Trump juega al loco y sus partidarios hacen la rueda

"Una democracia disciplinada e ilustrada

es la cosa más bella del mundo.

Una democracia plagada de prejuicios,

de ignorancia y de supersticiones

solo puede desembocar en el caos

y acaba destruyéndose a sí misma"

Gandhi.

El 6 de enero del 2021, quedó marcado en la convulsionada vida de los Estados Unidos, como el gran poder del dinero, no respeta, ni siquiera al monstruo de mil cabezas en sus mismas entrañas: al omnipotente imperialismo, padre de estos engendros con miles de tentáculos, como Donald Trump, y después no pueden someterlo, quien por momentos ha alborotado las guarimbas en el mismo congreso –capitolio– un verdadero enjambre de feroces partidarios con la firme misión de evitar la certificación de su derrota. Este energúmeno cargado de dólares, que se despide de la Casa Blanca, por momentos casi crea un conflicto armado a escala mundial, sin ningún sentido de humanidad; ahora, como despedida ha incitado a invadir espacios, algo que parecía preparado para provocar a su vencedor, pero sus partidarios de tanto escucharlo hablar, con la dosis de odio encendida, pusieron en práctica un libreto aprendido en las películas de Hollywood con un saldo de muertos y heridos, que ha estremecido a la opinión pública mundial.

Este personaje ha dado para hablar, desde el mismo momento de su llegada, y ha "pateado" a todo el que no se le ha humillado a sus pies, como lo ha hecho el autoproclamado WHITEDOG; y la misma Miss Universo Alicia Machado, tuvo que callar, porque de lo contrario no se sabe, donde se hubiera asilado, con el miedo que le tiene al "dictador" y al reeeegimen venezolano. El director de la OMS, cuando empezó emitir orientaciones para la prevención de la pandemia, al ver la manera, como Trump, se tomaba a la ligera esta epidemia, recibió sus "trumpadas" hasta retirarle cualquiera ayuda, con el pretexto de ser un aliado de China.

Los últimos acontecimientos en Washington, tiene que haber creado una verdadera conmoción en el cerebro de la maquinaria humana encargada de llevar las riendas del imperialismo, por una razón muy sencilla: han pasado más de 2 meses de las elecciones para elegir a un nuevo Presidente, pero el actual, quien aspiraba a la reelección, al salir derrotado, dio rienda suelta a las frustraciones de un fracasado lanzando al aire todos los trapitos sucios, como las parejas, cuando viven en un permanente conflicto, y lo mantienen en reserva por el ¿Qué dirán? hasta que estalla, haciendo imposible seguir con la relación.

Los fieles seguidores del "sueño" americano, pero a la vez defensores de lo desconocido, bien por ignorancia, o por el trabajo sutil y sistemático de los medios, que se encuentran por millares en el mundo empiezan a entrar en un estado de Shock, incrédulos, asombrados por algo, que nunca se imaginaban: un zafarrancho en la sede de uno de los principales poderes del todo poderoso país del norte, donde, el que se atreve a desafiar el estado de derecho, sabe lo que lo espera, y no precisamente por atentar contra la democracia, sino por violar las leyes del capitalismo imperante en los USA; todo lo contrario a lo que ha pasado en Venezuela, donde el autoproclamado, el último verdadero pillo, que, como él no hay dos, porque ha intervenido donde ha querido, faltándole poco para pisar Miraflores con sus ínfulas de presidente –ganas no le han faltado– y hasta los momentos ve la justicia venezolana, como si estuviera disfrutando unas tiras cómicas.

Las escenas de violencia con saldo de 4 muertos y varios heridos, el día 6 en la capital estadounidense, es totalmente contrario a lo sucedido en la instalación de la Asamblea Nacional en Venezuela el día anterior; todo en sana paz, pero con una labor que trasciende por encima de los deseos de los opositores, y especialmente del gobierno de Trump, y su corderito venezolano –Guaidó– como bien lo dijo en una entrevista televisiva el historiador Luis Britto García: "Hemos restablecido totalmente la armonía entre los Poderes del Estado sin necesidad de un conflicto mayor, con mucha paciencia y tolerando a una cantidad de medidas extremas como por ejemplo la constitución de un supuesto gobierno paralelo, auto elegido" Luego hizo énfasis al tocar el tema de la batalla de Carabobo, como un verdadero patriota: "no hay marcha atrás, decidimos hace 200 años ser soberanos. Hemos ratificado que queremos seguir siendo independientes. Debemos de rechazar todo intento de dominación extranjera e imperial"

En mi opinión, Donald Trump, está terminando su mandato dándole la razón a un grupo de psiquiatras, cuando presentaron un detallado estudio, con argumentos suficientes para calificarlo, como una persona con serios problemas de personalidad, y refrendado por una sobrina en un libro publicado recientemente. En los pasados escrutinios fue vetado por los medios, por incitar a la violencia, y nuevamente incurre en una grave falta, pero ahora, como quien –dice– el agua se metió para el capitolio con una violencia desbordada con el lamentable saldo de 4 muertos y varios heridos. ¿Qué dice la Bachelet? ¿Cuándo se reúne la OEA, para analizar y emitir su opinión sobre esta violencia excedida en la democracia, que tanto defiende? ¡Hablen no callen, como unos verdaderos cómplices! Aunque lo más seguro, es que van a esperar la toma de Joe Biden, porque saben, que no es ningún angelito bajado de un pedestal, para seguir haciendo el papel de auténticos arrastrados apoyados por otra pieza del imperialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 978 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: