Protestas antirracistas podrían estar financiadas por los demócratas para encubrir juicio contra Hillary Clinton

Hillary Clinton tuvo una audiencia judicial en su contra, en medio del silencio total de los grandes medios de desinformación como CNN. CNBC, FOX, entre otros. Mientras tanto, las calles se colmaron de manifestaciones y saqueos avivados por el discurso imperante, más o menos cierto, de que en EEUU existe persecución racial por parte de la policía y del cual los medios masivos y redes sociales no sólo se hicieron eco de esos acontecimientos, sino que los han magnificado y promovido, mientras que de la excandidata presidencial del Partido Demócrata se ha hablado muy poco. Sin duda, los desordenes callejeros y protestas antirracistas han venido muy bien al partido demócrata para encubrir las causas judiciales contra su excandidata presidencial (VIDEO).

Clinton perdió su última apelación judicial y tendrá que testificar ante un tribunal en septiembre de este año, solo dos meses antes de las elecciones presidenciales. «Es hora de escuchar directamente a la (ex) Secretaria (de Estado) Clinton», declaró el juez Royce Lamberth en una orden emitida en el Tribunal de Distrito de Washington, DC de los Estados Unidos.

Debido a la pandemia del coronavirus, la audiencia contra Clinton fue vía telefónica y tomó el triple de lo esperado (una hora y media). Dentro de las múltiples contradicciones de estos tiempos de pandemia, está el hecho que las personas sanas e inocentes no pueden salir de sus casas, pero las calles están tomadas por manifestantes, vándalos y saqueadores mientras los acusados de crímenes federales, como la señora Clinton, tienen la comodidad de asistir ante audiencias judiciales de forma virtual, incógnita y sin acceso de los medios de comunicación. En la audiencia, se expusieron testimonios sobre presuntos actos de abuso de poder y corrupción de la administración del expresidente Obama, durante la cual Hillary Clinton fue secretaria de Estado. Aunque no hubo cobertura mediática y la información del caso es escasa, se sabe que el 2 de junio el equipo legal de Clinton la tuvo que defender ante la justicia por una demanda en su contra por su rol como secretaria de Estado (bajo Obama) en el ataque contra dos instalaciones de EE.UU. en Benghazi, Libia.

Adicionalmente, el martes 2 de junio, la abogada de Judicial Watch, Ramona Cotca, le dijo al tribunal que el grupo que representaba tenía preguntas pendientes sobre el manejo de los correos electrónicos por parte de Clinton. Uno de los temas que más sospecha ha generado respecto a Clinton es el uso de su correo personal y un servidor privado para temas de índole estatal. «¿Por qué es que cuatro años después todavía hay correos electrónicos adicionales de Clinton que se están procesando? ¿Por qué no fueron buscados, localizados y procesados antes?", exclamó la abogada.

El caso no solo expone a Hillary Clinton sino a todo el Partido Demócrata. En vista que es año electoral, las consecuencias de un juicio político podrían ser devastadoras para el partido opositor que ya perdió contra Donald Trump en el 2016. La falta de cobertura de los medios de este tema muestran su complicidad, tal como en el 2016, para la derrota de Trump. Ahora impulsado por disturbios que reciben financiamiento demócrata. Al menos 13 miembros del personal de la campaña del candidato presidencial demócrata Joe Biden publicaron en Twitter que hicieron donaciones al Fondo de Libertad de Minnesota, para pagar las fianzas de los detenidos por participar en disturbios en Minneapolis, ciudad donde surgieron los disturbios. Solo un día antes de la muerte de George Floyd, que desató las protestas masivas luego de que apareció en video un policía asfixiándolo con su rodilla, Biden le dijo al entrevistador Charlemagne: «Si tienes un problema para saber si estás conmigo o con Trump, entonces no eres negro», cuando este se atrevió a decir que quería hacerle más preguntas. El candidato demócrata dejó en claro cómo la naturaleza fascista de los demócratas se está develando en la medida que exigen lealtad grupal por encima del criterio individual. Como tal, anula la libertad de expresión manifestando que su líder ni siquiera puede ser cuestionado y en caso de hacerlo la persona pierde su pertenencia a su grupo racial. Su muestra de racismo flagrante quedó en el olvido con las protestas que están destrozando al país, en particular a la comunidad negra y migrante, pero el registro audiovisual todavía existe, al igual que las leyes que él creó y tanto daño le han hecho a la comunidad negra en EE. UU. De la misma manera que la audiencia de Hillary Clinton se tapó por completo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Alejandro López González

Ingeniero Electricista en la Universidad del Zulia. Trabajó como investigador y como Analista de Mercados. Fue miembro de la mesa técnica de construcción del Plan Nacional de Formación (PNF) en Electricidad del Ministerio del PP Para la Educación Universitaria y representante de la Universidad Bolivariana de Trabajadores "Jesús Rivero". Actualmente se dedica a la investigación de temas socioeconómicos y geopolíticos del petróleo y las energías alternativas.

 ae.lopez.gonzalez@gmail.com      @aleslogo

Visite el perfil de Alejandro López González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: