La difícil marcha de abismo en abismo y de cumbre en cumbre de la humanidad

"A la raíz hay que ir… hay que ir a buscar la raíz de todo" José Martí

Las cumbres que hoy enfrenta la humanidad como una representación colectiva de Sísifo

Estamos concluyendo un viejo año 2023 y asoma ya en el horizonte cercano uno nuevo. El dilema es si será de atisbos esperanzadores para los distintos pueblos y toda la humanidad o será por el contrario esa vía crucis repetida y ya conocida por todos o peor.

La 28ª sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) concluirá mañana 12 de diciembre de 2023 en Dubái, Emiratos Árabes Unidos. Su objetivo ha sido, según su convocatoria, impulsar la acción frente al cambio climático, reducir las emisiones y detener el calentamiento global, un largo proceso iniciado en Río Janeiro, Brasil, en junio de 1992, en que Fidel anunció: "Una especie está en peligro de extinción: el hombre".

La cumbre mundial para abordar la emergencia del calentamiento global ha reunido a miles de líderes globales, activistas, científicos y representantes de la industria y la sociedad en busca de soluciones en una encrucijada clave para el futuro climático y energético de la humanidad. Y en ella se llegarán a acuerdos satisfactorios plenamente o no sobre los más variados asuntos de esta materia.

Allí se llegarán a acuerdos tal vez esperanzadores. En la que las partes en conflicto, los países desarrollados o ricos y los pobres o subdesarrollados tendrán que llegar a un consenso difícil.

¿Qué distinto sería si esta materia fuera discutida en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, supuesto velador de la paz de la humanidad? Allí seguramente todas esas propuestas serían echadas al cesto de la basura gracias al veto solitario o acompañado de los Estados Unidos de América, tal como lo hizo recientemente con la propuesta de aprobar una resolución en ese órgano para establecer un cese de las acciones militares en Gaza en la que millones de seres humanos son masacrados por el fuego descomunal de Israel, país que adicionalmente en el mismo momento recibe generosa ayuda para nutrir su inmenso arsenal.

¿Quién puede entender tamaño abismo de la civilización en un país o países que forman parte de esta sufrida humanidad, amenazada por tierra, aire y mar por fuerzas mortíferas en mano de seres humanos conscientes?

Pensaba escribir un largo artículo sobre todos los abismos y por supuesto sobre las cumbres que hoy enfrenta la humanidad como una representación colectiva de Sísifo, condenado a subir una enorme piedra hasta la cumbre para verla caer nuevamente desde la cima hasta el abismo. Así eternamente.

Pero he pensado, estimados lectores, que cada uno de ustedes puede completar todas las ideas que en estos momentos cruciales es necesario sustentar y defender.

En conclusión, fue José Martí, Héroe Nacional de Cuba y profundo pensador, quien nos alertó e iluminó cuando expresó: "Todo es símbolo y síntesis, y hay que ir a buscar la raíz de todo". "A la raíz hay que ir, a la disposición de las almas".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 705 veces.



Wilkie Delgado Correa


Visite el perfil de Wilkie Delgado Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: