes, para justificar su presencia en las tribus y clanes inventaron a los dioses y a las diosas. Estos han sido muchos en la historia de la humanidad, entre los que puedo nombrar Zeus o Júpiter, Hera o Juno, Poseidón o Neptuno, Hades o Plutón, Deméter o Ceres, Atenea o Minerva, Ártemis o Diana, Afrodita o Venus, Hestia o Vesta, Dionisio o Baco…según se conocían en Grecia o en Roma. Tales dioses tenían mucho en común, eran seres supremos, poseedores poderes sobrehumanos, eran omnipotentes, vengativos, volubles, egocentristas, crueles, promiscuo, jueces, protectores, creadores, salvadores del universo y de la humanidad, es decir, ostentaban virtudes humanas (terrenales) y no humanas (celestiales.) En todas las civilizaciones, cada dios tenía un sacerdote quien actuaba como intermediario entre la deidad y los seres terrenales. Pasado el tiempo, en vista de que tales dioses no cumplían con las expectativas de sus fanáticos, fueron desapareciendo y se inventan otros. De estos, tanto de los nuevos como de los viejos dioses, no quedan más que unas enormes esculturas que hoy se resguardan en algún museo, o se exhiben en una plaza con la cara y el cuerpo manchadas con la catinga de las aves.

Cuando la sociedad se hizo monoteísta fueron cambiaron los dioses hasta de nombres. Se inventan Yahvé, Alá, Ahura Mazda, o los dioses de la trinidad del hinduismo, la llamada Trimurti integrada por Brahma, Visnú y Shiva. En fin, son muchos los dioses de otras religiones monoteístas y politeístas cuyos feligreses todavía persisten en la creencia en una o en numerosas deidades. En el mundo occidental la religión predominante es el cristianismo con dos grandes modalidades la religión Católica Apostólica Romana y el Protestantismo las cuales tienen un Dios común por el cual se han matado miles de fanáticos. Este dios, es el llamado Yahvé entre los evangélicos y simplemente Dios entre los católicos, el cual posee tres facultades: es omnipresente, omnipotente y omnisciente, facultades atribuidas solo a una divinidad. Esto quiere decir que únicamente Dios puede estar en todos lados a la vez (omnipresente), además de contar con poder ilimitado (omnipotente) y saberlo todo (omnisciente). Para no hacer un tratado teológico sobre este tema, para resumir, este dios, a pesar de sus capacidades extraterrenales nunca ha solucionado nada, los problemas de los humanos en el planeta Tierra siguen iguales. A pesar de la existencia, no presencial sino espiritual, de tantos dioses los problemas de la humanidad son los mismos desde hace miles de años. No obstante de la ayuda que tiene Dios con las vírgenes, los ángeles y los arcángeles, las desgracias continúan y cada día se agravan más. Nadie ha visto y tampoco saben ubicar el alma, ni en vida y mucho menos nunca la han visto regresar del cielo de ultratumba, para que nos informe cómo dios va remediar todo este embrollo. Así mismo, el Espíritu Santo, que aparece en forma de paloma, tampoco tiene la solución de las graves adversidades del orbe. Quiere decir que los dioses fueron un invento inútil dado que nunca han resuelto ni resuelven las mismas adversidades y desgracias que acosan a los humanos desde hace miles de años.

Otro de los organismos inútiles que inventaron los seres humanos es la llamada "Sociedad de las Naciones". Esta asociación es la precursora de las Naciones Unidas, concebida durante la Primera Guerra Mundial. La Sociedad de las Naciones se estableció en 1919 en virtud del Tratado de Versalles "para promover la cooperación internacional y para lograr la paz y la seguridad". Todavía para aquella época la mayoría de las tierras africanas estaban en manos de potencias europeas, las llamadas "colonias" las cuales se repartieron de manera desigual. Los más favorecidos fueron el Reino Unido y Francia y el menos beneficiado, Alemania. Esta desigual repartición fue una de las causas de la Gran Guerra. El primordial objetivo de la creación de la Sociedad de las Naciones fue hacer posible una seguridad colectiva que garantizase la integridad de todos los Estados, fuertes y débiles, el arbitraje de los conflictos internacionales y el desarme. Como narra la historia, tal propósito, en el futuro próximo no se cumplió, dado que debido una serie anomalías (el tratado de Versalles) dieron pie para que se iniciara la Segunda Guerra Mundial y África, continuó siendo colonias del Reino Unido, Francia, Bélgica, Portugal, España Holanda e Italia.

Era evidente que la Sociedad las Naciones no cumplió con el objetivo. No consiguió la paz puesto que en el año 1939 se desató la Segunda Guerra Mundial, como secuela de los problemas geopolíticos heredados de la Gran Guerra. Es por eso que el 24 de octubre 51 estados reunidos en California (EEUU), firman el documento fundacional que dio origen a las Naciones Unidas (ONU). Entre sus propósitos resalta mantener la paz y seguridad internacional, así mismo, proteger los derechos humanos; distribuir la ayuda humanitaria;. Además, defender el derecho internacional, Todavía para esa época muchos africanos eran parte de las colonias europeas a quienes no se les reconocían los derechos humanos y eran sometidos a una cruel explotación laboral por parte de las empresas radicadas en el mundo occidental.

Las acciones de ONU han sido erráticas durante muchos años y se convirtió en un cuerpo que solo vela por los intereses de las grandes potencias y por eso se creó el Consejo de Seguridad de la ONU. La función de este organismo es la de mantener la paz y seguridad en el mundo y está formado por diez miembros elegidos y cinco miembros permanentes: China, los Estados Unidos, Francia, Federación de Rusia y el Reino Unido. Cada uno de estos integrantes tiene un poder de veto que impide dar cumplimiento de la propuesta de una resolución que afecte a los intereses de uno de estos países. De allí lo poco funcional de este Consejo de Seguridad, mejor dicho de Inseguridad.

Uno de los graves errores cometido por la ONU fue la creación de estado de Israel en el año 1948, basado en el arrebato espurio de las tierras palestinas. Tal despojo se hizo para satisfacer los movimientos sionistas judíos radicados en EEUU y a petición del Reino Unidos y Francia quienes tenían intereses petroleros en la zona y necesitaban un gobierno aliado. Así comenzó lo que hoy se transformó en uno de los peores genocidios contra un pueblo. Actualmente son evidentes las violaciones de los derechos humanos de los palestinos; los crímenes de guerra cometidos por las tropas sionistas israelí al bombardear escuelas, hospitales y población civil ubicados en la franja de Gaza; los miles niños asesinados y otros mutilados como consecuencia de los bombardeos; el obstáculo de las tropas sionistas israelí que impide la llegada de la ayuda humanitaria internacional a la franja de Gaza…Ante todo esto, la ONU no actúa de manera concluyente para llegar un alto al fuego que ponga fin a los bombardeos que están masacrando al pueblo palestino. Hasta hoy no hay un pronunciamiento y una acción contundente de la ONU ante los crímenes del carnicero de Gaza, el Herodes de Israel, el asesino Netanhayu, quien debería estar enjuiciado, sentenciado y encarcelado como criminal de guerra.

Pero esto no es nada nuevo en la ONU, el cual no es más que un organismo inútil y burocrático. Nunca se pronunció cuando EEUU invadió a Panamá, cuando USA fue parte del asesinato de Allende, cuando EEUU propició golpes de estado en Nicaragua, Grenada, Santo Domingo, Venezuela, El Salvador, Haití. Así mismo cuando EEUU invadió a Afganistán, Irak, Siria, Libia y otros lugares de la tierra que han conocido las nefastas acciones de los marines del Pentágono. Sobre presencia ilegal de tropas de EEUU en Siria y en Irak para robarse descaradamente el crudo. La ONU se hace la sorda, ciega y muda ante las nefastas acciones unilaterales que conllevan sanciones económicas y bloqueos contra decenas de países, entre estos Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros más. La pregunta inmediata ¿Qué hace la ONU ante los panoramas de la violación descarada de los derechos humanos, del derecho a la vida y de la libertad de expresión dado el monopolio de la mass media?

Después de fundada la ONU en el 1945 han perdido la vida más de 20 millones de personas debido a más de cien conflictos ocurridos en mundo, así mismo las invasiones continuaron. Además, la fabricación de armas, la miseria y el hambre siguen presente; la contaminación ambiental, la destrucción de los bosques y el calentamiento global está en aumento; la sobre explotación de los recursos naturales está en manos de pocas empresas; el monopolio financiero y la dictadura del dólar no desaparece. ¿Qué hace la ONU? Aparte de ser un organismo oficinesco, es una institución inútil. La ONU no ha logrado detener los abusos de las grandes potencias económicas occidentales y quizás por esto el líder cubano Fidel Castro sentenció: "Cese la filosofía del despojo y cesará la filosofía de la guerra". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1267 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor