Parlamento

Cuando las sanciones no funcionan

Dos visiones en un mismo escenario: el pueblo ruso, gana en los mercados de la energía, consiguiendo la oportunidad de hacer frente a las sanciones occidentales, mientras que la Unión Europea, se enfrenta a una crisis energética en el otoño boreal que afectaría a las empresas, según opinión de expertos. La producción de petróleo del país euroasiático volvió a los niveles observados antes de la operación militar especial en Ucrania, con una media de unos 10,8 millones de barriles diarios. El pueblo ruso. Ha encontrado nuevos clientes para el aproximadamente millón de barriles diarios que las refinerías de petróleo europeas han dejado de comprar debido a las autosanciones, que se ha autoimpuesto la Unión Europea, a los fines de complacer a su caprichoso jefe de la Casa Blanca. Las empresas energética de la Federación Rusa, ha conseguido nuevos cliente para su excedente petrolero, ahora el crudo va dirigido Asia, en particular a la India, así como a Turquía y en otros lugares de Oriente Medio.

El pueblo ruso, ofrece mejores condiciones en la venta de petróleo, a sus actuales compradores y a sus futuros clientes, dado que el crudo Brent ronda los 100 dólares por barril y que la Federación Rusa, puede ofrecer menores descuentos. Las sanciones energéticas contra Moscú no funcionan. El éxito político de Rusia: en los meses de marzo y abril los políticos occidentales pensaron que la OPEP, liderada por Arabia Saudí y los EAU, abandonaría su alianza con Rusia, pero ha ocurrido lo contrario. A pesar de la gira del mandatario estadounidense, Joe Biden, a Oriente Medio, el presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, mantuvo su influencia y liderazgo dentro de la alianza en la OPEP. Los que representa una derrota para los sancionadores de la Unión Europea, que actúan para complacer a la Casa Blanca, pero también para sacrificar a sus pueblos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, puede permitirse el lujo de renunciar a los ingresos restringiendo a las ventas de gas natural a Europa, mientras que el viejo continente se prepara para un aumento masivo de los precios de la energía y una posible escasez. Los gobiernos europeos, siguen decididos a desprenderse de la energía rusa. Pero deben estar reconociendo las dificultades de la postura que amenaza sus economías. Vladimir Putin está ganando la batalla energética y la confrontación militar a Occidente.

Nuevamente en la escena el carnicero Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea, para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, declaró que Europa debe estar dispuesta a pagar un precio por apoyar a Ucrania. Una confesión irresponsable, y temeraria, seguro estamos que el pueblo Español, no comparte tal aventura. El jefe de la diplomacia europea afirmó durante una entrevista con el diario El País, publicada este pasado jueves, que hay que explicar a nuestros ciudadanos que la guerra de Ucrania, no es una guerra de los demás. La ciudadanía tiene que estar dispuesta a pagar un precio para mantener el apoyo a Ucrania, Estamos en guerra: esas cosas no son gratis, aunque sí hay que tratar de repartir los esfuerzos de forma equitativa, indicó, agregando que el conflicto nos afecta directamente, aunque nuestros soldados no mueran allí. Hasta donde ha llegado España, bajo la Dirección política del PSEO, Se habrá enterado el Rey Felipe VI, de lo que está haciendo Pedro Sánchez, vasallo de la Casa Blanca.

El drama que tiene la Unión Europea, lo plantea el propio carnicero de la guerra Josep Borrell, no sabe el volumen de gas que requiere el bloque, y la capacidad de los ciudadanos para pagar el alza de gas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 424 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: