Lo que cree Jorge Rodríguez que EEUU no sabe

Hoy Aporrea recoge una entrevista que hace Jorge Rodríguez a la agencia AP. Jorge Rodríguez espera que Biden levante sanciones para abrir el camino a la reapertura de las embajadas En la nota de Aporrea se lee: "Según AP, Rodríguez extendió «una rama de olivo al presidente entrante de Estados Unidos», al declarar que Caracas está ansiosa «por un nuevo comienzo después de cuatro años de ataques interminables por parte de la administración Trump», que en lugar de producir por ellos (el) ansiado derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, solamente sirvieron para exacerbar «el sufrimiento de los venezolanos» y castigar «a inversores estadounidenses que históricamente han sido importantes en la nación de la OPEP». Jorge insiste en recordarle a Biden que por causa del bloqueo (o "ataques interminables") han castigado, por carambolas, a los "inversores estadounidenses", apela directamente a los intereses de los inversores estadounidenses; es un gesto de preocupación muy delicado, para con los Estados Unidos. Algo así como recordarles que en el arrebato contra Maduro se están dando golpes ellos mismos, como si eso realmente fuera posible.

Hasta ahora, que uno se entere, Chevron, Schlumberger y Halliburton operan en Venezuela sin restricciones, y un Juez de Estados Unidos acaba de autorizar la venta de Citgo en favor de Crystallex como indemnización por haber sido nacionalizada. La pregunta es ¿cuáles serán esos inversores que les preocupa tanto a los estadounidenses?, ¿Qué tanto se han "pisado la cola" los gringos en su afán por derrocar el gobierno de maduro? Sin embargo Jorge y este gobierno no tienen nada que perder, se tiran esa "parada", lanzan esa concha de mango, como si negociaran con pendejos.

Estados Unidos sabe perfectamente cuáles daños han hecho a la economía del país, dónde y porqué, o sea, cómo lo han hecho. Sabe que todo lo que han logrado ha sido gracias al entusiasmo puesto por Maduro y su gobierno en entregarle el control de la economía a los privados, casi todos atados, como con un cordón umbilical a la economía norteamericana; a excepción de chinos y rusos, y eso nunca se sabe con exactitud (Rosneft, por ejemplo, es una empresa privada de capital internacional). Estados unidos sabe que el desmontaje de PDVSA y su posterior privatización les ha sido de mucha utilidad; gracias a él el gobierno de maduro está ahora agonizando. Estados Unidos sabe que la mengua de la moral socialista, que la fragmentación de la sociedad, la destrucción del tejido social en tiempos de Chávez, les ha sido favorable para corromper el espíritu de trabajo de la administración pública en todos sus niveles y profesiones. Médicos, maestros, ingenieros, administradores, militares; pero también políticos, muchos políticos. Estados Unidos sabe que las elecciones y el clientelismo siempre son favorables para comprar y vender almas.

Además de la población de privilegiados, ricos y nuevoricos, Estados Unidos sabe que hay una capa social corrompida de burócratas y seudo políticos esclavos de sus aspiraciones de vivir también en la opulencia, que es en ese punto donde coinciden el madurismo –una forma de corrupción moral – con los oportunistas y zánganos de siempre de la otra derecha, la que ellos compran a cada rato, saben que esto es una ventaja a fin de poder colonizar de nuevo el país sin ninguna resistencia.

Estados Unidos sabe que el pueblo que se sacrifica, no es el gobierno que se sacrifica, ni el empresario que se sacrifica. Que el sacrificio es el de una masa de gente muy pobre, cada vez más vasta, que se jode y pierde fuerza moral frente a un grupito de oportunistas y privilegiados con acceso a dólares, a negocios (a los negocios que hace el gobierno, EN SECRETO, con los ladrones "empresarios honestos"); un pueblo empobrecido y desmoralizado frente a un malandraje desatado; ¡pero eso, desmoralizar, humillar, a Estados Unidos le conviene!, son sus viejas técnicas de dominación, técnicas para el control de gentes y recursos.

Esta realidad no deja bien parado a Jorge y al gobierno, les quita espacio para negociar; por eso están tan desesperados para que Biden los reciba, los deje hablar y escuchen propuestas que de seguro guardan para el secreto diplomático… lo que Maduro y sus fieles ofrecerán a Biden a cambio de que los dejen tranquilos… ¿Cuáles cabezas, cuáles negocios, cuál parte de país?, será información confidencial

La revolución ya fue cancelada. Políticamente el gobierno hizo a un lado el socialismo; ya hablaron los nuevos adecos descalificando a todo aquel que se llame socialista de "izquierdista trasnochado" ¡palabra de Maduro!, aglutinando toda la fuerza posible de tontos útiles en favor de la traición al socialismo y Chávez. Ahora en Estados Unidos esperan compromisos más firmes, que estos pusilánimes terminen de venderle su alma al diablo.

La ley antibloqueo, el instrumento estrella del gobierno de Maduro, es el comienzo de una reforma profunda a la constitución o su cambio total. Como dijimos, su título es una estafa, es el recuerdo de algo que no existe o existe mientras en el norte así lo decidan, lo quieran o no; según les convenga.

Hoy en Venezuela, la gente que quiere y puede, con o sin bloqueo, compra y vende todo lo que le venga en ganas sin muchas limitaciones, con bastantes dólares en sus cuentas personales, tantos como para tener una tienda Ferrari, o poder desayunar todas las mañanas bocadillos de 20 dólares en los bodegones del Este, o rumbear en el Humboldt todo un fin de semana…, MIENTRAS otros no pueden comer bien o simplemente no pueden comer. Pero Estados Unidos sabe también que cuando la gente se reconozca en esta realidad, es bastante probable que estalle un gran peo social, que es un problema de tiempo, y una excusa perfecta para intervenir militarmente. Por eso Jorge anda apurado en gritar al mundo su deseo de negociar con Biden, lo que sea que vayan a negociar, a espaldas a de todos nosotros.

Como en el purgatorio, yace el miedo: están los negadores, los exiliados, los presos, los amedrentados, los que dudan, los incrédulos… en espera no se sabe de qué, de subir o caer al infierno. Si ahora no morimos de mentiras, más adelante moriremos por saturación de mentiras. Hay que reaccionar ahora a las mentiras, despertar ahora, más tarde será muy tarde, la corrupción moral y mental de nuestra sociedad es rápida y total. Reconstruyamos de nuevo la revolución social socialista, restauremos la moral socialista, la conciencia del deber social, un sentimiento apiadado de lo humano y del humanismo necesario para luchar contra el monstruo de la indiferencia. Hay que desmontar la gran mentira que representa este gobierno piche de cínicos desvergonzados. CHÁVEZ VIVE!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2352 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: