Arrogancia frente Haití

La arrogancia frente a Haití, el desconocimiento de la psicología haitiana y la politiquería electoralista… llevaron a Abinader, a su Canciller y sus mercadólogos, a convertir el diferendo del Canal haitiano en una aparente confrontación político-militar.

A esa militarización "allantosa" de la frontera, el pueblo haitiano, que no tiene ni cadenas que perder, le sacó la lengua. Igual a la teatral amenaza de guerra. Por efecto boomerang se unificó y movilizó Haití contra él y su gobierno.

A los ultimátum -poniendo como condición detener la construcción del canal para dialogar- le hicieron el caso del perro. Las amenazas del cierre de fronteras, y el cierre absurdo de la misma, le echaron más leña.

Es que Abinader y sus consejeros no entienden que los haitianos y las haitianas no se sienten a menos, por más humildes que sean, frente a quien se considere superior por razones de clase o poder. Son insumisos/as, y aún esclavizados/as se sentían libres. Eso es parte de su cultura africana- comunitaria. Para ellos las razas es un invento cultural occidental. ¡Somos seres humanos!

Abinader tampoco asume que la cuestión migratoria nos es un tema militar Y todavía peor: pretende ignorar que a esa frontera no hay manera de cerrarla, ni siquiera por poco tiempo. La cerró y ella se fue conflictuando y abriendo tortuosamente, por necesidades imperiosas, por el negocio militar, por intereses del gran capital y por la presión del mercado; y la parte haitiana lo sabe.

Ante esa realidad, improvisaron la reparación del Canal de La Vigía como chantaje y "bajadero", prometiendo flexibilizar el cierre fronterizo cuando concluye la obra; lo que mostró debilidad y pobre autoridad, no importa cuántos generales colocara a su lado y detrás, tutelados por el Comando Sur y el Sionismo.

Tampoco Abinader se dio cuenta que estaba derrotado, obligado a echar atrás el complejo de superioridad, si opta por bajar esas peligrosas tensiones para salir de la trampa y superar los conflictos; que es lo aconsejable y parece no aceptar.

La arrogancia, imposiciones e improvisaciones entrampan. Pasó con la escogencia de Kenia para invadir Haití y está pasando en la frontera con figuras relevantes de esta Gobernación de está neo colonia.

El pueblo haitiano de a pie se siente libre; mientras Abinader se ha dejado entrampar por el chantaje electoral de un racismo anti haitiano desbocado y por una definición fantasiosa de soberanía que apunta contra un pueblo humilde, contra un "invasor" inexistente; y no contra el imperialismo real que destroza Haití y clava sus garras en las entrañas de nuestra patria.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1346 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: