Estados Unidos de Norteamérica: crisis social, expansión militar

Caminando a través de la Historia resulta inevitable el reconocer que los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU) han sido el "imperio" con más y mayor capacidad de imponer el "concepto imperio" a un mundo que ha venido desarrollándose en su globalidad desde la "Primera Guerra del Opio", suceso histórico que tuvo lugar en el sur de China en la denominada como "provincia de Cantón" en aquel año de 1839 cuando aquel llamado imperio británico comenzaba a imponerse en su expansión colonial hacia China en la búsqueda de la expansión del mercado del "opio procedente de la India" para consumo de una sociedad china que comenzaba en su propia decadencia a causa y consecuencia de su encuentro con las realidades de la cultura occidental protestante-capitalista y cuando aún la economía globalizada no había alcanzado sus niveles conceptuales correspondientes al "imperialismo".

En la "Segunda Guerra del Opio", 1856-1869, contó junto con la presencia de los EUA, Francia y Rusia, en su primera participación expansiva ajena a las realidades del continente americano hacia el continente asiático (tierra firme).

Lo inmediato anterior junto con la denominada "Doctrina Monroe" como la expansión hacia el "Oeste americano" (sic) en el referente del diseño de Alfred Thaiyer Mahan marcó la política exterior e internacional expansiva de la novel nación norteamericana en su referente británico.

La realidad expansivo-militar hacia la región asiática se conjugaría años más tarde con la denominada como el "sueño americano" que se plasmó en la sociedad norteamericana bajo el slogan del "america way of life" con lo cual, junto con el boom de la construcción de grandes rascacielos en la isla de Manhattan, el "círculo perfecto imperial" estaba consolidado.

Cabe preguntarnos, vista la "neo-realidad" actual del denominado "imperio norteamericano", cuáles han sido, cómo y dónde se expresan las actuales debilidades reales y objetivas que se encuentran inmersas en la nación estadounidense en sus dos vertientes fundamentales: la realidad militar junto con la decadencia social. Dicho en otros términos: cuál es la razón de ser de la permanente actuación bélica norteamericana en los escenarios mundiales frente a las situaciones sociales internas en las cuales se encuentra inmersa toda la nación norteamericana como es de conocimiento público y notorio.

En el referente militar, dejemos en el tintero, por ahora, las guerras post-Muro de Berlín, concentrándonos en las muy recientes actuaciones de "lo militar-norteamericano" cuando nos estamos refiriendo no solamente a la Secretaría de Defensa y el Pentágono sino a la presente "doctrina militar Trump-Biden", por cierto, en ejecución fáctica pretérita desde G. Bush.

La expansión actual que consideramos en el texto, la Casa Blanca tratará de evitar confrontarse directamente, in-situ, al Gobierno constitucional de Nicolás Maduro Moros cuando están en curso las "nuevas realidades" en Ucrania, en la Región Indo-Pacífico como los asentamientos militares norteamericanos en Perú de reciente fecha.

En el sector social norteamericano, la Casa Blanca se enfrenta a dos tan importantes como graves escenarios: los migrantes globales a través del "pasillo Centroamericano-México" como los impactos del fentanilo en las diversos estratos de la sociedad estadounidense.

Cabe preguntarnos sí el Estado norteamericano, evidentemente conscientes de esas realidades, está diseñando una serie de políticas no-represivas y antropológicamente adaptadas a las realidades objetivo-histórico-nacionales de la "novel-nación en decadencia" no solo como "imperio" sino como novel-sociedad comparativamente con la europea mucho menos con las asiáticas en especial la nación china.

Llamamos la atención de China cuando es evidente el continuo desarrollo perfectible actual de toda la nación china tanto en lo social como económico y espiritual cual contrasta brutalmente con las realidades actuales por las que se encuentra la nación norteamericana, el pueblo y la sociedad estadounidense.

En otros conceptos, las contradicciones del "imperio norteamericano" con la "nueva política exterior china" están entrando en un espacio geopolítico de "alto voltaje" y de impredecibles consecuencias que solo tendrían como muro de contención los acuerdos militares que se vienen alcanzando con los Ministerios de Defensa de la Federación Rusa y la República Popular China.

En ese orden de ideas, el neo-expansionismo imperial norteamericano hacia el continente asiático en el marco de la denominada Región Indo-Pacífico contiene una realidad de debilidad como es la antropología teológica existente en la India cual, además, está acompañada con las pasadas realidades históricas sino-indias que surgieron durante la segunda mitad del siglo XIX hasta 1949 cuando los ingleses mantenían ciertos grados de poder durante sus presencias en el continente chino.

En última instancia, en el marco referente histórico de la Historia podríamos considerar que se viene desarrollando un lento pero evolutivo enfrentamiento de dos gobiernos con asimétricas realidades en desarrollo cuando es de objetividad considerar el debilitamiento de un imperio frente al constante desarrollo perfectible de una nación milenaria en el marco real sistémico imperante en la globalidad en pleno desarrollo más cuando se observa como las denominadas derechas globales vienen avanzando "a marchas forzadas" buscando, primero, evitar la pérdida del Poder como en segunda instancia "aplastar sin misericordia" cualquier intento por desplazarlas.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1442 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: