Reconocimiento a Orlando Martínez Howley

Balance imprescindible 48 años después de su asesinato

Orlando Martínez Howley, periodista de un talento y una intrepidez creativa admirables, militante de un Partido Comunista Dominicano (PCD) muy singular, asesinado hace 48 años, tiene una actualidad sorprendente y aleccionadora para los países de Nuestra América todavía colonizado. Su pensamiento transformador y su actitud ante la vida ha trascendido su época, y aún conserva una vigencia impresionante.

Orlando partió de este mundo con el contenido de su columna Microscopio en la mochila –recogido en tres tomos- siempre sujeto a volver con la actualidad de obra política-teórica.

Más tarde se fue al "infierno", el ex Presidente Balaguer, caudillo del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), quien lo mandó a matar; auto-inculpándose posteriormente con su pérfida "página en blanco" contenida en su "Memoria de un Cortesano de la Era Trujillo" (en la que confesó conocer a sus asesinos sin revelar sus nombres); emanando posteriormente flujos de corrupción, racismo, coloniaje y despotismo.

Veinte años después logramos la condena judicial de sus autores materiales, no así de los autores intelectual; estos últimos generales miembros del Estado Mayor del régimen terrorista presidido por el propio Balaguer, todos protegidos por la partidocracia tradicional, el poder imperialista y la oligarquía capitalista de nuestro país.

Antes nos arrebataron a los Héroes Expedicionarios de junio de 1959 respaldados por la naciente revolución cubana, a las tres Hermanas Mirabal, Manolo Tavares Justo, Amelia Ricard, Amín Abel, Sagrario Díaz, Maximiliano Gómez, Francis Caamaño… y centenares de combatientes por la libertad y el socialismo.

El capitalismo imperialista siguió chorreando sangre y lodo sobre esta linda isla caribeña, y la oligarquía capitalista imitando sus fechorías y reforzando la podredumbre acumulada.

Cúpulas y Gobiernos del Partido Revolucionario Dominicano-PRD (desdoblado luego en Partido Revolucionario Moderno-PRM, hoy partido gobernante) y del Partido de la Liberación Dominicana-PLD (dividido en PLD-Danilo y PLD/FP-Leonel), no tardaron en contaminarse con las nocivas emanaciones del balaguerismo, de la ultraderecha, EEUU y el gran empresariado.

El PRD llegó hasta pactar con el PQD del general genocida Wessin y Wessin, y con la derecha pro- latifundista opositora al Balaguer; Incorporó al General Milo Jiménez, autor intelectual del asesinato de Orlando y sus gobiernos ascendieron a generales a los coroneles Cruz Brea y Pou Castro, ambos de la misma claque criminal.

El Profesor Bosch se fue triste, llorando por la degradación y traición de su Partido de la Liberación Dominicana-PLD.

Fracciones de izquierdas, que se subordinan a opciones de esas derechas o se derechizaron, todavía cargan con esas ataduras; lo que ha facilitado prolongar por más de medio siglo esta contrarrevolución conservadora de factura imperialista, iniciada el 28 de abril de 1965 con la invasión gringa y enfrentada heroicamente por nuestro pueblo durante cuatro meses.

¡Tanto que se lo dijo Orlando!

Debilitada la oposición revolucionaria, por aquí se quedaron a sus anchas las MEGAMINERAS, el Cuerpo de Asesores Militares de EU (MAAG), la CIA, USAID y el FBI.

El sistema de partidos se fue enfermando de gravedad. Llegó el neoliberalismo Made in Usa y Gran Bretaña, sus privatizaciones, nuevas MEGAMINERAS estadounidenses y canadienses, y la ODEBRECHT brasileña.

Los cambios de caras y de un partido de derecha por otro derechista, dentro de esta institucionalidad pervertida -apoyados por un izquierdismo ablandado y un progresismo light- simplemente han reciclado, remodelado y modernizado viejas opresiones y diversas formas de corrupción, impunidad e iniciativas neoliberales.

Recordemos que una parte de ese espectro político apoyó los gobiernos PRD de Antonio Guzmán, Jacobo Majluta, Jorge Blanco, Hipólito Mejía y el actual Presidente Luis Abinader; y otra se integró o se alió al PLD y a sus gobiernos encabezados por los ex presidentes Leonel Fernández y Danilo Medina, en diferentes momentos.

La democracia con soberanía, intentadas en 1963 con el triunfo de Bosch (derrocado siete meses después y en 1965 con la Revolución Democrática-popular encabezada por el Coronel Caamaño, fueron revocadas y reemplazadas por la neo-colonialidad, la partidocracia y la plutocracia (los ricachones); esta última cada vez más preeminente y siempre cargada de "vacas sagradas" empresariales, siempre impunes.

Y con el reciente "cambio" encabezado por Abinader –ayudado por un progresismo claudicante y por las ONGs pro EEUU, que predominaron al interior de las grandes movilizaciones anti-corrupción convocadas por Marcha Verde- llegó el ultra-neoliberalismo, factor estimulante del crecimiento de un neofascismo, con un fuerte tono racista anti haitiano.

Esto agregó más racismo, machismo, xenofobia, pactos ominosos con Comando Sur y USAID, fideicomisos y Alianzas Público-Privadas-APP; el asalto de los mega millonarios a un Estado sustentado en la Constitución balaguerista del 1966, reencarnada y modernizada por la leonelista del 2010.

En ese contexto los poderosos Grupos VICINI, BONETTI, RIZEK y comparsa se insertaron directamente en el Gobierno para engullir, junto a la burguesía transnacional, lo que queda del patrimonio natural y estatal. ¡Ni el agua, que vale más que el oro, se ha quedado fuera de su voraz agenda!

Este ha sido el alto costo político de obviar verdades expuestas por Orlando Martínez y confirmadas por la vida.

El precio de tropezar tantas veces con la misma piedra y con las negativas consecuencias de las derechizaciones de un amplio espectro político de las fuerzas que protagonizaron la Revolución de Abril-65 y la Guerra Patria.

La contrarrevolución conservadora recibió nuevos nutrientes.

Los trágicos resultados están a la vista.

Los homenajes a quienes son reconocidos como héroes del periodismo asumirán otra dimensión y mucha calidad cuando el accionar transformador se apoye en sus comprobados aciertos de Orlando Martínez.

No basta con hacer ofrendas y llevar flores al pie de su busto.

Es hora de emprender rutas y propuestas políticas diferentes como el ejercicio de la democracia de calle y la Constituyente Soberana, que posibiliten crear nuevas fuerzas, nuevos liderazgos, nueva constitución y nueva institucionalidad. Y elecciones diferentes.

El tiempo de Orlando perdura: sus ideas viven.

Hay que atreverse a potenciar rebeldías y a cambiarlo todo desde calles, plazas y carreteras repletas de jóvenes, mujeres y pueblo empobrecido.

¡Hay que atreverse!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1447 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: