En realidad ni Trump ni Biden importan a China o Rusia

Bien, de acuerdo con la campaña de Trump, el rival demócrata, Joe Biden es el candidato que los líderes chinos están empeñados para que gane las elecciones presidenciales del mes de noviembre venidero. "El Biden de Beiyín" o el "Joe Dormilón" sería un obsequio para China –así dicen.

A su vez, tratando de superar la campaña del republicano en ejercicio, la réplica de Biden describe a Trump como "blandengue" frente a China y de haber sido "bailado" por su contraparte chino en relación al intercambio comercial, la pandemia del coronavirus y acusaciones sobre derechos humanos.

Biden, fue vicepresidente en el pasado gobierno de Obama y ha prometido que impondrá….

https://asia.nikkei.com/Politics/Iternational-relations/Biden-threatens-new-China-sanctions-if-elected

más sanciones contra China debido a acusaciones de violaciones a los derechos humanos. Biden sostiene que "enfrentará" a Beiyín si llega a la Casa Blanca dentro de tres meses.

La semana pasada Biden declaró que….

https://abcnews.go.com/Poltics/biden-warns-foreign-interference-us-elections-putting-kremlin/story?id=71886014

le "estaba avisando al Kremlin y a otros (China) que si resultaba elegido para la presidencia, impondría "considerables y duraderos costos" a aquellos que supuestamente interfirieran en la política de Estados Unidos. Se trata de un lenguaje guerrerista sobre la base de propaganda de inteligencia barata.

Mientras tanto, Trump asegura que….

https://abcnews.go.com/Politics/wirestory/trump-biden-outdo-tough-talk-china-71739227

nadie es tan duro como él cuando se trata de enfrentar a China (y a Rusia por las mismas razones).

Dada la incesante política del gobierno de Trump en meses recientes de arreciar su hostilidad hacia China, lo cual plantea la pregunta de ¿Cómo podría un futuro gobierno de Biden ser aún más agresivo –casi iniciando una guerra?

Las relaciones entre Washington y Beiyín han caído a sus niveles más bajos desde la histórica detente iniciada por el presidente Richard Nixon a comienzos de la década de los setenta. El vertiginoso espiral hacia abajo ha ocurrido de la mano de Trump. De ese modo, ¿Cómo con exactitud podría un posible presidente Biden hacer que la relación sea aún más antagonista?

La verdad es que tanto Trump como Biden son igualmente vulnerables a la crítica partidaria nacional…

https://www.latimes.com/politics/story/2020-07-27/attacks-on-joe-bidens-missteps-in-china-blunted-by-trumps-own-failures-there

en torno a sus respectivos tratos con China. El tardío y arbitrario enfoque es que lo que ambos están tratando de proyectar está marcado por una risible hipocresía.

La campaña de Trump se ganó un punto valedero cuando recordó cómo el anterior vicepresidente Biden besuqueó y festejó a los dirigentes chinos con oportunidades económicas en la economía norteamericana.

Igualmente, Trump aparece acusado de halagar profusamente al presidente chino Xi Jinping al tiempo que ignoraba la inminente pandemia del coronavirus debido a que la principal prioridad de Trump era conseguir un acuerdo comercial con China.

El hecho es que ambos políticos norteamericanos han dado un giro en ciento ochenta grados con relación a China en términos tan aborrecibles que deben haber dejado a las autoridades en Beiyín con una profunda sensación de desconfianza hacia cualquiera de los dos postulantes a la presidencia.

Hubo un tiempo en que Biden se entusiasmó y se llenó de emoción debido a su estrecha relación con Xi, pero en cuanto su pretensión presidencial se calentó Biden le asestó la proverbial puñalada al líder chino calificándolo….

https://finance-yahoo.com/video/biden-calls-chinas-xi-thug-041146554

de "rufián".

Por su parte, anteriormente Trump se refirió a Xi como…

https://www.scmp.com/economy/china-economy/article/3047071/donald-trump-says-he-and-chinas-xi-jinping-love-each-other

"querido amigo" cuando lo invitó a cenar y a una "hermosa torta de chocolate" en su balneario Mar-a-Lago en la Florida, pero desde entonces su gobierno ha denostado al dirigente chino calificándolo de "autoritario". La difamación racista de Trump aludiendo a la pandemia como la "Influenza Kung" o la "Plaga China" le habrá brindado al presidente Xi una pausa para un disgusto ante tanta falsedad,

Al final del día, ¿Podría a cualquiera de estos candidatos presidenciales confiársele la búsqueda de relaciones sobre la base de principios entre Estados Unidos y China y que realmente lo haga? La tóxica campaña anti China de ambos candidatos indica un pueril y traicionero nivel que no augura ningún regreso posible hacia ningún tipo de normalidad.

Quizás hay una diferencia entre Trump y Biden, este último está prometiendo reparar….

https://www.defenseone.com/technology/2020/07/how-biden-will-wage-great-power-competition/166570/

las relaciones con los aliados occidentales conformando un frente unido contra China. En ese aspecto, ofrecer una política de confrontación de parte de Biden podría tener un mayor impacto en las relaciones de Estados Unidos y China que con Trump. El presidente Trump ha conseguido alienar a los aliados europeos con sus exabruptos en torno a las tarifas arancelarias y los compromisos presupuestarios con la OTAN. No obstante, el Secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, hace poco sugirió…

https://www.state.gov/communist-china-and-the-free-worlds-future/

"una alianza de las democracias" para enfrentar a China aunque ese llamado a la unión es posible que caiga en oídos sordos con los aliados europeos bastante molestos con el áspero estilo de Trump. Por otra parte, Biden podría aportar una política occidental más unificada de hostilidad hacia Beiyín (y Moscú) a través de una actitud más apaciguada hacia Europa. De ese modo, Biden sería mayormente preferido por el Pentágono y el establecimiento que maneja la política exterior antes que Trump, tal como ocurrió con Hillary Clinton el año 2016.

Sin embargo, resulta dudoso que Beiyín le preste mucha atención a lo que diga cualquiera de los candidatos o la actitud que tengan. Si ambos candidatos pueden cambiar tanto, desde hablar con suavidad hasta gritar a viva voz groserías contra China, entonces estos personajes individuales podrían ser considerados inestables e inescrupulosos. Ambos han demostrado un rasgo vergonzoso atizando ataques anti-China como efectismo electorero. Trump empleó esa treta por última vez el año 2016 cuando acusó a China de "violar a Estados Unidos" para luego descubrir "una profunda amistad" con Xi después de la elección. Actualmente ha recurrido a la hostilidad calculada para su propio provecho agitando sentimientos anti China entre el electorado. Por su parte, Biden está listo para hacer lo mismo.

Olvidémonos de esas personalidades inconsistentes cuando tratemos de conocer la política de Estados Unidos hacia China. Beiyín estará observando la trayectoria más prolongada que consiste en cómo la política de Estados Unidos se inclina hacia un enfoque más militarizado con el "Pivote en Asia" bajo el gobierno de Obama-Biden el año 2011. Señala cómo la continuidad del Estado Profundo trasciende a los ocupantes de la Casa Blanca ya sean estos demócratas o republicanos, cuyo consiguiente gran indicador se halla en los documentos de planificación del Pentágono….

https://dod.defense.gov/Portals/1/Documents/pubs/2018-National-Defense-Strategy-Summary.pdf>

del año 2017 y 2018 bajo el gobierno de Trump que calificó a China y Rusia como "grandes potencias rivales". Podría concluirse que la "nave del estado" norteamericano está moviéndose en un curso de colisión tanto con Beiyín como con Moscú en términos de redoblar una agenda de confrontación. Quien esté en la Casa Blanca, poco importa.

Que Trump y Biden intercambien dardos acerca de quién es más "blandengue" con China o Rusia es irrelevante dentro del cuadro mayor de las ambiciones imperialistas de dominación global de Estados Unidos. La lógica del declinante imperio norteamericano y de su concomitante e inherente beligerancia para compensar la notoria pérdida de su poder global, son los problemas que hay que dilucidar y no que si Biden o Trump se agreden en su exagerada y elaborada carrera hacia la Casa Blanca.

  Traducción Sergio R. Anacona -  Strategic Culture Foundation                                                                 

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1054 veces.



Finian Cunningham

Analista internacional


Visite el perfil de Finian Cunningham para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: