Dialéctica del Nuevo Orden Mundial: Putin crece en apoyos y Biden en rechazos

En la dialéctica del «Mundo al Revés», aparece ahora un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), recetando las presuntas soluciones milagrosas para Bolivia. La economía de mejor desempeño en toda la América -en la última década- con la menor inflación del mundo que, en junio de este año llegó a 1,9 por ciento, con una moneda estable, plena soberanía alimentaria y un crecimiento de 6,1 puntos porcentuales en 2021 y en 2022 por el mismo sendero. Tasas de decrecimientos e índices de inflación, tan solo en picos al alza, durante el breve año en que se mantuvo en el gobierno la dictadura del gobierno de los EEUU, presidido por Jeanine Añez. ¡Con ella, arribó a la dirección económica del país el FMI! Con muchísima razón, el Presidente Luis Arce, ha respondido –soberanamente- a las recomendaciones de dicho ente financiero, que hace parte integral del imperialismo estadounidense, por tuiter: «Nuestro Modelo Económico Social Comunitario Productivo es soberano y sigue demostrando su éxito en la reducción de las desigualdades sociales y económicas en #Bolivia. Por ello, no aceptamos los planteamientos del #FMI, que irían en desmedro del pueblo, sobre todo la clase obrera». Entre las recomendaciones del ente imperialista, están: la eliminación del «bono salarial de fin de año» para el sector público o aguinaldo, hacer «un ajuste fiscal significativo», lo que en palabras de ese ente significan: privatizaciones, reducir inversión social y someterse a las directrices de política exterior del gobierno imperialista de los EEUU, para una muestra solo hay que ver lo que ocurre en Argentina y el gobiernillo de Alberto Fernández, arrodillado a las directrices de la policía estadounidense (FBI, CIA y demás agencias). En la misma línea del Presidente Arce, ha respondido también el Ministro de Economía, Marcelo Montenegro, quien afirmó: « Van señalando las viejas recetas de hace muchas décadas atrás donde indican disminuir la subvenciones, ir bajando el gasto público, ir eliminando el aguinaldo de fin de año. (…) La virtud de nuestro modelo, es que no está atado a ninguna obligación con el Fondo». ¡Queda mucha dignidad en la América Nuestra! ¡El ALBA-TCP, es una realidad! «Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí, el decoro de muchos hombres. Esos son, los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana» (José Martí).

El FMI, fue creado el 27 de diciembre de 1945, como parte de los acuerdos de Breton Woods, finalizada la Segunda Guerra Mundial, como un instrumento al servicio del capital de las trasnacionales. Constituye, con el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio, la trilogía de la dominación económica del imperialismo de EEUU. Las decisiones en ese organismo, se adoptan por la cantidad de votos de cada país; lo cual, tiene relación con su capacidad económica, sus aportaciones o cuotas. EEUU, cuenta con el 16 por ciento de los votos, Francia e Inglaterra poseen el 4,85 por ciento, España el 1,38 por ciento, valga decir: Occidente: EEUU y Europa, cuentan con una mayoría sustancial de votos. Los EEUU, tomaron la previsión que las decisiones de este engendro imperial, deben tomarse con un mínimo del 85 por ciento de los votos; lo que significa, que es imposible tomar una decisión sin considerar la opinión supremacista del gobierno imperialista de los EEUU. Este «democrático» hecho, permitió al gobierno imperialista de los EEUU, imposibilitarle a la República Bolivariana de Venezuela, acceder a sus Derechos Especiales de Giro (DEG), emitidos en 2020 por el FMI. En el caso que afecta a Venezuela, con la negación de 5 mil millones de dólares en DEG, una institución global de tanta importancia como el FMI, se pliega a la criminal política de bloqueo y sanciones impuestas a Venezuela por el gobierno imperialista de los EEUU. El veto estadounidense, se hizo efectivo y posteriormente se justificó en una supuesta orden de un supuesto gobierno interino de un sujeto llamado Juan Guaidó, quien afirmó el 17 de marzo 2020: «entregarle recursos al régimen, es dárselo a la corrupción». Eso bastó, para privar a un país miembro, de sus recursos bajo resguardo en esa institución financiera internacional. Y, al igual que esos recursos, propiedad de la nación venezolana; desde 2014, están secuestrados más de 07 mil millones de dólares, bloqueados en 40 bancos de Occidente: EEUU y Europa.

En fecha tan temprana como 1818, los agentes imperiales del gobierno de los EEUU, tachaban al Padre Libertador, Simón Bolívar, de dictador. La insolencia y el desprecio del naciente imperio contra la causa independentista de las naciones del Sur, en general, y en particular contra el Padre Libertador, Simón Bolívar, llevó a éste a manifestarle al agente imperial Juan B. Irvine ( 1818): «Mire, en cuanto a sus amenazas, sepa usted que aquí en Venezuela en diez años de guerra, han muerto la mitad de nuestros compatriotas, y nosotros los que aquí quedamos estamos ansiosos por correr la misma suerte, si tuviéramos que morir todos enfrentando al mundo entero». Son las mismas amenazas, pasados ya dos siglos con sus años, que las conferidas por la Administración Biden-CIA, quien amenaza a la República Bolivariana de Venezuela, Gobierno, Instituciones y pueblo venezolano, con más sanciones sino se reúne a dialogar con quienes causaron y promovieron la destrucción de la Nación, léase: Juan Guaidó y cía. Dice, el subsecretario del Departamento de Estado para América Latina, Brian Nichols: «Nicolás Maduro, comete un error grave si piensa que nuestra paciencia es infinita y que las tácticas dilatorias le van a servir. Estamos preparados para responder con sanciones y medidas exhaustivas». Responde, el Presidente Constitucional, Nicolás Maduro: «Pegarán gritos de amenazas, el imperio estadounidense, pero deben saber que sus amenazas se pierden en el fondo del mar del desprecio y del olvido. Y su arrogancia, queda como una triste fábula de lo que ellos fueron y no serán nunca más, un imperio único», ¡Mucha dignidad, queda en Latinoamérica en los gobiernos y pueblos libres, soberanos y bolivarianos! «Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho. Los obstáculos más grandes: nuestras propias indecisiones; Nuestro enemigo más fuerte: el miedo al poderoso y a nosotros mismos; La cosa más fácil: equivocarnos; La más destructiva: la mentira y el egoísmo; La peor derrota: el desaliento; Los defectos más peligrosos: la soberbia y el rencor; Las sensaciones más gratas: la buena conciencia; El esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que esté» (Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha).

Por estos días, el imperialismo ejecuta una operación especial militar propagandística, dirigida a convencer a los gobiernos de la Unión Europea, en el claro objetivo de mantenerlos unidos bajo la dirección del gobierno imperialista de los EEUU: contraofensiva ucraniana, la llaman. La pronta llegada del invierno a los países del norte, el sufrimiento que va a causar la falta de calefacción, la alta inflación, escasez de alimentos y la recesión económica, tienen a dichos gobiernos vasallos europeos en la duda de hundirse ante el descontento de sus pueblos, como ya ocurrió en Italia, o hundirse junto a la Administración Biden-CIA, en sus intenciones perversas de destruir a Rusia. Obviamente, la Rand Corporation (el tanque pensante más influyente en la política de EEUU: Overextending and Unbalancing Russia. Assessing the Impact of Cost-Imposing Options, por James Dobbins, Raphael S. Cohen, Nathan Chandler, Bryan Frederick, Edward Geist, Paul DeLuca, Forrest E. Morgan, Howard J. Shatz y Brent Williams, Rand Corporation, mayo de 2019), se equivocó en sus previsiones de recomendaciones dirigidas al gobierno imperialista de los EEUU, cumplidas al pie de la letra por éste. Estimaban, sus sesudos analistas que, al incitar a Ucrania a confrontarse contra Rusia, aprovechando la supuesta vulnerabilidad de Rusia en su economía, su dependencia de las exportaciones de petróleo y gas, cuyos ingresos es posible reducirlos aplicando sanciones e incrementando la exportación de productos energéticos desde EEUU, triunfarían. Consideraba, la RC, que «sancionando» su economía, como lo hicieron, Rusia colapsaría». Los hechos, demuestran que han fracasado en su intención. Así, lo refiere el propio Presidente Vladimir Putin: «Siempre ha habido presión de sanciones. (...) Sin duda alguna, la economía se está adaptando a la nueva situación. (…) Las autoridades rusas hoy, ya pueden decir con confianza, que tal política fracasó. ¡La estrategia de la guerra económica relámpago ha fracasado! (…) Las sanciones, se han vuelto en contra de aquellos países que las han impuesto». Peor aún, agrega Putin, que les han rebotado como un boomerang: «Me refiero al crecimiento de la inflación y el desempleo, el deterioro de la dinámica económica de Estados Unidos y los países europeos, la caída del nivel de vida de los europeos, la devaluación de sus ahorros». Igualmente, la RC, recomendaba infiltrar el sistema electoral ruso y generar desconfianza en el mismo, con denuncias de presunto fraude. Para, «Socavar la fe de los votantes en el sistema electoral ruso». Las recientes elecciones regionales de este año, contaron con un 60 por ciento de participación, muy similar al de años previos para este tipo de eventos de carácter regional. En 2018, la participación estuvo también muy cerca del 60 por ciento, y los resultados son también similares a los obtenidos por el partido de V. Putin: Rusia Unida. En las 14 regiones bajo disputa electoral, 12 de ellas, fueron ganadas por gobernadores pertenecientes al partido de Gobierno y las restantes, por dos candidatos independientes. Según la autoridad electoral rusa, en la región de Penza, el partido gobernante obtuvo el 74,91 por ciento de los votos, seguido del Partido Comunista, con el 8,53 por ciento de los sufragios y casi nada para la oposición pro EEUU del estafador Navalny, que poco o nada cuenta en la realidad rusa y mucho en la realidad mediática occidental. En Moscú, las elecciones abarcaron a 125 de los 146 distritos de la capital para elegir a 1.417 diputados municipales. La mayoría de los mandatos en la capital, más de 1.100 del total de 1.417, recayeron en Rusia Unida. Una contundente victoria electoral para V. Putin y Rusia Unida, lo que bien pudiera interpretarse como lo hace el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, quien ante la pregunta de las y los periodistas sobre si consideraba que los resultados constituyen una muestra de apoyo a la Operación Militar Especial rusa en Ucrania, respondió: «Esto muestra un alto nivel de apoyo tanto para el jefe actual como para las decisiones que toma». Lo mismo, no pueden afirmar los dirigentes de la Unión Europea y mucho menos su amo, «Napoleoncito» Biden, quien está enfrascado en una brutal persecución política contra quien pudiera ser su principal oponente electoral, léase: Donald Trump. Mientras, todos los estudios de opinión en EEUU, señalan que «Napoleoncito» Biden, no sería un contrincante con reales posibilidades de triunfo contra Trump.

Esa realidad, y la que derivará de los procesos refrendarios a celebrarse en la región del Donbás y las Repúblicas Independientes de Donetsk y Lugansk, del 23 al 27 de septiembre, en que su población responderá a la pregunta: si desean o no adherirse a Rusia, esto en total sintonía con la Carta de la ONU (Art.1,2), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Art. 1), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Art. 1), tratados internacionales todos, que garantizan como un derecho internacional: «Todos los pueblos tiene el derecho de libre determinación». Hecho, que ha provocado la histeria de Kiev, Washington y Bruselas, quienes ahora bombardean poblaciones civiles, causándo crímenes de lesa humanidad para intentar impedirles que se expresen democráticamente. Esa fulana contraofensiva que, como ha revelado ese panfleto del Partido Demócrata, llamado: The New York Times, quien señala: «Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional, y Andriy Yermak, uno de los principales asesores de Zelenski, hablaron varias veces sobre la planificación de la contraofensiva, según un alto funcionario de la administración. (…) En vez de una gran ofensiva, el ejército ucraniano propuso dos. Una, en Jersón, que probablemente tardaría días o semanas antes de obtener grandes resultados debido a la concentración de tropas rusas. (…) Y ha hecho que Moscú tenga que retrasar las votaciones falsas que buscan determinar si algunos sectores de la región de Jersón quieren unirse a Rusia…» (The New York Times, Podríamos ver más operaciones del ejército ucraniano: así se planeó el contrataque de Zelenski, Por Julian E. Barnes, Eric Schmitt y Helene Cooper, 14 de septiembre de 2022). Lo que habla del involucramiento directo de las tropas estadounidenses en la guerra. Además, el objetivo de la fulana contraofensiva no es otro distinto a boicotear los referendos para que las poblaciones del Donbás se manifiesten –masiva y democráticamente- como lo están haciendo en estos momentos. El Nuevo Orden Mundial será democrático o no será Nuevo Orden.

La Administración Biden-CIA, en su desesperación, ha obviado la persistente recomendación que le hiciera la RC de: «elevar la tensión de su conflicto con Ucrania, pero "sin llegar a las manos", ya que evidentemente, de darse un enfrentamiento militar directo, el país de Putin saldría victorioso debido a su proximidad». La lógica de estos referendos, sería integrar –legalmente- estos territorios a Rusia y disuadir a Ucrania de atacarlos, pues de hacerlo, significaría atacar a Rusia. La respuesta de Putin a la campaña de propaganda de la fulana contraofensiva occidental, ha sido convocar a una movilización parcial de su ejército en 300 mil reservistas, pudiendo llegar hasta los 25 millones, que sería la reserva militar rusa, si fueran necesarios para enfrentar las fuerzas nazistas de Occidente: EEUU y Europa. Los reservistas movilizados, irán al frente de guerra para consolidar la paz en las regiones liberadas de la peste del nazismo, que se ha expandido por fuera de Ucrania hacia Europa y EEUU. La respuesta de V. Putin, ha sido contundente: «Los occidentales empujaron a Ucrania a la guerra con nosotros. Kiev, ha rechazado negociar la paz y está intentando conseguir armas nucleares». Agregando: «No solo estamos luchando contra los neonazis, sino contra todo el despliegue militar de occidente. El objetivo de Occidente es debilitar, dividir y destruir finalmente a nuestro país». Precisando, Putin, a la Administración Biden-CIA que, si se viera amenazada la integridad territorial de Rusia: «Usaremos todos los medios [incluidos los nucleares] para defendernos, no estamos fanfarroneando». Estos referendos, constituyen una respuesta democrática que ha desequilibrado a Washington y Bruselas; al punto, que la Casa Blanca, ya ha instruido a sus medios «libres», pero financiados por el Departamento de Estado de EEUU, a desatar una contraofensiva propagandística en la línea trazada por Karine Jean-Pierre, portavoz de dicho ente del nazismo estadounidense, quien ha asegurado que los EEUU tienen: «conocimiento de que los funcionarios rusos han establecido que la aprobación de los referéndum será superior al 75 por ciento». En su ocaso, Occidente: EEUU y Europa, abandonan banderas democráticas y asumen banderas nazistas. La dialéctica del Nuevo Orden Mundial, exige alzar banderas democráticas contra la dictadura o como lo señala el Presidente Constitucional de Rusia, Vladimir Putin: «El mundo debe ser más justo y de ninguna forma basarse en el dictado de un solo país como si fuera Dios»…

Postscriptum: «A los que llegaban desde el ghetto de Varsovia [que había osado insurreccionarse en 1943] les esperaban terribles tormentos. Las mujeres y los niños eran separados de la multitud y conducidos a lugares donde ardían los cadáveres, en lugar de ir a la cámara de gas. Las madres enloquecidas de terror eran obligadas a pasar con sus hijos entre los ardientes hornos sobre los que miles de muertos se retorcían entre las llamas y el humo, con contorsiones y sacudidas como si hubieran vuelto a la vida, mientras los vientres de las embarazadas muertas estallaban por el calor y sus hijos nonatos ardían en los úteros abiertos de sus madres. Esta visión podía enloquecer hasta a las personas más equilibradas» (…) «¿Y por qué escribir sobre esto, por qué recordarlo? Es el deber del escritor contar esta terrible verdad y el deber civil del lector es conocerla. Quien mirara hacia otro lado, quien cerrara los ojos sin querer saber nada, insultaría la memoria de los muertos. Quien no conozca la verdad sobre los campos de exterminio, no podrá entender con qué tipo de enemigo, con qué tipo de monstruo tuvo que mantener su combate mortal el Ejército Rojo» (Un escritor en guerra, editado por A. Beevor y L. Vinogradova, Barcelona, Memoria Crítica, 2010)… El historiador y periodista francés, Thomas Snégaroff, explica en su obra: «Putzi. El confidente de Hitler», una realidad muy de actualidad. Putzi fue amigo de Hitler, y después informante del presidente norteamericano, Franklin D. Roosevelt. «Estados Unidos, fue el primer país donde hubo una gran manifestación para celebrar la llegada al poder de Hitler –explica Snégaroff–. Madison Square Garden estaba lleno de banderas nazis en 1936». Y si ayer era Hitler quien encantaba a la élite de millonarios que gobierna los EEUU, hoy es otro nazi de la modernidad, actor comediante, Vlodimir Zelensky, quien se ha ganado los amores de esa misma élite. Snégaroff, conocedor de la política estadounidense, ofrece a sus lectores y lectoras a través del personaje Putzi, la realidad estadounidense de aquellos tiempos, tan de actualidad: «Quería romper esta idea de que Estados Unidos siempre ha estado contra el fascismo, [señala Snégaroff], y es el país de la democracia y de la libertad. El nazismo, fue muy potente tanto en Estados Unidos como en Inglaterra». Y todavía hoy en día, sigue siendo muy potente o quizás, más potente, el nazismo tanto en EEUU como en Europa. Putzi, fue el responsable de la prensa extranjera de Hitler e intentó que Alemania, se aliara con Estados Unidos. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, lo encerraron en un campo de prisioneros en Canadá, de allí salió a trabajar para los servicios secretos estadounidenses. Se convirtió en informante de Roosevelt, agente de la CIA...

Caracas, 25-09-2022



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1066 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: