Motivos de la "pausa" de Biden dentro de una estrategia criminal

La masacre que ahora se ejecuta en Gaza es parte de un genocidio prolongado y colosal.

La autoría corresponde a Israel y EEUU… dos conspicuos componentes del ultra terrorismo de Estado desplegado por el capitalismo imperialista en esta fase de su decadencia agresiva.

El número total de muertos en estos 27 días de bombardeos israelíes sobre la Franja de Gaza supera los 9.000.

Desde Gaza, Fadi Abu Shammalah, de la organización Just Vision. describe la situación que está viviendo su familia y muchas otras en estos momentos en los que el territorio sitiado se está quedando sin agua, alimentos y combustible: "Solo tenemos en claro una cosa: que nos están matando", afirmó y pidió a los estadounidenses que "continúen" con las manifestaciones por los derechos de los palestinos, destacando que: "sus impuestos se están usando para matarnos".

Hay muchos componentes del llamado progresismo estatal mundial que se indignan y denuncian el horroroso genocidio, y eso es positivo y a la vez insuficiente, en tanto insuficiente sigan creyendo en la posibilidad de que el capitalismo-imperialismo occidental pueda despojarse de su naturaleza criminal, de su carácter delincuente y guerrerista, de la voracidad de sus corporaciones, de lo que está haciendo la OTAN en el mundo

La guerra es un gran negocio de importantes sectores de las elites mega capitalistas, que controlan Estados poderosos; y, además, un medio de conquista y reconquista de hegemonía a través del uso del poderío militar, sin reparar en grados de crueldad, pueden llegar a lo nuclear.

Ese es ese imperialismo, y no tiene intención de recular y no es suficiente lo que se ha hecho…se requiere un levantamiento mundial que lo acorrale y derrote políticamente dentro y fuera de sus países.

El actual sistema de dominación es incompatible con la paz, la justicia y la sostenibilidad ambiental…le cierra el paso a otro mundo posible, justo y solidario.

Es un ese sistema no cede en lo esencial, que más bien cambia frecuentemente para peor dentro de una estrategia de mediano y largo plazo esencialmente destructiva, motivada por la reconquista de hegemonía absoluta y por la apropiación de recurso vitales para prolongar su modelo consumista y dispendioso en interés de garantizar cada vez más súper-ganancia para quienes se creen dueños del mundo.

En ocasiones, EEUU, como potencia suprema de ese sistema (consumada la subordinación a Europa Occidental), saturado su gobierno de turno de intensas críticas y crecientes críticas y protestas internas y externas -como acontece ahora- recurre a ciertas maniobras políticas y mediáticas para reducir temporalmente las presiones en su contra.

Es el caso de la actual sugerencia de Biden, mostrándose partidario de una "pausa" en los bombardeos y de la instrumentación de corredores para la ayuda humanitaria; mientras Israel no cesa de bombardear. El amo "flexible" y su engendro endurecido, pero de pausa no incluye no el retiro de los portaviones, ni del subsidio estadounidense a Israel

Y no es para menos en la difícil situación de la Casa Blanca. Es que lo que ha acontecido con la explosión de la cruel caldera de Gaza marca un viraje contra la impunidad de la brutal dominación del capitalismo imperialismo que ha ejercido el poder capitalista mundial durante varios siglos y ha engendrado una civilización burguesa, patriarcal y racista en franca descomposición

∙ CAMBIO EN LA COYUNTURA Y EN LA CORRELACIÖN DE FUERZAS.

La explosión la caldera de Gaza, apuntando hacia el exterior de la "Valla Inteligente", como detonante de un genocidio colosal ejecutado por el poderoso y criminal ejercito sionista con fuerte apoyo estadounidense, ha provocado precisamente lo que hacía falta:

1) La indignación mundial contra el régimen fascista de Israel y el imperialismo estadounidense.

2) La determinación confrontativa de Irán y su Guardia Revolucionaria contra el genocidio sionista.

3) La activación de otras fuerzas militares de otros Estados vecinos, defensores de Palestina.

4) Las acciones ofensivas de otras organizaciones político-militares islámicas.

5) La creciente indignación de una parte de la población judía a escala nacional y mundial, y enormes movilizaciones de migrantes del Medio Oriente, África y del "tercer mundo" en las capitales europeas y norteamericanas.

Estas son claras señales de que la horrorosa y brutal respuesta del Estado terrorista de Israel, escoltada por los portaaviones estadounidenses, está revirtiéndose a sus autores de una manera inesperada.

La reacción mundial contra holocausto palestino, la enérgica condena de pueblos y Estado –incluidas poblaciones judías- de está acorralando a Israel, EEUU y sus aliados.

Y esto revela que la tendencia predominante, pese la progresiva destrucción de Gaza y el avance del genocidio, sigue siendo –y cada vez en forma más acelerada- la perdida de hegemonía del sistema imperialista occidental y la agudización de la crisis de legitimidad de sus Estados Terroristas.

Gran oportunidad para sumar más fuerzas militares y civiles, más estados y más pueblos, para acorralar a los estados-verdugos en mayor grado y levantar sus propios pueblos contra su guerra global desatada contra la humanidad a principio de siglo.

Este es un propósito inmediato de extraordinario valor coyuntural, que debería enlazarse con el desarrollo de la conciencia, organización y unidad de las diversas vanguardias capaces de asumir una estrategia definidamente anti-capitalista y una propuesta alternativa profundamente transformadora, socialista y liberadora de todas las opresiones y discriminaciones.

Los crueles designios del imperialismo occidental sólo pueden ser contrarrestados, debilitados y finalmente derrotados, con una GRAN CONFLUENCIA MUNDIAL de Estados, gobiernos, movimientos políticos y sociales, y pueblos en lucha; cada uno con sus roles y sus particularidades, todos unidos respetando la diversidad multicultural e ideológica. MARCHANDO Y GOLPEANDO JUNTOS EN TODO LO QUE SE PUEDA, O GOLPEANDO JUNTOS Y MARCHANDO SEPARADOS EN LO QUE NO.

Es imprescindible un gran polo multicolor contra el imperialismo occidental y sus guerras para defender la autodeterminación, la vida, la libertad y los derechos de la humanidad y de la Madre Tierra; amenazados también por el calentamiento global y por todas las depredaciones al patrimonio natural de la humanidad, que demuestra que el capitalismo es un sistema ambiental y humanamente insostenible.

Es trascendente conformar fuerzas político-sociales anti-sistémicas, transformadoras, consecuentemente antiimperialistas y anticapitalistas.

La unidad en amplitud, con fuerte contenido contra la guerra y por la paz, y la recomposición de las fuerzas políticas conductoras, de nuevas vanguardias revolucionarias, son exigencias del tipo de crisis, de la guerra impuesta por EEUU y sus aliados, y de la dominación actual.

Es una exigencia para alcanzar la victoria contra los crueles designios de la OTAN y de los Estados terroristas de EEUU e Israel, asumiendo a la vez metas y transformaciones superiores: la lucha por un mundo solidario y sociedades justas, sembrando persistentemente cada vez más nueva democracia y nuevo socialismo.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1097 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: