Crítica ácida

Irresponsabilidad sin escrúpulos, no le pare

No soy afecto a revisar mensajes o comentarios e informaciones en internet por personas que a veces pasan a ser simples contendientes del discurso inútil, a artífices de trato politiquero indeseable, porque político no es, con descalificaciones vulgares de parte y parte. Sin embargo, en ocasiones leo contenidos de gente que está en su derecho a argumentar lo que se les venga en gana, y cada quien con su estabilidad mental.

Un indignado internauta dio respuesta al complejo contrarrevolucionario del gobierno de Bogotá, y les envió esta categórica aseveración, "el inescrupuloso y narco-paramilitar gobierno de Colombia a cuya cabeza aparece un tal Iván Duque, la infame oligarquía colombiana y degenerados medios de comunicación, tienen el caradurismo de calificar de dictadura a nuestro democrático gobierno revolucionario bolivariano"

Al leer a ese ciudadano vi en la actitud colombiana oficial, al avestruz que oculta la cabeza en la arena. El 21 de Junio fue asesinado el dirigente social número 138 en lo que va del 2020 en Colombia. Homicidio el mismo día de un perdón por 24 horas al IVA, dispuesto por el gobierno en medio de la horrorosa cifra de contagios, certificada por la OMS en 180 mil ese día, récord en la pandemia. Se evidencia que gobiernos de derecha, desesperados por no saber combatir el coronavirus y padecer elevación de contagios y muertes, enloquecen, los ejemplos cercanos son no solo Colombia, sino Brasil, Perú, Chile y Ecuador.

Más allá de la desatención sanitaria negándose a hacerla socialista en esos gobiernos, por casualidad releía una compilación hecha con paciente trabajo investigativo por el periodista aragüeño Sergio Fernández Aponte, nacido en San Francisco de Asís en 1941 y quien falleció en Abril 2019, me llamó la atención el origen de la expresión "no le pare bolas", ideada en Colombia y deformada la frase tanto en territorio colombiano como venezolano, por creerla vulgar en la conversación cotidiana, y que en realidad no nació escatológica.

La insólita actitud del actual gobierno ultra derechista colombiano, me permite hacer referencia a "5 comentario" la compilación paremiológica del periodista Sergio Fernández, que en la época de oro de NotiRumbos noticiario de alcance nacional venezolano, fue bautizado "Tubacillo", por la acuciosidad en la cobertura de noticias en Caracas, y los "tubazos" o primicias que narraba. Sergio averiguó que "no le paren bola" es: "no le hagas caso", "no le des importancia" "hazte el loco".

Surgió en Bogotá a principios del Siglo XX en un café de la Calle 16 con carrera 7ma., asistían jóvenes a jugar billar y una parte de ellos pedía crédito, cuando la deuda era muy elevada el propietario del negocio ordenaba a los empleados "no pararle bola", es decir no colocar las bolas en la mesa de billar, la frase cobró fuerza hasta convertirse en algo muy popular. Cambiaba la situación cuando los deudores cancelaban, y el dueño permitía "pararle bolas".

Casi un siglo más tarde a aquella situación, cuando hay traidores de Colombia y Venezuela que quieren meternos en una guerra fratricida, hay que "pararles bola" y con mucho cuidado, porque pueblos hermanados por la historia patria no deben ir a un conflicto bélico, como desean grandes embaucadores que han vivido entregando la dignidad de ambas naciones a los USA, a cambio de mantenerse o acceder al poder.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 484 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: