Crímenes de guerra

Para las nuevas generaciones, para aquellos que desconocen parte de la historia del siglo XX les recuerdo que el Proceso de Núremberg fue el sumario llevado a cabo en la ciudad alemana que lleva el referido nombre. Tal causa se inició en el año 1945 ante un Tribunal Militar Internacional para juzgar a los funcionarios, miembros del Partido Nacionalista Alemán (Nazi), por los aberrantes crímenes de guerra. Entre los enjuiciados se destacan Martin Bormann, Herman Goering, Albert Speer, Hans Fritzsche, Franz Von Papen, Alfred Rosenberg, Joachim Von Ribberntrop…entre otros, algunos fueron condenados a la horca y otros a varios años de prisión.

Esto lo traigo a colación porque analizando el comportamiento de los gobernantes de EEUU, la UE, de Israel y los funcionarios de la OTAN advierten que tales personajes incurren, casi en los mismo delitos, que los cometidos por aquellos aberrados miembros del partido nacionalsocialista alemán, funcionarios de la Gestapo y otros quienes fueron condenado por crímenes de guerra durante el Proceso de Núremberg.

Revisando algunos libros de la época y examinando las páginas que documentan todo lo concerniente al juicio, el cual culminó con la sentencia de los comprometidos con el gobierno Nazi, advierto la posibilidad de llevar a una causa que condene a los nuevos genocidas. Esto por lo ocurrido y ocurre en Irak, Afganistán, Libia, Yemen, Siria, la antigua Yugoslavia, Palestina, además por la aplicación de criminales sanciones unilaterales bloqueos económicos que castigan de forma inhumana a los pueblos de Cuba, Venezuela, Corea del Norte, Nicaragua, Sudán y otros más, métodos que utiliza EEUU y la UE para doblegar a los países irredentos.

Para entrar en materia recurriré a documentos utilizados durante el Proceso de Núremberg para que el lector saque sus propias conclusiones. Esto será posible al cotejar lo presentado en este artículo y las acciones criminales contra los pueblos que cometen los gobernantes de EEUU, la UE, la OTAN e Israel. Comenzaré con el discurso de apertura del juicio pronunciado por el fiscal general del Tribunal Militar Internacional, en Núremberg, el norteamericano Robert H Jackson. "La civilización moderna ofrece a la humanidad medios incalculables de destrucción…Buscar refugio en una guerra, sea la guerra que sea, es querer salvarse por unos medios esencialmente criminales. La guerra es irremediablemente una cadena de muertes, de abusos, de pérdidas de libertad y destrucción de bienes propios y ajenos…El delito común exige que la justicia no se contente con castigar los delitos menores de que hace culpable a hombre de la calle. La justicia ha de llegar hasta aquellos hombres que se arrogan un gran poder y que, basándose en el mismo y después de previa consulta entre ellos, provean una desgracia que no deja inmune ningún hogar de este mundo…El último recurso para impedir que las guerras se repitan periódicamente y se hagan inevitables por ignorancia de la las leyes internacionales, es hacer que los estadistas sean responsables ante las leyes.".

Como se lee en el párrafo anterior, pareciera que las palabras del fiscal se mantienen vigentes. La humanidad tiene presente y es testigo de las continuas y criminales guerras que EEUU, UE, Israel y la OTAN llevan a cabo contra los pueblos y hasta ahora ninguno de sus dirigentes ha sido condenado por crímenes de guerra. Un años después de finalizado el Proceso de Núremberg, años 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas encargó a la Comisión para el Derecho Internacional la estructuración de un proyecto de Código de los crímenes contra la paz y la seguridad de la humanidad, tomando como base la experiencia de Núremberg.

El Artículo 1º del proyecto establece: "Los crímenes contra la paz y la seguridad de la humanidad son crímenes del derecho internacional y los individuos que son responsables de estos deben ser castigados". En el código referido se contempla la siguiente definición: "Las siguientes acciones son crímenes contra la paz y la seguridad de la humanidad":

En el documento se enumeran varias acciones de las que voy a tomar algunas. 4. La invasión de bandas armadas, con fines políticos, en el territorio de otro Estado. 5. La ejecución e instigación de crímenes por las autoridades de un estado, dirigidas a incitar a la guerra civil en otro Estado. 6. La ejecución o instigación de acciones terroristas por las autoridades de un Estado en otro Estado con consentimiento de crímenes organizados por las autoridades de un Estado, enfocados a preparar actos terroristas en otro Estado. 9. Actividades emprendidas por las autoridades de un estado o por personas individuales con la intención de exterminar un grupo nacional, racial, o religioso, parcial o totalmente en las que quedan comprendidos: a) el asesinato de los miembros de un grupo; b) graves violaciones de la integridad física o síquica de los miembros de un grupo; c) la intentona de opresión de un grupo en condiciones de vida que tendrá como consecuencia su exterminio parcial o total; d) medias infringidas a impedir los nacimientos en el seno de un grupo; f) el transporte por la fuerza de los niños de un grupo a otro grupo. 10. Acciones antihumanas dirigidas por las autoridades de un estado o de personas individuales contra elementos de la población, así como el asesinato, exterminio, esclavitud, deportación o persecución por motivos políticos, raciales, religiosos o culturales.

El artículo 3 del proyecto establece: "El hecho de que alguien actúe en calidad de jefe de Estado o de un Gobierno no lo inhibe de la responsabilidad de haber cometido algunos de los crímenes citados en el presente código. Si se lee con detenimiento parte del articulado seleccionado por el autor en estos párrafos es notorio y evidente que muchos de los ex presidentes de EEUU que están vivo aún, además primeros ministros y reyes de la UE y gobernantes de Israel deben ser condenados por crímenes de Guerra por sus acciones contra los pueblos que ellos consideran enemigos de la democracia.

La actual guerra contra Rusia de la coalición de EEUU, UE y OTAN es una prueba de lo que son capaces los hombres de ambiciones. Como siempre, cuando se crean leyes que perjudiquen a las potencias económicas así sean presentadas y deliberadas en la ONU, nunca son aceptadas. Así sucedió con el proyecto de código, este no fue aprobado como consecuencia de las objeciones presentadas por EEUU y el Reino Unido.

Finalmente del Tribunal conformado en Núremberg se le concedió el derecho de juzgar y castigar a aquellas personas que cometieron a) Crímenes contra la paz, b) crímenes de guerra y c) Crímenes contra la humanidad. Fueron condenados a quienes se les comprobó la violación de tratados internacionales durante la guerra; robo de bienes públicos o privados, destrucción de ciudades, mercados y pueblos sin justificación alguna; persecución por motivos políticos, raciales y religiosos y otros delitos. No cabe duda, los modernos genocidas se amparan en el poder del dinero, de la armas y del control de los organismo internacionales para evitar ser juzgados y sentenciados por criminales de guerra. El delito existe así lo pretendan disimular con una sonrisa hipócrita ante los medios de comunicación controlados por las grandes potencias.

El lector, después del estudio pormenorizado haciendo el análisis correspondiente, sacará sus propias conclusiones. No hay guerra buena, todas son terroríficas y por eso hago alusión a la frase que el embajador francés André François-Pocet le dijo a Hitler en una reunión e Núremberg: "El laurel más bonito es aquel que se recoge sin que haya costado una sola lágrima a una madre". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 986 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor