Binóculo Nº 406

No importa quién gane

El Tío Miguel solía referir que, si alguna cosa debía tener claro los revolucionarios, era que para el imperio lo único importante era el imperio mismo, "y no ellos como pueblo -decía- sino como clase dirigente cuyas aspiraciones de dominar el mundo son claras y concretas. Es decir, les importa un carajo si los estadounidenses comen o no. Por eso la alternancia en el poder, no debería plantearnos ninguna curiosidad, pues todos se comportarán igual".

Tenía razón el tío. El Premio Nobel de la Paz -que vergüenza- Barak Obama, fue el primer presidente negro y el más asesino de todos. Incluso, yo diría que, proporcionalmente, más que Lyndon Johnson, el genocida de Vietnam.

Es decir, que no importa quién gane la contienda este 3 de noviembre, la política será la misma para América Latina, está definida hace tiempo y quien se encargue de la Casa Blanca, hará lo mismo que el anterior. Es posible que haya matices, en el sentido de que Biden (si gana) tenga menos premura para atacar a Venezuela, porque le preocupe más el tema económico y el duro enfrentamiento con China, pero no habrá una política diferente.

El tema Venezuela-Estados Unidos, es fundamental entenderlo en sus justas dimensiones.

Estados Unidos es una potencia en decadencia, con una crisis estructural profunda, pero potencia al fin, que no puede ser desestimada pues tiene un ejército de un millón de hombres, catorce flotas navales de entre 20 y 40 barcos de combate cada una, 1.200 bases militares esparcidas por el mundo entero y una batería misilística de ataque que se estima en 5 y 10 mil misiles cada uno más aterrorizante que el otro; y por cierto, entre los que habría con armas químicas, biológicas y bacteriológicas. Su tecnología sigue siendo de punta en la mayoría de los campos de la investigación, desde la nanotecnología, la biotecnología, pasando por la petroquímica hasta llegar a la medicina. Llevan 60 años robándose a los mejores cerebros de todo el mundo y poniéndolos a su servicio. Eso, sin desmeritar sus capacidades. Como todo imperio, tienen un comportamiento despótico, tirano, vejante, indiscriminado y, sobretodo, genocida. Por ello, crearon la política del Big Stick (Gran garrote), aplicada desde 1903, con la que "amansaron" a los pueblos rebeldes, sobretodo las rebeliones en países latinoamericanos y asiáticos; y que después disfrazaron con la política del Good Neighbor (Buen vecino), a partir de los años 40. Aunque, aún mantienen vigente su vieja doctrina Monroe del siglo XIX, sustentada en la frase "América para los americanos". Por ello, cualquier intento de liberación o de zafarse de sus garras, fueron sofocados a sangre y fuego, sin importar la sangre que se derramó.

Aún es la primera potencia económica del mundo y su máquina de impresión de dólares sin respaldo alguno, funciona a la plenitud sin que ningún país del orbe haya podido hacer algo (salvo Francia a mediados de los 70) un algo que intentan hacer los chinos, ahora. Es decir, tiene el poder de chantajear, amenazar, coartar, bloquear y confiscar, cualquier producción de artículos, maquinarias, aparatos, o instrumentos financieros que circulen por el mundo.

Es decir, es un monstruo que recibió una herida en un lugar noble de su organismo, pero está peleando para sobreponerse.

Venezuela es un país que en tamaño es nueve veces más pequeño que Estados Unidos. No tiene tecnología, su estructura industrial tiene 40 años de atraso y su desarrollo científico es extremadamente precario, creo que por la más simple de las razones: su dirigencia política, toda, desde la Cuarta República, salvo Hugo Chávez, están convencidos de que, con el petróleo, siempre habría recursos para comprar todo. Hubo un intento de desarrollo industrial en los años 80, cuando se fabricaron algunas maquinarias y herramientas, pero fue implosionado por quienes hacían negocios con las trasnacionales.

Sin embargo, tiene muchas ventajas. Es un país casi vecino de Estados Unidos, es la puerta de entrada a América del Sur, está al lado del Canal de Panamá, está enfrente de los países del Caribe, tiene tres mil kilómetros de costa en línea recta, y tiene de hecho la posición más envidiable en la región desde el punto de vista geoestratégico para los próximos 50 años de la geopolítica mundial.

Por si fuera poco, y más importante sin duda, es que en las entrañas venezolanas se encuentran no solo las mayores reservas de petróleo del mundo, sino también grandes reservas de gas, las mayores reservas de oro, torio, uranio, coltan, madera, agua dulce, etc. Es decir, en Venezuela se encuentran en grandes cantidades para la explotación, el 75% de las 20 materias primas más importantes que se utilizan en el mundo actual.

Todo ello es suficiente como para impedir que Venezuela caiga en manos del principal rival yanqui, que es China. Hay que agregar que la conclusión de la Ruta de la Seda, es el Canal de Nicaragua, el cual se dice que estará listo en 2023. Eso quiere decir que los gigantescos portaviones chinos y rusos, pasarán por allí para venir al Caribe.

Es decir, el tema Venezuela-Estados Unidos, se refiere a lo que el Big Brother necesita de Venezuela, y no al contrario, porque más allá de sus materias primas, Venezuela no tiene nada que le importe a Estados Unidos. Pero por sus materias primas, los gringos están y estarán dispuestos a todo, no importa los millones de muertos que pueda haber. Mucho menos si están desesperados. Por eso, no importa quién gane las elecciones el 3N.

Caminito de hormigas…

Entre 60 y 100 dólares se gana un bombero, es decir, ese que echa gasolina. Por negociaciones con los policías, también tienen derecho a vender a dos vehículos gasolina en dólares. Imagine cuánto será el cupo de los policías. Se escuchó a uno decirle a otro "me gané mil hoy". Mil dólares en un día. Si esto ocurre en la bomba Escalona en San Blas, supongo que en todas las bombas es igual. Cómo es que esto lo sabe todo el mundo y no los entes del Estado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 837 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: