La liberación de Palestina es la liberación del mundo

Tal vez el fin del hambre sea la liberación del mundo. La libertad es dignidad y justicia, no hay liberación con la injusticia del hambre, el hambre es salvajismo y esclavitud… El fin del hambre no está en el imaginario universal humano... Es un tema cadáver y hasta risible. Hay una confesión atea respecto al fin del hambre en el mundo, ungido con limosna, caridad y filantropía.

El sionismo es un movimiento fascista eurocéntrico y hoy es el motor de la inhumanidad imperial y es la normalización misma del fascismo. El sionismo es un enemigo de la humanidad que con su despótico supra-poder le permite burlarse y someter al mundo como el intocable portador de la Paz.

El sionismo opera entre los rivales, es decir existe el sionismo estadounidense y existe el sionismo Ruso, y el sionismo Chino. Existe el sionismo en su naturaleza fascista y también existe el sionismo que opera en la izquierda. Existe el sionismo cristiano Nazi como el sionismo islamo-fascista y al mismo tiempo opera en el ilustre templo del arte, la academia e intelectualidad. En múltiples casos en el pillaje científico, tecnológico. Siempre en la mafia financiera, comercial y mediática. Su hiperrealista poder pareciera surrealista.

Desde décadas el sionismo es uno de los grandes articuladores del occidente en el macabro derrame de la sangre de los pueblos del África y de Latinoamérica para la expoliación de sus recursos naturales.

En 1948 el movimiento eurosionista logró imponer un régimen colonial en Palestina denominado Israel. Se impuso sobre las bases de la limpieza étnica contra el pueblo nativo semita Palestino. El mundo árabe herido, protestó y el poder sionista internacional logra ocultar su barbarie, manifestando que se trataba de salvajes árabes, musulmanes antisemitas…el sionismo es el crimen perfecto, la víctima es culpable. La glotonería egocéntrica occidental eyacula en su creativa e ilustrativa ignorancia: Ellos encontraron la tierra del amor, cantaba Edith Piaf en tributo al régimen colonial de Israel que masacraba al pueblo nativo semita palestino.

Nota

El Israel que se impuso en 1948 en Palestina es un clásico colonialismo, un anacronismo colonial y su paralelismo con el clásico colonialismo es que no proviene de un pueblo sino de un movimiento europeo (sionismo), que busca crear un Estado-Nación. En este caso se sirven de la doctrina religiosa Judía (herencia semita), falsifican la historia, alegan que se trata del ‘’retorno’’ a la tierra ancestral (indo-europeos, judíos no semitas). Y es por esto que estamos ante un colonialismo en la que no solo coloniza la tierra del pueblo sino que roba, se apropia de la historia del pueblo nativo, y esto es debido a que es un colonialismo que no proviene de un pueblo sino de un movimiento que busca ser un pueblo. Por lo tanto toma la Historia del pueblo nativo. El Israelí no es Israelita. Esta particularidad colonial de usurpar la Historia, la culinaria y expresión cultural nativa Palestina, forma parte de la ecuación de exterminio del pueblo Palestino. Al nativo Palestino no solo lo expulsan de su tierra patria sino que buscan expulsarlo de la Historia.

Fin de la nota

Es preocupante ver hoy, como las tiranías, monárquicas neocoloniales árabes, para perpetuarse en el poder, hoy están invirtiendo colosales suma de dinero en la falsificación del Islam, en la educación escolar, en grandes fórum internacionales islámicos, para presentar ese colonialismo como principio islámico. Alerta con esto.


La liberación de Palestina, es decir el fin del régimen colonial de Israel, es el colapso de las dictaduras árabes, ya sean dictaduras árabes proimperialistas o dictaduras árabes antiimperialistas. Detrás de la cruel invasión imperial estadounidense a Irak fue el régimen colonial de Israel, a través del Lobby sionista, como parte del proyecto expansionista colonial: La Gran Israel, del Nilo al Éufrates.

Hoy el régimen colonial de Israel es poseedor de un mínimo de 400 bombas atómicas. Los humillantes Acuerdos de Oslo en la que una elite palestina se arrastró y se les obligó a abandonar la lucha armada. Al abandonar la lucha armada se perdió mucho del imaginario palestino, ya no se habla del Fidaih. Antes se decía: Estar contra Israel no es estar contra los Judíos. Ahora se dice Criticar a Israel no es estar contra Israel. Sin darnos cuenta nos estamos haciendo filosionistas. Es de una ingenuidad criminal creer en la existencia de ese colonialismo.

Los palestinos renunciaron a la lucha armada por la lucha pacífica que ya existía, pero tampoco se ha logrado una lucha pacífica, ya que la represión occidental no permite expresar libremente o expresar la esencia de la Causa Palestina. No hemos posicionado nuestro propio léxico, so pretexto que debemos ser inteligentes, estratégicos, objetivos, sutiles, tácticos. Aunque los palestinos se han hecho más visibles en el mundo, eso no ha impedido al sionismo avanzar en su limpieza étnica en pro del hacer desaparecer al pueblo Palestino.

Sí, la guerra es perversa, pero el pacifismo en algunos casos de un humanismo pequeño burgués, demagogo y en otros casos honesto, ha demostrado no ser suficiente para combatir el más poderoso fascismo de la actualidad, más bien todo lo contario, ha facilitado su avance. El sionismo se mofa de todas las grandes denuncias que realizan grandes instituciones del mundo incluida la ONU. Estamos contemplando la historia en vez de provocar la historia.

Nadie tiene derecho a imponer cuál es el camino a resistir, la pacífica o la lucha armada, las dos son válidas. Otro elemento es que se nos imponga a reconocer al colonialismo Israelí como alternativa por la Paz. Eso es una trampa. Yo como nativa palestina de la Diáspora no reconozco el despotismo colonial. La solución es la independencia de Palestina. Nunca expulsar a ningún denominado israelí, allí nacieron, esa es su tierra, es decir Palestina.

El colonialismo israelí no se limita a Palestina sino al resto de los países arabo-persa y kurdo. El fin del pueblo Palestino sería la victoria del oscurantismo fascista, un atentado contra el resto de los pueblos del mundo. Los pueblos del mundo serán más débiles.

Tenemos una cita con la historia y es la liberación de Palestina hoy en el siglo XXI contra el yugo y anacronismo colonial denominado Israel. Tenemos una deuda con la Humanidad y es la de extirpar el colonialismo de nuestra historia contemporánea y de extirpar el más poderoso fascismo de nuestro tiempo. Suena encantador decir esto, el desafío es inmenso, debemos dejar la auto censura, so pretexto que debemos ser estratégicos. Debemos patear la mesa, educando al mundo sobre la justa causa Palestina y el peligro que el sionismo significa para la humanidad. Eso embarga profunda determinación y firmeza, allí está la belleza de ser Palestino. Desde nuestra Diáspora vendrán por nosotros a querer arruinar nuestras vidas, pero liberar Palestina es la liberación del mundo. Un mundo
más digno y noble es obligatorio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 570 veces.



Susana Khalil


Visite el perfil de Susana Khalil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: