Patria, vida y Cuba libre Vs. Patria o muerte y Cuba libre

Tras la pérdida de la I República, y entronización del canario Domingo de Monteverde, José Félix Ribas marcha al exilio junto a su sobrino, el coronel Simón Bolívar, dirigiéndose con otros exiliados a Cartagena de Indias. Ribas será cuadro de primera línea para los preparativos de la Campaña Admirable que dirige Bolívar. El futuro héroe de la batalla de La Victoria, se trae a los patriotas colombianos Atanasio Girardot y Antonio Ricaurte, y el 12 de febrero de 1814, en alocución a sus soldados en esta ciudad, cierra su encarecimiento al combate con una expresión que ha sido cincelada por cada nueva generación a la que le ha tocado enfrentar con armas la defensa de la soberanía nacional, la cual reza: no podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer. A costa de mucha sangre se venció en La Victoria y para ello fue crucial la conducción de Ribas, de allí que Bolívar le honrase con el título "vencedor de los tiranos". A dicha sentencia le han seguido frases como "Patria o muerte", muy enarbolada por el comandante Fidel Castro desde el 04/03 de 1960 cuando una explosión estremeció a la ciudad de La Habana, en virtud de que en una de las dársenas de su puerto estalló el mercante francés La Coubre, quien procedía de Amberes (Bélgica), desde donde transportó un cargamento de municiones de fusil FAL y de granadas adquiridas por el gobierno revolucionario para la defensa de su país contra los ataques de sus enemigos internos y externos. Luego hubo otra segunda explosión cuando la gente del pueblo acudía al rescate de las víctimas, haciendo del barco y los muelles colindantes escenario dantesco de cuerpos destrozados, sangre, dolor y muerte. Fidel Castro junto al Ché Guevara se hicieron presentes. Para Fidel y los peritos quedó claro que la única manera en que esos artefactos podían explotar era de forma intencional y se concluyó que por las medidas de seguridad comprendidas en el protocolo, resultaba imposible que el sabotaje hubiera ocurrido allí, de modo que existía la posibilidad de que éste hubiera sucedido en el puerto de embarque, con la intención de asesinar a los dirigentes cubanos y evitar que Cuba adquiriese armas para su defensa. Fue un acto terrorista que costó más de un centenar de vidas y para oprimir su economía. No vaciló Fidel en aquel momento al afirmar que estaban dispuestos a resistir hasta la muerte y que nuevamente no tendría otra disyuntiva que aquella con que se inició la lucha revolucionaria: la de la libertad o la muerte. "Solo que ahora libertad quiere decir algo más todavía: libertad quiere decir Patria, y la disyuntiva nuestra sería Patria o Muerte".

Aquella frase tan emblemática, en cada contexto que tuvo su razón de ser como aún hoy tiene vigencia, ha sido vilipendiada por la derecha, por los anticastristas y por algunos "izquierdistas trasnochados" a quienes la palabra muerte les causa prurito, miedo y espanto. Le pasó al propio Chávez quien fue víctima de esa guerra mediática y comunicacional que le impusieron sus asesores. Algunos confundidos, o tal vez por falta de formación y de desconocimiento de la historia, descalifican esta frase por considerar que es un culto a la muerte (sin saber qué la muerte es un proceso trascendental hacia otro plano de vida), pero en realidad dejan entrever sus temores al sacrificio que exige una verdadera lucha contra la desigualdad, la exclusión, la lucha de clase, el apego y la impuesta perversión del capitalismo de ofuscar a la humanidad de consumismo, que envenena y distrae a la humanidad con el sueño americano al estilo Hollywood, con premios que satisfacen la mediocridad de sus séquitos que posan y pasan por una alfombra roja para mostrar sus exagerados lujos frente a una sociedad que no tiene ni siquiera qué comer. Esos son los mismos que fueron y van a marchas o concentraciones en contra de Chávez, de Fidel, de Díaz-Canel, de la revolución cubana y bolivariana, los mismos que por su escasa formación ideológica se oponen al proyecto socialista, que se han apoyado a la campaña de mentiras de los grandes medios y ahora de cantantes contra revolucionarios que inducen al temor con todo lo que tengan que ver con socialismo y comunismo. Por sus frutos se conoce su conducta rastrera para evadir el compromiso histórico de luchar por la libertad, por la patria y contra el imperio. Los izquierdistas trasnochados y anticastristas ignoran que José F. Ribas, Fidel y el Ché, con su verbo, instaron a sus tropas a erradicar el miedo a la muerte, que rendirse era una actitud cobarde y que la libertad de la patria era una prioridad antes que verse sometidos ante el imperio.

Todos los años el cubano Emilio Estefan y sus casas discográficas Sony y EMI, promueven los premios Grammy Latino. La Academia de Artes y Ciencias Discográficas del cual Emilio es ejecutivo, no representa para nada a los latinos, existe discriminación por raza y por género, no existe imparcialidad ni claridad en la selección de sus candidatos, los artistas que acaparan los premios son los que produce Estefan y que pertenecen a sus disqueras, no representan a la música regional, a la verdadera cultura musical, sino que promueven y premian a los mismos artistas de siempre, a los que viven su sueño americano; a los tarifados que les pagan por cantar que caigan los regímenes de Venezuela y Cuba, pero que nunca cantan las desigualdades existentes de sus países. Se premia a artistas menos comerciales pero solo en las categorías menos conocidas, o a aquellos cuyos intereses políticos les sirva al imperio para que los dueños puedan tener respaldo, como fue el caso de Gente de Zona en este año 2021, un grupo de reguetón cubano que vive en Miami, con múltiples seguidores europeos y cubanos mayameros, que conquistó el premio Grammy Latino a la mejor canción del año: "Patria y vida", la cual se ha convertido en un ícono de la comunidad cubana que vive en el exilio, por la derecha y por todos los que repudian el régimen cubano, un acto promovido por otros anticastristas como los Estefan que apoyan una invasión a Cuba y que esta se convierta en otra estrella de la bandera de EE.UU. El padre de Gloria fue guardaespaldas del dictador Fulgencio Batista, se integró al ejército norteamericano y fue a la guerra de Vietnam a hacer patria, pero patria para los gringos, ayudando a exterminar pueblos. Gente de Zona, así como sus coterráneos y sus amigos artistas venezolanos que hoy cantan Patria y Vida, no le cantan al imperio que ellos representan para cesen los bloqueos y las sanciones salvajes contra Cuba y Venezuela, no cantan por la verdadera libertad para estos pueblos para que cese la injerencia del gobierno que representan, no cantan para que haya el respeto por la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, no cantan para que cesen las políticas represivas del imperio contra los pueblos por pensar distintos, con su discurso antipatriota promueven más medidas salvajes contra sus propios pueblos.

No es "patria, vida y cuba libre para el imperio" que hay que cantar, ni "patria, socialista y burguesía revolucionaria, sino: "Patria o Muerte y Cuba Libre del Imperio", "Patria o Muerte y Venezuela Libre del Imperio", porque mientras más pueblos oprimidos haya por el imperio la lucha no termina, y todo latino que ame a su Patria, que la sienta hasta en el crujir de las vísceras, que no se arrodille al imperio, que la defienda como José Félix Ribas la defendió de España o como Fidel tantas veces lo hizo con su vida, estará dispuesto a resistir hasta la muerte, y solo tendrá dos opciones: la libertad o la muerte, vencer o morir, solo que ahora libertad quiere decir "Vencer para tener Patria es Vivir", por ello necesario es vencer. ¡Patria o Muerte!

Fecha: 22/11/2021

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 386 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esmeralda García Ramírez

Esmeralda García Ramírez

Más artículos de este autor