Motivos de la guerra de la OTAN contra la humanidad. Aportes al qué hacer

EE.UU, Canadá y la Unión Europea-U.E. -empleando todos los medios a su alcance- propugnan por impedir la autodeterminación de naciones y pueblos, y por imponer un sistema de fuerza de alcance mundial, que subordine la diversidad cultural, las variadas identidades nacionales y múltiples civilizaciones a los intereses del decadente capitalismo occidental.

· LOS POR QUÉ DE ESA ACTITUD.

¿Cuáles son las circunstancias y razones que han llevado a ese bloque o polo occidental del poder mundial a pensar y actuar de esa manera?

Pasemos revista a estas realidades:

-EEUU es el centro y la cabeza dominante del sistema capitalista-imperialista occidental. Es la principal economía del mundo occidental y controla su maquinaria de guerra al disponer de 800 bases militares a lo largo y ancho del planeta y del mayor arsenal de armas nucleares, cohetes intercontinentales, sistemas satelitales de espionaje, puesto a la disposición de la OTAN para controlarla.

-A pesar de su primacía en el campo del bloque occidental, esa superpotencia, hegemónica al interior de ese sistema, está gravemente afectada por una crisis múltiple, propia de su declive o decadencia, la cual se extiende con modalidades muy dramáticas en la periferia dependiente del sistema.

-EE.UU., en el contexto de la multipolaridad actual, perdió la supremacía indiscutible y absoluta del pasado. La alianza de China y Rusia, como superpotencias emergentes, tiende a desplazar a esa superpotencia y potencias aliadas; salvo en el poderío mediático, siguiendo en disputa la vertiente del poderío militar.

-EEUU exhibe a lo interno altos niveles de descomposición a consecuencia del impacto de sobre-explotación del trabajo asalariado, brutales desigualdades, racismo, xenofobia, machismo, fundamentalismos religiosos, adulto-centrismo, cultura de la violencia y del consiguiente auge del neofascismo…con impactos nocivos fuera de sus fronteras.

-La autodeterminación de los pueblos, que debilita el poder del occidente imperialista, sigue creciendo en las potencias intermedias o de mediano desarrollo, en las naciones periféricas dependientes, y en las civilizaciones discriminadas, abusadas y oprimidas.

- Las rebeldías sociales y político-sociales se han tornado recurrentes y cada vez más intensas; mientras sin modelo de relevo, el imperialismo estadounidense y europeo occidental solo recurre a endurecer su estrategia neoliberal, radicalizando las confrontaciones. A esas rebeldías les falta, entre otros requisitos imprescindibles para no agotarse en sí mismas, globalizarse más y dotarlas de propuestas alternativas consistentes.

· CONFLUENCIA POTENCIALMENTE ALTERNATIVA A LOS DESIGNIOS DE LA OTAN.

Así se va conformando una confluencia de contradicciones, luchas y enfrentamientos con un denominador común: autodeterminación y luchas por la soberanía desde una gran diversidad política-ideológica y varias cosmovisiones.

El déficit de esa gran avalancha, que en los hechos actúa como contrapartida que debilita persistentemente el imperialismo occidental, está en la evidente ausencia o acentuadas debilidades de las nuevas vanguardias y de sus propuestas transformadoras; carentes de energías, fuerza y definiciones necesarias para construir alternativas anticapitalistas y pro-socialistas.

Hay fuerza, amplitud y diversidad en el polo potencialmente alternativo, pero le falta profundidad anti sistémica.

Urge superar a los compases de las rebeldías esas carencias.

De todas maneras el declive de la civilización burguesa occidental y de su fuerza supranacional, aumenta su violenta agresividad desde su empecinamiento por recuperar la hegemonía perdida a cualquier costo para la humanidad, hasta generando caos y catástrofes desde una estrategia de guerra global permanente.

Estos son síntomas agudos de su enfermedad senil, que platea retos de gran envergadura, todavía no debidamente asumidos por el conjunto agredido.

· VENCER LA GUERRA ES CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE.

A esa enfermedad senil y la agresividad que brota de sus temores a una decadencia mayor, se debió el lanzamiento y el despliegue en estos últimos 20 años de su denominada guerra global, con sus diversos capítulos: Afganistán, Irak, Palestina, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Colombia…

A eso ha servido el creciente rol de la OTAN en esa guerra, cuyo nuevo capítulo es el de la OTAN CONTRA RUSIA, pasando por el escenario ucraniano; y al sumárseles las subsiguientes resoluciones de su reciente CUMBRE en Madrid, se multiplica su despliegue destructivo.

Se trata un viraje híper-agresivo motivado por la obcecada e imposible misión de derrotar a Rusia y a China, y al conjunto de factores adversos a sus alucinantes pretensiones que se sintetizan en revertir soberanías, vencer Estados soberanos, liquidar movimientos y rebeldías sociales contra su orden neoconservador y fascistoide y arrinconar civilizaciones, etnias y culturas despreciadas por el mundo de la supremacía blanca judeo-cristiana.

Por tanto, no es exagerado definir la guerra global que EE UU, CANADÁ y las POTENCIAS IMPERIALISTAS OCCIDENTALES siguen escalonando, como una suma de guerras contra la humanidad, la diversidad nacional, la autodeterminación y la vida misma; cuya maquinaria político-militar ofensiva es una OTAN en su nueva dimensión global bajo control del Pentágono y sus 800 bases militares distribuidas en todo el planeta.

La contradicción capital-trabajo es fundamental, y más aún cuando es potenciada por un capital que integra a su dinámica de existencia opresiva, acumulación y de recuperación de su supremacía, todas las discriminaciones y opresiones; en tanto su derivada, imperialismo occidental versus autodeterminación, vida y libertad, ha pasado a ser la contradicción principal inmediata.

Contrarrestar y vencer esa guerra es cuestión de vida o muerte para la humanidad.

¿Qué hacer para lograrlo?

Esos crueles designios del imperialismo occidental sólo pueden ser contrarrestados, y finalmente derrotados, con una GRAN CONFLUENCIA MUNDIAL de Estados, gobiernos, movimientos políticos y sociales, y pueblos en lucha; cada uno con sus roles y sus particularidades, todos unidos respetando la diversidad multicultural e ideológica. MARCHANDO Y GOLPEANDO JUNTOS EN LO QUE SE PUEDA, O GOLPEANDO JUNTOS Y MARCHANDO SEPARADOS EN LO QUE NO.

Es imprescindible un gran polo multicolor contra el imperialismo occidental y su guerra para defender la autodeterminación, la vida, la libertad y los derechos de la humanidad y de la Madre Tierra.

Producir desde ese polo una avalancha insurgente contra la cultura de la muerte que impregna la denominada guerra global infinita o permanente a cargo de la OTAN, es un desafío ineludible, por necesario

Así lo exige el tipo de crisis, de guerra y de dominación actual; lo exige el propósito de consumar la victoria contra los designios de la OTAN; sin que dejemos de luchar por metas superiores: por un mundo solidario y sociedades justas, sembrando persistentemente más socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 618 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: