Dios como instrumento político

  • Desesperado, buscando una tabla de salvación en el mar encrespado que el mismo creo por su oscurantista y mala presidencia, Bolsonaro, se hace presentar por su esposa, como escogido por Dios para salvar a los brasileños, del demonio.

No Basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz. Pero también reza el piloto cuando monta en el Avión, para ir a bombardear a los niños de Vietnam. Parte de las estrofas de una Canción de Allí Primera, que revela la hipocresía de muchos que se dan golpes de pecho e invocan a Dios, para justificar los actos más crueles, pensando, no que van a ser perdonados, eso ni se diga, pero si pensando en que van a engañar a los demás con sus destempladas invocaciones al creador.

En esa tónica está el genocida brasileño, Jair Bolsonaro, acusado, por su conducta irresponsable, en su país, de provocar miles de víctimas, provocados por la pandemia, quien desatendió las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, y despectivamente, calificó a la Pandemia, como una Gripeciña y el mismo en persona, se burlaba de la ciencia, apareciendo en actos públicos sin protección de ninguna naturaleza, dando un ejemplo fatal para su pueblo que hoy se contabiliza en miles de fallecidos, muchos enterrados en tumbas colectivas.

Más de 600.000 contagios causó la Gripeciña, y de ellos, murieron más de 34.000 personas, por la desatención a las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, organización, de la que incluso, amenazó con retirarse, diciendo "No necesitamos gente de afuera dándonos pista sobre la salud aquí dentro". Esa crasa ignorancia llegó a tener a Brasil como el tercer país, con mayor contagios de Covid en el Mundo y el segundo en el número de fallecidos, triste record que seguramente pasará a la historia en ese país, como uno de los hechos más lamentables y de una conducta irresponsable presidencial nunca vista en nuestra región.

Pero el Bolsosaurio, brasileño, nuevo espécimen de los dinosaurios vivientes, no solamente infringió las normas sanitarias de la Organización Mundial de la Salud, sino, que ha atentado contra el Derecho a la Libertad de Expresión y ha jugado al golpe de estado, ante su inminente salida del poder (Actualmente ocho de sus aliados más cercanos están siendo buscados por instigar el Golpe de Estado). Ha amenazado al Tribunal Supremo de Justicia de Brasil, con suspender las elecciones y canta fraude por adelantado, sin presentar ninguna prueba.

Toda esa estratagema parece haberle fallado y aterrado por el avance incontenible de Lula Da Silva y la toma de conciencia del pueblo brasileño sobre el oscurantismos que representa y aplica este como Presidente, recurre desesperadamente a la cobija de la religión, la cual le funcionó para llegar a la Presidencia, pero que ahora, parece quedarle corta para arroparse.

De allí, que con adarga en el cinto y vociferando exclamaciones religiosas, se lanza al ruedo presidencial En el nombre de Dios y para reforzar estas herejías, su señora esposa públicamente en actos de campaña a señalado que a su esposo, lo escogió Dios, para luchar contra el Demonio. Es decir, que en Brasil de acuerdo a la tónica que impone Bolsonaro, no está en juego la Presidencia de la República, sino, como en la Edad Media, lo que existe es una lucha de los ungidos por Dios, contra los representantes de Lucifer. Por supuesto, y está clarito, la maldad y el Demonio está encarnada, según Bolsonaro y su comparsa, en Lula Da Silva, mientras que Dios, y sus bondades están encarnadas en Bolsonaro.

En esta tónica, no tiene nada de extraño entonces, que el dinosaurio brasileño, desempolve los procesos inquisitoriales para purificar a Brasil y librarlo de la ponzoña satánica que amenaza con despojarlo del gobierno.

En esa tónica Medieval uno de sus principales ideólogos y asesores, que cuenta con toda su apoyo, Olavo de Carvalho, alimenta la tesis de que al Tierra es Plana y es posible, que ya este ideólogo, este desempolvando los manuales de la inquisición y el croquis de todos los instrumentos utilizados por la Inquisición Española, para aceitarlos y ponerlos al servicio de la Cruzada que iniciará Bolsonaro, de ganar las elecciones, para purificar con sangre, fuego y bebedizos de cicuta, al pueblo brasileño, hoy contaminado por las prédicas endemoniadas de Lula Da Silva.

Lo lamentable de todo este panorama con olor a moho, es que se continué utilizado, por mercaderes de la Fe, el nombre de Dios en vano, que se bañen en incienso para parecer corderitos y puedan con apoyo mediático y control de la Redes Sociales, engatusar y lavar el cerebro de millones de personas que luego, sin lugar a dudas, van a sufrir las consecuencias de su ignorancia, como las ya sufridas por el pueblo brasileño, por ignorar, su gobernante, a la ciencia y las normas sanitarias internacionales contra el Covit. "Se llama Pastor porque le quita la lana a sus ovejas"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1525 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: