La corporación planetaria

La corporación planetaria, siempre tuvo el control sobre sus recursos humanos, actualmente las cadenas y jala bola desaparecieron, pero las manos de obras siguen poseyendo diversas posiciones y estándares sociales. Mientras más poseído, obediente y sanguinario sea el esclavo, pareciese que sus posiciones se acrecientan, y cuando incrementa sus malicias, indudablemente más poderes y dinero les otorgan. En ocasiones, dejan que presida a sus adictos por largo tiempo, pero en la mayoría de las naciones, los rotan por tiempo estipulado y siempre al que más dispuesta esta. Ambos, son los capataces mundiales de los incondicionales, solo para hacer cumplir el dictamen de la corporación planetaria, trazando los destinos e historia de los maniatados, maniobrados y moldeados pueblos.

Cuando las ausencias e inexistencias de las maquinarias industriales, tecnologías avanzadas, e internet, las manos de obras eran intrascendentales, sin ningún substitutos posible. Incansablemente y convincentemente solucionaron un pequeño pero gran inconveniente, el impedimento a trabajar por el cuidado de los indefensos y queridos niños y adolecente. Solventaron el problema, concentraron en edificaciones y los catalogaron como centro de aprendizajes, escuela y reguardo infantil. Secundando a la primordial responsabilidad de los mortales, la familia y por otro lado sin duda aliviaba la existencia del traba. A principio valientemente enviaban a ciega, hacia la supuesta, necesaria y útil educación que tendrían sus hijos, supuestamente obtendría más oportunidades para confrontar la vida.

Lo estudiado en los libros de historia, son mentiras verdaderas, escritas por las utilidades e intereses de la milenaria corporación planetaria, la mayoría de los intencionalmente inútiles e indefensos graduados, fueron, son y serian dependientes, necesitados, aterrorizados y viciados a ELLOS. Todas las materias de enseñanzas son decididas e impuestas, que en la inmensa mayoría de los titulados les seria improductivos e inservibles para enfrentar la vida, mientras el conocimiento elemental para cualquier terrícolas, son simple, construcción, plomería, electricidad, mecánica, herrería, carpintería, pescador, agrónomo, electrónica, idiomas y muchos otros novedosos conocimientos que se pudiesen haber enseñado durante más de una década en la dictatoriales materias escolares, y si así fuese el caso, serían todos libres e independientes, con conocimientos servibles para sus autonomías.

Desde la creación hasta la mayoría de edad, el nacido es, fue y siempre sería una carga para la economía global, pero indiscutiblemente es una bendición para los padres, ya que la mayoría y lo que sería reglamentario no producen, no trabajan, pero si consume y también joden. Liberados de la concentración colegial, empiezan con la segunda fase, a enfrentar la difícil y compleja circunstancia, algunos estudiarían en las universidades solo los conocimientos permitidos para las diversas clases sociales y nacionalidades, ya que el conocimiento avanzado solo los privilegiados tendría acceso a ellas y los nerds mundiales lo obtendrían con la única condición de estar de por vida encadenados a ELLOS.

De una u otra forma los universitarios y bachilleres se ensamblan como un instrumento de engranaje de esta invisible pero existente corporación planetaria. Finalmente llega la tercera etapa, en donde los ordeñados y esclavizados jubilados por años de labores, dejan de producir o trabajar, automáticamente sería otra carga y sin esperanza para la economía global, y peor aún los ansíanos viven demasiados, y habría que buscarles una condición o solución a esta insostenible imposición. Llevan años tratando de concentrar a los viejos en edificaciones internas, pero la mayoría de las sociedades rechazan desprenderse de sus padres y enviarlos a los geriátricos. Como en el colegio a principio desconfiaban pero las necesidades impuestas los obligaron a confiar y finalmente ceder a sus indefensos niños a ellos. Lo que difiere, es que aún no hay la misma cantidad de ancianatos como escuelas, pero cuando se iguala, empezaría el futuro incierto y confuso de este nuevo orden mundial y estilo de vida que ya dictaminaron ELLOS.

Los problemas de obligaciones se acumularon para el patrimonio integral, es insostenible mantener a más de 7.500 millones de bocas, mientras que actualmente la corporación planetaria solo necesitaría entre 800 a 1000 millones de manos de obras. Más de 6.000 millones quedaron o quedarían sin trabajos, muchos antiguos empleos dejaron de existir, por los avances industriales y descartes directos e indirectos de los antiguos medios de comunicaciones escritas, correos, recolectores agrícolas y muchos otros trabajos que requerirían manos de obras, pasaron al pasado, mientras el futuro es inseguro.

Normalmente, toda empresa cuando les sobra o dejan de necesitar empleados, hace reducción y despido de personal, en el caso de la corporación planetaria, no podría expulsar a más de 6.000 millones del planeta. Como en las anteriores dos ejemplos antes mencionados, la solución que ellos visualizaron hacia el que hacer con esta sobrecarga económica del planeta, se encuentra en plano de incertidumbre e invisible destino, para acabar con estos excedentes e innecesarios 6 miles millones de mortales improductivos. Jamás la sobrevivencia de la especie humana, estuvo en tantos peligros como en la actualidad, ya que evolucionaron en redundantes, remanentes e innecesarias, sean sus presencias oh inclusive existencias.

El COVID-19, es un arma modificada y fortificada en los escondidos y protegidos laboratorios químicos, e incrustada intencionalmente a toda la humanidad, pero ELLOS, tendría con anticipación dentro de sus organismos la inmunidad al repelar el ingreso del virus a sus cuerpos. Casualmente, la sobrecarga de la economía global, los ancianos, curiosamente sean sus principales víctimas al introducirse en sus organismos. El daño está en la atmosfera, solo exciten conocimiento de su transformación hasta la actualidad, pero ignoramos sobre sus futuras mutaciones con los pasos de los años. Esta arma biológica producida e introducida por ELLOS, ha debilitado la inmunidad de la especie humana, y fortifica a cualquier invasor maligno o cualquier pequeña enfermedad que padecía en antes para destruir el organismo. Curiosamente, esto resolvería el problema gerencial, y los viejos no vivirían demasiados.

Inconveniente la mega carga económica (más de 6.000 millones de mortales) sigue creciendo y a simple vista, sin novedades alarmante. De una forma u otra, la reducción de este número de superfluos de personales para la corporación planetaria es inminente. La evolución y mutación de los vivientes, en los próximos años, pudiese manifestar que el virus esterilizó a la humanidad, o peor aún volver a introducir otra arma química, más mortífera, y así en el transcurso de medio siglo, la humanidad tendría la población sugerida por la corporación planetaria.

Con la población necesaria, les otorgarían el derecho de uno a dos hijos por parejas, así conservarían la población deseada. Y los nuevos mortales ante del nacimiento vendrían modificado genéticamente, sin las enfermedades hereditarias y especializadas de los requerimientos físicos, conocimientos e inclusive étnico que dictamine la misma corporación planetaria.

Habría que ser obtuso para no ver esta inmensa perdida que constantemente desangra a la economía de la gran corporación planetaria. Nadie confronta a ELLOS, mientras todos se matan para jalarles sus bolas.

Aun con todo este poder en el planeta, todos ELLOS y el resto de los mortales sin excepción tienen tiempo de expiración, la masa corporal (tierra) se queda en el planeta, pero el alma será juzgada en otras desconocidas dimensiones, en donde solo Dios, Es El Mas Grande.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1221 veces.



Jaled Ali Ayoub Bazzi


Visite el perfil de Jaled Ali Ayoub Bazzi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaled Ali Ayoub Bazzi

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Más artículos de este autor