China: la Tercera Internacional y el Frente Unido Nacional

"...la burguesía de todo el mundo recuerda

con melancolía y pesar los días de antaño...".

Segunda Internacional.

"...adoptar la consigna de la unidad del frente unido

y admitir acuerdos...con partidos y sindicatos

de la Segunda Internacional...".

Tercera Internacional.

"...hoy, la socialdemocracia está lejos de perseguir

los objeivos que estableció cuando se constituyó...".

El Viejo Topo.

La realidad mundial post-Primera Guerra Mundial, el Congreso de Versalles, las tesis de Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, y las celebraciones de la Tercera Internacional en Moscú serían los factores que irían alimentando los caminos empedrados hacia la Segunda Guerra Mundial. La crisis del capitalismo, los mercados, el alto desempleo global, las crisis de las testas coronadas, el surgimiento de un movimiento contra el colonialismo y las crisis del internacionalismo del Capital en su realidad imperialista-europea junto con "el intruso", los Estados Unidos de Norteamerica, abriéndose paso en las arenas de la globalidad imperial aspirada en su neo-fase imperialista como la conocemos por las propuesta de los "14 Puntos" del Presidente estadounidense, Harold Wilson; aquella realidad en mención más arriba solo necesitaba de un catalizador desde las arenas capitalistas para poder expresarse como poder capitalista mundial como también era necesario una sólida respuesta desde los movimientos comunistas mundiales cuando ya se había conquistado el poder por obreros y campesinos en la Rusia post-zarista.

El Congreso de Versalles produjo el primer efecto sobre China cuando se le concediera el usufruto de las semi-colonias alemanas en China al Imperio japonés tratándole como un "socio-imperial" necesario por inevitable a lo europeo-imperial-imperialista. Sería aquel 4 de mayo de 1919 en sus revueltas, manifestaciones y propuestas el hecho histórico que abriría las puertas hacia un acuerdo entre fuerzas políticas comandadas por Sun Yanset y Chiang Kaishek y Moscú, acuerdo que llevaría a concretarse en la constitución del denominado como Frente Unido Nacional en una coalisión muy particular entre el liderazgo del partido nacionalista, Guomindang, de corte socialdemócrata, con, fundamentalmente, líderes provincianos del novel y recien constituido Partido Comunista Chino bajo dos premisas fundamentales: la creación de la Academia Militar de Whampoa y, sobre esa base, lo que sería denominado como la "Expedición al Norte", proceso militar de conquista de la región geográfica en la meridionalidad del río Yangtzé.

Básicamente lo arriba descrito lo podríamos considerar como una simple introducción a nuestra corta descripción propuesta en título.

Sería en China donde se propondría y ejecutaría por primera vez lo significado del concepto "Frente Unido Nacional" al considerar varias realidades internas que sustentarían y justificarían su creación como proceso político nacionalista, anti-imperialista y de izquierdas cuando nos permitimos considerar al partido nacionalista de los líderes arriba en mención como un partido "muy cercano" a las tesis de la Segunda Internacional. Por cierto, Rómulo Betancurt alabaría las tesis y "comportamientos" del general Chiang Kaishek en la década de los años 30.

En un acto de arriesgada comparación de las realidades en existencia en China para aquellos momentos con realidades existentes como presentes en Venezuela, podemos precisar ciertas como objetivas políticas en ambos países. En primer lugar, la presencia de los imperios con sus políticas imperialistas. Cierto que desde la Primera Guerra del Opio, los imperios europeos se hicieron presentes en territorio de la nación china a través de la suscripción de Tratados y Acuerdos con condiciones leoninas por perjudiciales para el desarrollo social y económico de China lo que la convirtió, como expondría Mao Zedong, en una semi-colonia. Aquella realidad tendría la reacción de la "Rebelión de los Boxers" con la consecuencia del bloqueo del puerto de Tianjin (1900) por las "14 Potencias", la destrucción del Palacio de Verano, diseñado por los jesuitas, y la imposición de "nuevas cargas impositivas" al gobierno manchú. Sería entre los años 1902-1903 cuando "...el nacionalismo de [Cipriano] Castro frente a la injerencia extranjera provocó el bloqueo de Alemania, Inglaterra, Holanda e Italia a las costas venezolanas..." (Manuel Carrero. "Soberanía nacional e imperialismo") con un resultado similar al arriba descrito.

Regresemo a China. El desarrollo de la "Expedición al Norte" con la conquista de la ciudad de Nanjing (Nanking) por el general Chiang Kaishek produjo la reacción del socialdemócrata general que lo condujera a alcanzar un acuerdo con la mafia verde de Shanghai para perseguir y asesinar a 10 mil cuadros del Partido Comunista Chino con lo cual la realidad del Frente se desvaneció. En ese orden de ideas, nos llegaría a nuestro WhatsApp un audio de Mario Isidro Molina en referencia a las fuertes contradicciones entre socialdemócratas venezolanos junto con dos audios de Henry Ramos Allup sobre "su control" del aparato del partido del pueblo, Acción Democrática, que nos trajo a la memoria la figura del "cacique de Monagas", don Alfaro Ucero, aquel del "inciso 6to.".

La socialdemocracia venezolana viene sufriendo de "dolores ideológicos" desde 1941, año cuando se la vió nacer. Quizás y posible desde cuando don Rómulo Betancourt tomara la decisión de nunca "retratarse en grupo", como diría el llanero, don Cesar López, con aquellos comunistas venezolanos y otros que decidieron ir al centro de la oficina de la Internacional Comunista radicada en ciudad de México, fundada por el Cónsul, Mihail Borodin, enviado especial de Lenín a los EEUU de América y México, en considerando la participación de personajes de ambos países a las reuniones de la Internacional en Moscú.

Nicolás Maduro Moros en sus funciones de Jefe de Estado y de Gobierno debe haber reflexionado con ruda crudeza y tomado la decisión, en el marco de las conversas con sectores socialdemócratas venezolanos, de guiar hacia un camino de "unidad nacional por la paz" que se ha venido observando en las realidades conclusivas que el Estado venezolano ha venido impulsando en función de promover y consolidar un proceso de paz que permita confrontar todas las realidades sociales, económicas y de Estado en donde se encuentra actualmente Venezuela. Es decir, superando la propuesta del Gran Polo Patriótico en su esencia pero sin negar su importancia vital para la seguridad del proceso revolucionario, se ha venido constituyendo un Frente Nacional por la Paz con sectores de la socialdemocracia venezolana pro-nacionalista cual, seguramente, tendrá un sólido efecto en otras latitudes.

¿Podría tener semejanzas conclusivas como la traición de Chiang Kaishek?

UNIDD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.






 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 555 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: