China y Estados Unidos de Norteamérica: mirándose fijamente Rusia observa

"…la guerra fría fue una pugna por la influencia entre Estados Unidos [de Norteamérica] y la Unión Soviética. Los dos países emplearon diversos métodos, aunque nunca llegaron a lanzar un ataque directo y total contra sus respectivos territorios. La creación de alianzas rivales, la prestación de ayuda militar y económica a los estados que eran clientes suyos y a los que aspiraban a serlo, una masiva y costosa carrera armamentista, las campañas de propaganda, el espionaje, la guerra de guerrillas, la lucha contra la subversión y los asesinatos políticos fueron los métodos que usaron…"

No vamos a repetir aquello que ustedes ya han visto y escuchado por los medios de información y comunicación como también han leído gracias a las redes sociales; hacerlo sería una pérdida de tiempo además de encaminarlos hacia un latente aburrimiento. En ese orden, nuestra intención es ir proponiendo una serie de inquietudes académicas que los inciten a desarrollarlas para tratar de alcanzar una unidad de criterios en tanto lo relacionado a los nombrados países en título y los posibles significados respecto a nuestras aseveraciones en sus significados.

En ese orden de ideas, estamos tratando en los actuales tiempos en curso, realidades objetivas en cuanto lo relacionado con las importancias de dichos países, en referencia, a sus relaciones en conjunción con los cursos globales ante los cuales nos encontramos profundamente sumidos en considerando como base fundamental y aceptada la inevitable crisis del sistema capitalista globalizado en su fase "superior del imperialismo" como concepto geopolítico.

Iniciemos nuestra polémica propuesta con la realidad histórica que se corresponde con la definición del "concepto imperio". Es de contundente demostración las profundas diferencias que se abstraen al aplicar dicho concepto: "imperio" tanto para China como a los Estados Unidos de Norteamérica (EUNA). Para hacerlo más fácil de guiar de como comprenderlo, comencemos aplicarle, primeramente, a los EUNA.

Es de sus conocimientos, nos permitimos aseverarlo por las diferentes lecturas realizadas, que cuando buscamos la temporalidad del momento, cuando la aplicamos, los hechos históricos nos dirigen a proponer al "Acuerdo de Puertas Abiertas", en el referente del Derecho Público Internacional, como el momento cuando Washington propuso, sin serlo rechazado por los imperios europeos como por el Imperio japonés, el contenido jurídico del tratado en referencia. Era declarar oficial y públicamente como buscar imponerse como "un igual imperial, sin aún serlo, en toda su comprensión e intensidad mundial" a las tradicionales "testas coronada" europeas incluida la Rusia imperial de los Romanov y el Imperio japonés post-Restauración Meiji hacia el militarismo, con la intencionalidad geopolítica en su aplicación a esas presencias imperiales en la China semi-colonial.

Es el espacio histórico que se corresponde con la primera mitad del siglo XX, aún poco estudiado menos reflexionado en América Latina, cuando se suceden una serie de "hechos históricos" (sin calificarlos para este texto), los cuales impactaron afectando al mundo capitalista cuando ya se manifestaba en crisis profunda. El desarrollo de las contradicciones sistémica se sustentaron, ideológica y políticamente, en el contenido de dos textos, político-y-católico, que fueron de importancia fundamental en sus profundas confrontaciónes durante toda la primera mitad del siglo XX.

El "caso China" es radical y profundamente diferente en cuanto a la aplicación del concepto "imperio" tanto como en su realidad actual en desarrollo ("the path to democracy", siglo XXI) como potencia económica con importantes desarrollos en "lo militar", con fundamentales impactos profundos en la sicología colectiva tanto como desarrollos estratégicos en "lo social-económico" referido a "lo estructural de la economía china" (the China way of life).

En ese orden, estamos aseverando que existe y se encuentra en desarrollo una profunda diferencia, China y EUNA, en cuando "imperio" como concepto y su praxis histórica como en la importancia de sus existencias en "lo temporal-histórico" buscando enfatizar, en esas profundas diferencias, en las actualidades, en las realidades globales del siglo XXI, sobre el cómo lo analizamos aportando algunas propuestas y en cómo sería la confrontación, aguda y profunda, entre ambas realidades globales geopolíticas.

Podríamos comenzar por señalar las obvias distancias por demás siendo objetivas en cuanto a la temporalidad ontológica del "ser imperio" lo que nos llevaría, inevitablemente, a tener que señalar los praxis/comportamientos en los escenarios mundiales de ambas naciones en sus aplicaciones para poder comprender los análisis del concepto referido titulado como "imperio". Ello a su vez nos lleva a tener que analizar cómo han ejercido el "concepto imperio" en sus relaciones internacionales, como exaltar sus diferencias y los objetivos de sus Políticas de Estado tanto en "lo histórico" como en las actuales circunstancias del siglo XXI.

La Historia nos muestra y enseña como China ejerció sus relaciones históricas binacionales como "imperio chino" con las naciones de su entorno cuales las podríamos definir, en su comportamiento político, como de "imperio no-expansivo", de "no-vasallaje" y de "facilitador cultural", por ejemplo, en el caso del antiguo Japón.

Los EUNA, desde su fundación como país ex-colonia británica, ha sostenido la Política de Estado expansiva (Lebensraum), primeramente, en lo interno geográfico con respecto a los territorios de los "pueblos originarios" para continuar en su desarrollo con dicha presencia fáctica de Estado cuando decidió aplicar aquella política propuesta de Alfred Thayer Mahan hacia lo que hoy es Centroamérica (Doctrina Monroe) y la Región del Asia-Pacífico dirigida hacia la consolidación de su presencia en el territorio de China con "un toque portuario" en Japón.

En ese orden de ideas, consideramos que un factor de importancia vital sería el tratar de conocer y comprender las diferencias y, quizás, algunas similitudes, cuando aplicamos la Teología y la Filosofía, tanto en sus concepciones occidentales como orientales, como bases fundamentales del "ser Estado imperial". Sus incidencias en los inconscientes colectivos, en ambos casos y por separado, tanto en lo referido a lo judeo-cristiano en su praxis anglo-sajona tanto como en lo sinológico para así, quizás, podríamos tratar de conocer para poder comprender "lo inevitable" en cuando al "ser Imperio como ser Nación" (Philosophy of self).

Lo expuesto como una propuesta de "idea central" que busca marcar las profundas diferencias existentes en las aplicaciones de la Política de Estado tanto del "imperio norteamericano" como de la China post-Congreso siglo XXI, en su orientación hacia el "path sinensis".

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 580 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: