Lo humano y lo divino del Papa Francisco

Lo humano y lo divino, casos límite contradictorios caliginosos, de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana, en que entre esos aspectos límbicos antagónicos ambiguos, radica el húmedo radical quijotesco, el medio aristotélico abismal de la Gran Moral Aristotélica, en que se da la síntesis intelectual sintética hegeliana, de la Ciencia de la Lógica de Hegel entre la tesis y la antítesis, síntesis del torbellino de ideas de la Dinámica de Grupos de Cirigliano y Villaverde, modernidad ilustrada originaria einsteiniana de lo teleológico, convite cívico mílite del golpe feroz cesarvallejoiano teleológico, hacia la síntesis intelectual esencial hegeliana en que abriráse la nueva conceptualidad einsteiniana.

Lo humano y lo divino, de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana. Lo humano y lo divino, supuesto esencial junto a lo justo y lo injusto, de la definición de la jurisprudencia caliginosa romana ulpianoiana. Podrá no haber caliginosos borrosos, pero siempre habrá borrosidad, lo difuso, encajado en el Derecho Usual Ordinario Romano. La modernidad ilustrada originaria einsteiniana, quizás y sin quizás, mas y más allá de los Romano, quizás y sin quizás, mas y más allá, del Antiguo Testamento, quizás y sin quizás, mas y más allá de los Vedas, mas y más allá del centro universal unificado reflexivo teilhardiano y de la teoría holística unificada einsteiniana, entre el universo en expansión y el universo en contracción, o sea, la borrosidad emparentada con la poesía, por aquello de Gustavo Adolfo Becker: "Podrá no haber poetas, pero siempre ¡habrá poesía!". Helo ahí, y, dígalo ahí, Hermito, el temor de Aristóteles, con el medio profundo abisal, entre los casos límite contradictorios caliginosos, del exceso y del defecto, en que necesariamente, forzosamente, inevitablemente ha de haber un medio, medio, que escondiera, el filósofo de Estagira, y, que no el filósofo de la ciudad marabina, que no viera, como mucho científico ético estético religioso, ese condenao confiscao arrumbao medio, y limitáronse, esos entendidos éticos estéticos espirituales, a Aristóteles y a su tercio excluso estagirita, o sea, que el filósofo de la ciudad marabina, no ha estado impregnado, solo y sólo, de ignorancia, en que lo ignaro tiene cuajada madurez de mas y más de treinta siglos, y, Aristóteles, diérale un cuarto al pregonero, por tamaño tiempo, al tercio excluso estagirita, o estás conmigo o estás con mi enemigo, vergación grande envergadura, de mas y más de tres mil años, en que el capitalismo imperial neoliberal aprovechárase, y, que no aflojara por la lucha de clase, y, lo demás ustedes ya lo saben, lo que pasó después de la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el día de la Virgen de la Coromoto Venezolana, en el 2001, en que el capitalismo imperial neoliberal, mantendríase en sus trece, en defensa de su supremo principio elemental escolástico aristotélico, coño, el de que, "o estás conmigo o estás con mi enemigo", de persistir y en querer joder a Venezuela y a la revolución bolivariana. ¡Guevo es qué! como dice el prudente filósofo cojedeño, Roque Roco Pollo Ronco, el que siempre mata dos piedras con un solo y sólo pájaro. ¡Sácamelo Miguer! ¡No puede sel!, diría el Diputado Pineda, ante tanta la lata perorata paraulata.

Con digresión y sin digresión, ésta la lata perorata paraulata, no ha de empañar la sombría borrosa borrosidad, de lo humano y de lo divino, que es de interés, urbi et orbi papal, que es noticia publicada a los cuatro viento por el Papa Francisco, endenantes. Lo humano y lo divino, casos límite contradictorios caliginosos, de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana. Lo humano y lo divino, deviene de lo expresado por el Papa Francisco, el jueves 10/09/2020, y que puede verse en la página web de Aporrea, https://www.aporrea.org/internacionales/n358701.html: "El Papa no cree en la "moralidad beata" y si en los placeres culinarios y sexuales. "Son divinos". El papa Francisco considera que el placer culinario o el sexual es "simplemente divino", y así fue plasmado en un libro de entrevistas publicado el pasado miércoles en Italia. "La Iglesia ha condenado el placer inhumano, bruto, vulgar, pero en cambio siempre ha aceptado el placer humano, sobrio, moral", estima el papa argentino a preguntas de Carlo Petrini, escritor y gastrónomo italiano. "El placer viene directamente de Dios, no es católico, ni cristiano, ni nada por el estilo, es simplemente divino", destaca el pontífice. "El placer de comer sirve para mantenerse en buen estado de salud, de la misma manera que el placer sexual sirve para que el amor sea más bello y garantizar la continuidad de la especie", precisó Francisco. El papa se opone categóricamente a una "moralidad beata" que rechace la noción de placer, como ha sucedido en la historia de la Iglesia católica, porque "es una mala interpretación del mensaje cristiano". Esta visión "ha causado enormes daños, que aún se notan en algunos casos", añadió. El papa señala además su admiración por la película "El festín de Babette", que tiene lugar en una comunidad protestante danesa ultra puritana del siglo XIX, y que es un homenaje a la gastronomía. "Para mí es un himno a la caridad cristiana, al amor", considera el papa."

Con digresión y sin digresión, lo humano y lo divino, casos límite contradictorios caliginosos, de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana. Tanto como los aspectos límbicos antagónicos ambiguos, la moralidad beata y los placeres culinarios, la moralidad beata y los placeres sexuales, del Papa Francisco, onfalo, que no quédase viendo a su ombligo, sino que le da un nombre, tanto como Aristóteles al medio escondrijo abismal, orientación situacional perfecta, el ombligo, cordón umbilical, el cordón de Francisco, que no el condón sexual reutilizable retroalimentativo de Cholito el primo de Hermito. El onfalo cordón umbilical franciscano sistemático retroalimentativo cibernético, equidista de la boca, zona norte, por donde entran los alimentos, y, equidista de la zona sur, por donde salen los excrementos, y, es equidistante equilibrio constante, el onfalo fálico placentero sexual franciscano, en que está el placer, entre lo divino y lo humano del Derecho Usual Ordinario Romano Jurisprudencial. El onfalo fálico placentero sexual franciscano es razón intuitiva directa, entre lo justo y lo injusto del Derecho Usual Ordinario Romano de la Jurisprudencia. Lo onfalócico papal franciscano, que es fe hebrea profunda, ha de estar entre lo humano y lo divino, entre lo justo y lo injusto. A mas y más, lo onfalócico papal franciscano, que es fe hebrea profunda, que es razón intuitiva directa, ha de conjugar las virtudes cardinales y las virtudes teologales, la templanza y la fe, la prudencia y la fe. Lo onfalócico papal franciscano, que es fe hebrea profunda, que es razón intuitiva directa, ha de estar entre la certidumbre y la incertidumbre, entre la esperanza y la desesperanza, entre la convicción y la no convicción, entre lo visible y lo invisible. La razón intuitiva directa, la optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho, en que han de resultar deseados destacados placeres culinarios sexuales divinos. Razón intuitiva directa, similaricadencia tautológica repetitiva platónica al centro universal unificado reflexivo teilhardiano y a la teoría holística unificada einsteiniana. Onfalo equilibrado franciscano equidistante del falo tanto como del contradictorio caliginoso cóncavo convexo 69 cojedeño, que no de otra suerte que como cuando sintonízase el equilibrio entre el universo en expansión y el universo en contracción, urbi et orbi papal, bendición solemne pontifical entre lo humano y lo divino, entre lo justo y lo injusto, entre la templanza y la fe, entre la prudencia y la fe, entre la certidumbre y la incertidumbre, entre la esperanza y la desesperanza, entre la convicción y la no convicción, entre lo visible y lo invisible. ¡Al coño la moralidad beata hipócrita mojigata horrible! y ¡Sí a los placeres culinarios sexuales divinos! Casos límite contradictorios caliginosos del yin y del yang, del ser y del no ser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana.

Con digresión y sin digresión, el Papa Francisco, tuvo la valentía de romper con el círculo infernal agustiniano, y el Papa Francisco, soltárase, y, saltara su propia sombría penumbra whitmaniana, de unir, por la calle de en medio, en el medio, con humor irónico filosófico, lo que faltárale a Pepe Mujica, en trecho estrecho arrecho, para llegar a ser monaguillo político económico social del Padre Capocho Sancarleño, por lo de lo del onagro almagro trago amargo. El Papa Francisco, tuvo el coraje de unificar, con fe hebrea profunda, el conocimiento de las cosas divinas y el conocimiento de las cosas humanas, la ciencia de lo justo y la ciencia de lo injusto, la ciencia y la estética ética espiritual. El Papa Francisco, entre la tesis y la antítesis, en la síntesis intelectual pontifical hegeliana, entre lo humano y lo divino.

Si lo humano y lo divino, son casos límite contradictorios caliginosos, de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana. Entonces sea dicho que los aspectos límbicos antagónicos ambiguos, la moralidad beata y los placeres culinarios, la moralidad beata y los placeres sexuales, del Papa Francisco, son de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana. Ergo vergo sea dicho que con razón intuitiva directa, el Papa Francisco, hubo de conjugar las virtudes cardinales y las virtudes teologales, la templanza y la fe, la prudencia y la fe. Ergo vergo sea dicho que lo onfalócico papal franciscano, es fe hebrea profunda, es razón intuitiva directa, ha de estar entre la certidumbre y la incertidumbre, entre la esperanza y la desesperanza, entre la convicción y la no convicción, entre lo visible y lo invisible. Ergo vergo sea dicho que el Papa Francisco, entre la tesis y la antítesis, ha de estar en la síntesis intelectual pontifical hegeliana, entre lo humano y lo divino del Papa Francisco.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 397 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor