México: Muñoz Ledo, dirigente o no de Morena, debe hablar sin miedo desde dentro de Morena

1. Hay políticas que están atadas, frenadas, ¿negociadas?, en el gobierno de López Obrador. Algunos han renunciado a sus altos cargos denunciando varias funestas políticas, aunque siempre con miedo, con cuidado de no dañar al presidente AMLO. En vez de abundar sobre los obstáculos, los renunciantes han preferido guardar silencio –quizá auto culpándose- porque aun sigan convencidos globalmente del proyecto, muy distinto a los anteriores regímenes.

2. Pienso que, quizá en las poblaciones pequeñas de cinco mil habitantes o menos, bastaría con tener gobernantes probadamente honrados, muy activos y sin mucha experiencia política; pero superado ese número, en los poblados o pequeñas ciudades, se requieren gobiernos con mucha inteligencia, gran cultura política, con capacidad para confrontar públicamente ideas. ¿Qué decir cuando se gobierna un país o se es un dirigente de masas?

3. Lo anterior lo digo por Muñoz Ledo. Al parecer éste viejo político, que ha ocupado mil altísimos cargos de gobierno, que por ello se le ha acusado de muy corrupto y maniobrero, es el único que tiene capacidad para reflexionar y hacer pública su posición crítica hacia el lópezobradorismo. Mientras todos los demás se dedican a hacerle caravana, a culpar a otros de los errores del mismo AMLO, guardan silencio cómplice, Muñoz Ledo reflexiona y habla.

4. Cualquier intelectual puede tener muchos elementos de juicio crítico, pero ninguno ni juntos poseen el peso del intelectual político de Muñoz Ledo, de 87 años de edad que comenzó a actuar en política priísta de gobierno a los 25 años. Es condenable que hasta 1986 haya servido al PRI convirtiendo su posición "centrista" en "centro-izquierda", pero debe reconocerse que entre todos los políticos de su generación, todos son chaparritos o enanos frente a él.

5. López Obrador lleva 30 años actuando –exclusivamente- en política electoral de centro-izquierda. En Morena hay dos o tres –de sus millones de asociados- que desde principios de los sesenta pertenecieron a la corriente espartaquista, habiendo decidido hacer política de "largo plazo". El 98 por ciento de los morenistas estaba al margen de la política, era votante o militante del PRI o del PAN, o buscaba llenar sus inquietudes con el nuevo partido.

6. Muñoz Ledo, dirigente o no de Morena, debe hablar sin miedo desde dentro de Morena. Tiene la obligación de explicar lo que nadie podrá hacer por incapacidad, oportunismo o por miedo. Le preguntaría: ¿Hacia dónde va el gobierno de López Obrador y qué posibilidades tiene de cambiar un poquito la estructura política y económica? ¿Puede Morena alcanzar y superar al PRI y al PAN construyendo un partido de masas consciente de izquierda?

7. Ya los cansados y oportunistas intelectuales del tipo de Krauze, Aguilar Camín, Castañeda o Dresser, no me convencen de nada, mucho menos me ayudan a pensar. ¿Qué decir de los Loret, López Dóriga, Ciro, incluso de los jóvenes de las "redes sociales", que lanzan condenas unos, o halagos los últimos, al gobierno actual? Pienso, con toda la corrupción que lo rodeó y sus maniobras políticas, Muñoz Ledo puede comenzar a dictar sus memorias históricas.

8. ¿Podrá el gobierno de AMLO ganarle al gran poder económico de empresarios y políticos? ¿Le convendrá más ceder en grande para garantizar inversiones y evitar un golpe de Estado? ¿En qué grado de peligrosidad está su dependencia del gobierno yanqui y cuál es su margen de independencia? ¿Se hizo consciente y sabio el pueblo sólo por elegir a AMLO o estamos al mismo nivel de hace 50 años? ¿Cómo ayudar a desarrollar la conciencia crítica-política?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 423 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: